Breve balance de tres años de gestión en el 11° aniversario de la UNViMe

Por David Rivarola *

 

El pasado 11 de Noviembre nuestra querida UNViMe cumplió 11 años de vida y consideré que era una buena ocasión para hacer un breve balance de lo que he podido visualizar en estos 3 años a cargo del rectorado, más allá de estar ingresando al pico de la pandemia del COVID y el triste adiós a un querido profesional de la casa.

Comienzan a quedar en el recuerdo el largo proceso de normalización y la acreditación de la carrera de Medicina, temas que constituyeron los primeros reclamos cuando asumí como Rector Normalizador a fines de Agosto de 2017.

A mi criterio, hoy existen indicadores irrefutables que muestran el crecimiento y consolidación de la UNViMe como proyecto universitario, entre los más significativos se destacan el programa de efectivización plena de la planta docente bajo las normativas nacionales (LES, CCT), el fortalecimiento de los equipos docentes de las asignaturas de las cuatro escuelas, la acreditación exitosa de todas aquellas carreras que pasaron por dicho proceso, la implementación del primer posgrado, la revisión permanente de los planes de estudio, el crecimiento exponencial del número de alumnos y de becas, la implementación del programa de movilidad estudiantil, la ampliación de las prácticas deportivas, entre otros.

Se suman la reciente sanción de normativas para la implementación de Proyectos de Ciencia y Técnica y de Extensión Universitaria con estándares nacionales, que permitirá un desarrollo sostenido en dichas áreas en el futuro inmediato.

Otra fortaleza está relacionada con la reorganización del sector Nodocente, bajo una estructura orgánica funcional moderna y la implementación de la Tecnicatura en Administración y Gestión Universitaria, como herramienta de capacitación continua.

Todas estas decisiones políticas estuvieron acompañadas de una importante campaña de posicionamiento a nivel local y nacional y una fuerte difusión a través de los medios de prensa.

En lo que se refiere a la vinculación formal con el medio, se destaca la puesta en marcha del Observatorio del Graduado para permanecer conectados con ellos y asistirlos en su inserción y perfeccionamiento laboral. La creación y puesta en marcha del Consejo Económico Social y la firma de más de 50 convenios específicos con organizaciones gubernamentales y de la sociedad civil y algunos con universidades del extranjero. Se suma el embrionario programa de territorialización de la educación superior en la provincia y el intento de acreditación al sistema de educación a distancia, en fase de evaluación final ante CONEAU.

En infraestructura se destacan la adquisición de bienes inmuebles en Villa Mercedes y Justo Daract que permitirán a futuro contar con sedes propias en los campus y en el centro de la ciudad. La costrucción y puesta en funcionamiento de varios laboratorios para docencia e investigación y la migración de aulas a los complejos de la Escuela Normal y el Edificio de Madre Cabrini. La refacción y puesta en valor de edificios históricos en el centro de la ciudad para el desarrollo futuro de actividades culturales, entre otras.

A esto se suma un manejo austero y ordenado del presupuesto universitario, acompañado con una agresiva campaña de búsqueda de fondos para proyectos especiales y su aplicación a éstos.

Durante este 2020 hemos transitado un escenario de pandemia que puso a prueba nuestra resiliencia y pudimos afrontar con éxito el pase a la virtualización de la educación superior, manteniendo la calidad y permitiendo la continuidad de la cursada y exámenes finales para todos los alumnos. La UNViMe puso a su vez todo su capital humano y de infraestructura a disposición para la mitigación de la pandemia.

Muchos acontecimientos importantes vivimos en estos tres años de gestión y me animo con certeza a afirmar que veo más consolidado el proyecto universitario en Villa Mercedes, no obstante me atrevo a solicitar explícitamente el apoyo de la sociedad en su conjunto para acoger a los estudiantes que son el motivo esencial de nuestra institución.

Un comentario especial merece la creación de la Escuela de Ciencias Sociales y Educación de Justo Daract, ya constituida en la cuarta Ciudad Universitaria de la Provincia, con más de 500 alumnos en los profesorados de Educación Inicial y Primaria, lo que ha generado un impacto social que sólo a futuro se podrá evaluar en toda su dimensión.

Estos logros se deben al esfuerzo y trabajo mancomunado de un invalorable y calificado equipo de gestión integrado por la vicerectora, secretarios, directores y coordinadores que me han acompañado en la gestión.  A ellos se suma el compromiso y trabajo de más de 350 Docentes, 100 Nodocentes, casi 3000 alumnos y 200 graduados que son conforman parte la comunidad UNViMe en la actualidad.

Por último, quiero destacar como hecho de trascendencia el funcionamiento pleno de los órganos de cogobierno y asociado a ellos la descentralización en la discusión de políticas y la toma de decisiones, lo que con el tiempo, sellará definitivamente el destino reformista que la UNViMe está llamada a cumplir.

* Rector UNViMe