CAMbaLacHE poLIticO

MAL GUSTO. El contagio de Covid que padece Mario Raúl Merlo y su esposa ha provocado honda preocupación en el ambiente político, pero sobre todo en gente común que guarda respeto y afecto por el seis veces intendente de Villa Mercedes. Pudo saberse de una fuente directa que a esta hora del lunes (21,30), el actual diputado se encuentra estable, en sala común, pero su esposa continúa delicada, en terapia intensiva. Sin embargo, no se sabe con qué intención, alguna mente perversa echó a rodar el sábado la versión del deceso de Merlo. Su hija, Silvana, explotó ante tamaño mal gusto, pero en su posteo no quedó claro a qué sector de la prensa o personajes del medio político responsabilizó…

ENYUNTADOS. Desde hace un tiempo a esta parte, Maxi Frontera y Eduardo Mones Ruiz (h) han cimentado una relación política que nunca se observó tan estrecha entre un intendente de Villa Mercedes y un vicegobernador, a pesar que la segunda ciudad de la provincia ya ha tenido a otros dirigentes secundando al “gober”. Hay quienes arriesgan que han acordado trabajar juntos para tratar de “incidir” en el armado electoral que se avecina. Los dos saben que si los resultados de las urnas son adversos, más de uno les saltará a la yugular para hacerlos responsables de la derrota. Aunque no lo dicen, ambos comparten una coincidencia: les molesta cierto estilo musical…

GRIETA. Se sabe que la relación entre los miembros del Contralor Municipal de Villa Mercedes suele ser siempre tensa entre oficialismo y oposición. Algo comprensible, teniendo en cuenta que diariamente deben firmar dictámenes referidos al control de la legalidad y de las cuentas públicas. Pero lo curioso es que los cortocircuitos más picantes últimamente son entre los propios miembros de la oposición. El año pasado Silvia Palacios debió disculparse por una grosería que dijo en un grupo privado de wsp, tras el fallecimiento de la vice intendenta Verónica Bailone, algo que molestó sobremanera a su compañero Ricardo Bazla. Después participó –con barbijo- en una marcha anticuarentena frente al Municipio, algo que nunca se aclaró del todo. Ahora votó en contra del trabajo virtual que propuso el presidente del Tribunal de Contralor, Ricardo Bazla (Avanzar), ante el surgimiento de varios contactos estrechos entre empleados del organismo. El que sí actuó con sentido común fue el Dr. Carlos “Cuchicheo” González, que acompañó la medida.

NUEVO EJE. Eso es lo que parecen estar armando dos referentes que supieron militar en el sector de “Todos Unidos”, pero que rompieron lanzas. Uno es el diputado provincial “Jumpi” Funes, quien se fue de la bancada y armó un bloque unipersonal. El otro el concejal de Villa Mercedes, Jorge Rosales, quien conformó con su par Laura Rodríguez el bloque Innovación Democrática. Desde hace un tiempo vienen trabajando juntos, con la idea de “aportar ideas y proyectos al PJ, reivindicar su ideología peronista, pero conservar su identidad”. Al parecer, han mantenido varias reuniones con dirigentes de distintas localidades de la provincia que se sienten “desencantados” con la pelea entre los hermanos y desean “volver a las fuentes”. El objetivo es “contenerlos” para evitar que se corran hacia la oposición y apoyar al gobernador. El hijo del Búfalo Funes y el ex Secretario General de la Municipalidad de Villa Mercedes se han reunido en varias oportunidades y hablan telefónicamente a diario, para compartir novedades y avanzar en un armado propio, dentro del PJ. ¿El lema?: “Construir desde la unidad”.

ENCUESTA. Entre fines de marzo y principios de abril se efectuó un sondeo de imagen en Villa Mercedes, para medir distintos dirigentes. Según se supo, lo encargó Sanluiseños por el Cambio. Entre dirigentes conocidos y ex funcionarios, se incluyó la presencia de un conocido kinesiólogo de la ciudad, Luis Giraudo, sin experiencia en cargos públicos. Sorpresivamente el joven profesional habría cosechado un 70% de conocimiento y un 27% de intención de voto. El dato llegó a Terrazas del Portezuelo y fue analizado con preocupación. Sucede que aún no tienen certeza si ese partido irá como aliado o jugará en forma independiente en las próximas elecciones. De suceder esto último, temen que les produzca una fuga que termine por hacerles perder una buena tajada electoral o, incluso, el propio senador departamental.