CAmBalaChe PoLíTicO

Quedan 48 horas para el cierre del plazo de inscripción de frentes o alianzas electorales, y tanto en el oficialismo como en la oposición se advierten “ruidos” de distinta intensidad. El miércoles 14 se acaban las especulaciones…

FRENTE DEL PJ, ¿CON UNA BAJA?. Esta noche los diferentes representantes de las fuerzas políticas que adhieren al oficialismo provincial desfilaban por la sede partidaria de Héroes de Malvinas, para suscribir su adhesión al “Frente Fuerza San Luis”, como se llamará el espacio que aglutinará al PJ y sus partidos aliados.

El nombre remite a la proclama instalada por el gobernador cuando remata sus discursos sobre la situación en San Luis por la pandemia. Se sabe que justamente el plan de vacunación será el principal eje de la campaña, dado que según las encuestas es lo que más valora la sociedad de la gestión provincial.

Una de las novedades es la confirmación de que se integrará el partido Tercera Posición, que lidera el concejal Carlos Ponce, quien ratifica de este modo el distanciamiento con su hermano, el ex intendente Enrique Ponce. Pero lo más insólito viene por el lado de quién NO firmaría la adhesión: el Partido por el Trabajo y la Equidad (PARTE), la fuerza que responde nada menos que al presidente de la Nación Alberto Fernández, y que en San Luis representa el ex diputado provincial José Giraudo.

OTRO FRENTE PROVINCIAL. El desacuerdo entre Sanluiseños por el Cambio y el oficialismo provincial podría detonar en la formación de otro frente político, de raigambre peronista, con la incorporación del Movimiento Evita. Lo contradictorio es que este sector que representa en San Luis el dirigente Daniel Sosa, se referencia a nivel nacional con Emilio Pérsico, vice ministro de Desarrollo Social del gabinete de Alberto Fernández.

Trascendió que incluso algunos sectores radicales del Departamento Junín podrían sumarse al armado. Si no media algún llamado desde la Casa Rosada para ordenar los melones, el partido del presidente no llevaría candidato a diputado nacional y competirá en el orden provincial contra el PJ y sus aliados.

INCERTIDUMBRE EN EL RADICALISMO. Tras la Convención Provincial del sábado, en la que se ratificó la pertenencia e integración a la Alianza Juntos por el Cambio, nadie asegura sin embargo que en el mismo vayan a estar los mismos integrantes que hace dos años. Ocurre que la vocación frentista se condicionó a la “selección democrática de candidatos y candidatas a cargos electivos” o a “consensos que permitan la celebración de una lista de unidad en el frente electoral, en la cual se puedan garantizar los órdenes de cargos ocupados por los hombres y mujeres que resultaron electos en representación de la UCR-San Luis en las elecciones generales de 2017”.

Ambas cuestiones chocan con la postura de Avanzar, la fuerza que orienta el senador Claudio Poggi, que se niega a competir en las PAS y también a aceptar “una distribución automática” de espacios en las listas, basada en la elección de cuatro años atrás. La disputa podría plantearse por el derecho de propiedad del sello Juntos por el Cambio. Los boinas blancas aseguran que el interventor del PRO tiene instrucciones de firmar un frente con esa denominación, siempre que estén la UCR y la Coalición Cívica, partidos de distrito. En esa dirección avanzaría el Comité Ejecutivo, si no alcanza un acuerdo con Avanzar y se rompe la sociedad.

De todos modos en el radicalismo persisten fuertes tensiones entre las diferentes lineas, porque al no tener internas para definir candidaturas, tampoco resulta sencillo satisfacer a todos con candidaturas expectables. La Convención Provincial de la UCR se autoconvocó para el 22 de julio a las 14 h. De llegarse a acuerdo con el poggismo, el máximo órgano partidario podría aprobar por consenso una lista de unidad. Sino, presentaría sus propios candidatos.

