Aerolíneas Argentinas suspendió a 7.500 empleados y les recortó el sueldo

 

La línea de bandera tomó esta decisión a partir de la situación de falta de vuelos por pandemia. No serán suspendidos los que se encuentren trabajando

La compañía Aerolíneas Argentinas decidió suspender temporalmente hoy a unos 7.500 trabajadores durante junio y julio debido a la caída de la actividad aerocomercial, como consecuencia de la pandemia del Coronavirus, confirmaron a Telam fuentes de la empresa.

«Ante el cese prácticamente total de las actividades desde hace más de dos meses, hemos tomado la decisión de entablar las negociaciones en el marco del artículo 223 bis de la Ley de Contrato de Trabajo, a fin de proceder a la suspensión temporal de parte de los trabajadores del grupo empresario», expresó un portavoz de Aerolíneas.

También anunció que «la empresa convocará a una mesa de trabajo a los representantes de las seis asociaciones sindicales que nuclean al personal de la compañía, a los fines de alcanzar un acuerdo que permita atravesar esta difícil situación, adecuando el funcionamiento de la organización al escenario actual y preservando, en la medida de las posibilidades, los intereses de los trabajadores y trabajadoras».

«Los trabajadores que ingresen en esta modalidad de suspensión temporal, que estará vigente durante los meses de junio y julio, cobrarán una asignación no remunerativa junto con el aporte normal a la obra social, conforme a lo establece la normativa que rige el procedimiento al que nos estamos acogiendo», detalló el portavoz de la empresa.

«En la mesa de negociaciones se va a discutir cuál es la suma no remunerativa que cobren los trabajadores suspendidos que van a ser solo los que no estén trabajando y la suma no remunerativa estará por arriba del 75%» del salario, aclaró otra fuente de Aerolíneas.

Los haberes de mayo -indicaron- «se abonarán el cuarto día hábil del mes de junio» y según trascendió, la suspensión temporal afectará a unos 7.500 trabajadores de la compañía aerocomercial.

Los voceros de la empresa expresaron que «la crisis sanitaria que atraviesa el mundo es un hecho inédito que dio lugar a la mayor crisis del sector aerocomercial de la historia. En este tiempo, experimentamos una caída en nuestros ingresos del orden del 97%, quedando prácticamente sin otro auxilio financiero que los aportes que recibimos del Estado Nacional».

«Desde lo financiero .precisaron los voceros- la compañía postergó pagos no esenciales, negoció con proveedores de combustible la postergación de deudas y pago de cuenta corriente y se encuentran en tratativas avanzadas para reprogramar pagos con el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social de Brasil y con el Banco de la Nación Argentina. Asimismo, también se pospusieron pagos de alquiler de aeronaves».

La situación de las aerolíneas a nivel global es grave y según Standard & Poor’s (S&P) Global Ratings se estima que el volumen de pasajeros retornará a los niveles previos a la pandemia en 2023 y que durante el resto de este año disminuirá un 55 %.

La deuda de las aerolíneas podría elevarse un 28% por la crisis del coronavirus, hasta un monto total de alrededor de u$s550.000 millones al cierre del corriente año, según un informe elaborado por la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA).

Esta cifra supone un incremento de 120.000 millones de dólares sobre los niveles de deuda a principios de 2020.

«La ayuda de los gobiernos está colaborando a mantener la industria a flote. El próximo desafío será evitar que las aerolíneas se hundan bajo la carga de la deuda que la ayuda está creando», señaló el director general y consejero delegado de IATA, Alexandre de Juniac.

En total, los gobiernos se comprometieron a conceder 123.000 millones de dólares en ayuda financiera a las aerolíneas, de los cuales 67.000 millones de dólares tendrán que ser devueltos, precisó un cable de la agencia DPA.

Nuevo protocolo

El presidente de Aerolíneas Argentinas, Pablo Ceriani, destacó el protocolo de salud y seguridad elaborado está semana para cuando la empresa estatal pueda retomar la actividad y remarcó los servicios especiales que se están desarrollo actualmente para traer al país insumos sanitarios, además de mencionar que en los próximos meses la compañía podría retomar su actividad.

Al ser consultado por el protocolo de salud y medidas de higiene dado a conocer el jueves por la línea de bandera, Ceriani subrayó la importancia de «mantener el distanciamiento, el uso de barbijo y llegar al aeropuerto una hora antes, más de lo que era habitual» para los vuelos de cabotaje.

«Básicamente, porque el embarque se hace en grupos reducidos para evitar la aglomeración de personas», explicó el directivo.

«También minimizamos el contacto y manipulación de objetos dentro del avión. Los vuelos de cabotaje y regionales no tienen un servicio de abordo, y no hay material de lectura ni auriculares. Asimismo, hay una serie de protocolos de seguridad en el caso de que hubiera algún caso sospechoso, como para aislarlo y reportarlo a las autoridades de salud», puntualizó.

¿Cuándo sería la vuelta a la actividad?

Por otra parte, Ceriani estimó que en dos meses, aproximadamente, la compañía podría retomar su actividad tras su paralización por la pandemia de coronavirus. Es decir que, a priori, se podría pensar en un regreso de los vuelos para fines de julio.

Ceriani advirtió que la compañía hoy está trabajando a un 10% de la operación, haciendo vuelos especiales. «Hicimos una sistematización de los protocolos, para cuando vuelva la actividad regular, que estimamos sería en un par de meses», detalló.

Asimismo, aseguró que la compañía hoy está trabajando «a un 10% de la operación, haciendo vuelos especiales», la mayoría de ellos -un total de 87 hasta el momento, según consignó- para traer de regreso al país a argentinos que por las restricciones impuestas por la pandemia, quedaron varados en el exterior.

Mencionó también que se están efectuando «los vuelos cargueros a China», de los cuales hoy parte el vuelo número 17, en busca de insumos sanitarios, además de «vuelos especiales de cabotaje, sobre todo al sur», a pedido de los gobernadores.

En cuanto a la situación financiera de Aerolíneas, Ceriani dijo que la empresa «estaba en una situación muy complicada» y que, durante la gestión de Mauricio Macri, «aumentó fuertemente el déficit de la compañía».

«Ahora, obviamente, la situación se agravó y es igual de catastrófica que las aerolíneas más grandes. Es una situación muy complicada en el punto de vista financiero», enfatizó.

En ese sentido, el titular de Aerolíneas Argentinas destacó que «hasta el mes de julio del año que viene» la línea de bandera va a tener «una operación disminuida» por los efectos de la pandemia de coronavirus, y señaló que «la gente todavía va a estar reticente a volar».

«Estimamos que cuando volvamos a operar, como mucho, vamos a estar volando un 30% de lo que hacíamos normalmente» y que la recuperación «va a ser algo gradual», concluyó Ceriani. (Iprofesional)