PESIMISMO EN AVANZAR Las idas y vueltas con su principal socio electoral, la Unión Cívica Radical, ha hecho desaparecer lo que en la jerga empresaria se denomina “affectio societatis” (afecto societario). “La verdad, Claudio está cansado que lo extorsionen con candidaturas. El sabe que es el mejor instalado para darle pelea al ´kirchnerrodriguezsaísmo´ (SIC), y así se lo reconocieron Cornejo y Bullrich en el zoom que mantuvieron la semana pasada, donde le aseguraron que se armará el frente con una lista de unidad, sin participar en la trampa de las PAS”, dijo un operador.

Respaldado en las encuestas, que le estarían dando entre 55% y 60% de intención de voto, el ex gobernador pretende tener mayor participación en la elaboración de las listas, para gente de su partido. “Mirá, nosotros siempre cedimos, ahora les toca a ellos. Si los radicales quieren romper, que lo hagan. ¿A ver cuánto sacan con Riccardo?”, se envalentó un dirigente, en referencia al ex rector de la UNSL, cuyo mandato vence en diciembre próximo.

EL ADOLFO YA TIENE PARTIDO. Cuando parecía poco probable, 48 horas antes del vencimiento del plazo para la presentación de frentes o alianzas electorales, el Juez Federal de San Luis, Juan Esteban Maqueda, otorgó la personería juridica como partido de distrito a la agrupación «Todos Unidos». El sector renovó autoridades la semana pasada, cuando el actual intendente de Potrero de los Funes, Daniel Orlando, cedió la presidencia a la concejal Lucrecia Soria.

Con “cochecito propio”, Todos Unidos está en condiciones ahora de definir su propia estrategia electoral, aunque a decir verdad ha sufrido tantas deserciones en el último tiempo, que el ánimo que predomina entre sus seguidores denota más preocupación que optimismo. El principal temor es a ser “barridos” por la polarización que se anticipa entre el frente “Fuerza San Luis” y la alianza que lidere Claudio Poggi.

La obtención del reconocimiento del partido que orienta el senador Nacional Adolfo Rodríguez Saá, tan cerca de la inscripción de frentes, hizo especular a los más insidiosos en una estrategia de Terrazas, para permitir su participación y evitar que sus votantes pudieran migrar hacia la oposición. No hay arreglo, mal pensados hay en todas partes…

EL ENIGMA DEL MOVIPRO. A horas de la inscripción de alianzas, persiste la incógnita sobre la postura que adoptará el Movimiento Vecinalista Independiente Provincial, que lidera Daniel Elías. Se sabe que presentarán listas propias a concejales, diputados y senadores provinciales en no menos de 15 localidades del interior. Pero se ignora si habrá alguna definición en cuanto a apoyos a candidatos a diputados nacionales.

El vecinalismo por ahora no ha dado pistas, aunque algunos voceros deslizan que dejarán en libertad de acción a sus votantes. “La intención es hacernos fuertes como movimiento vecinal, contarnos las costillas como se dice. De ese modo si hacemos una buena elección, nos fortalecemos para negociar en el 2023, cuando se elige todo”, razonó un militante de Concarán.

DISTRIBUCIÓN DE PODER. La confirmación de que el vicegobernador Eduardo Mones Ruiz tendrá a su cargo el manejo del Parque La Pedrera cayó como una bomba en la interna del PJ, que temen por el crecimiento político del villamercedino. No obstante, una fuente cercana a la “mesa chica” de Terrazas le quitó intencionalidad a la designación como Asesor General Ad Honorem, sino que la atribuyó a la “ley de las compensaciones”.

Según su lectura, Maxi Frontera tiene la intendencia, la diputada Anabella Lucero la Casa de la Música, Joaquín Surroca la UprO y Mones Ruiz “tocaba la campanita” en el Senado y tenía menos poder que cuando era ministro de Gobierno. «Están parejos, nadie es más que nadie, aunque Frontera por ser el intendente tiene la última palabra», reconoció.