Desaparición de Guadalupe: investigan “POSIBLE AJUSTE DE CUENTAS NARCO”

El dato fue aportado al expediente por un familiar directo de la nena e involucra a un miembro de su entorno. En las últimas horas se realizaron decenas de allanamientos con resultado negativo. Este jueves se cumplieron 72 horas de la desaparición de la nena y aún no hay indicios concretos que permitan orientar a investigación.

“La única certeza que manejamos es que la nena está retenida por alguien, no hay posibilidad a esta altura de que se haya perdido”, razonó una alta fuente de la investigación por la desaparición de Guadalupe Lucero Cialone, de solo 5 años, vista por última vez el lunes por la tarde en la capital provincial mientras jugaba con sus primos en la puerta de la casa de un familiar.

En las últimas horas se realizaron 47 nuevos allanamientos en distintos domicilios pero sin ninguna pista firme, todos fueron por llamados de gente que creyó haber visto a la nena. El juez Ariel Parrillis analiza ahora el contenido de los celulares de la familia y mira cada vez con más interés una hipótesis que llegó a sus oídos y que está siendo investigada: “un posible ajuste de cuentas vinculado al narcomenudeo”.

“Hay una persona muy relevante del entorno de la nena que acercó a nosotros esta teoría, esta hipótesis de que la desaparición tendría que ver con un ajuste de cuentas relacionado a la droga porque uno de los familiares más cercanos a ella es adicto. No hay mucho más detalle al respecto por el momento porque es materia de investigación. Es algo que llegó a nosotros aunque primero que nada está el hecho de encontrar sana y salva a Guadalupe. Esa es la prioridad y después vamos a investigar el resto”, explicó una fuente con acceso al expediente.

Mientras las horas pasan y la búsqueda se vuelve cada vez más desesperante, la Justicia de San Luis tiene poco y nada en cuanto a pistas. Tampoco lograron elaborar una reconstrucción certera de cómo fue el momento en que se llevaron a Guadalupe. Los únicos datos que constan en el expediente, por el momento, son los testimonios de los primitos de la nena que estaban jugando con ella y que tienen su misma edad. Ellos contaron que una mujer a la que, como pudieron, describieron como “grande” se la llevó. Sin embargo, en la tarde de hoy se les tomará testimonio nuevamente a otros vecinos que viven cerca y que podrían haber visto algo.

Por ahora, solo eso: no existe ninguna otra pista.

Los investigadores se basan en tres pilares para orientar la búsqueda. Por un lado, los testimonios de los familiares, vecinos y allegados que aportaron datos con respecto a posibles conflictos o peleas que pudieran desencadenar un secuestro. “Las relaciones de la familia de la nena no eran las mejores. Había muchas peleas. Esto no quiere decir que la desaparición esté relacionada pero es un dato más a tener en cuenta ante la incertidumbre igual que la pista narco”, explicó una de las fuentes de la causa.

En segundo lugar, están los datos que arrojan los peritajes a los teléfonos de la familia que se secuestraron el mismo lunes y de los cuales ya se extrajo la información. Los investigadores creen que en el análisis de los mensajes y las llamadas podría encontrarse algún dato. Por último, se despliegan trabajos de inteligencia en el territorio de búsqueda. Agentes de la policía local y federales están intentando recabar información en las zonas más calientes de la localidad en cuanto a delincuencia. “A esta altura cualquier dato por más mínimo que sea vale oro”, razonan en los tribunales puntanos.

El juez Parrillis, titular del Juzgado Penal N° 2, habló en conferencia de prensa y alertó de que Guadalupe podría estar en cualquier parte de la provincia: “Puede suceder que a Guadalupe la dejen en algún lado, en algún espacio público inclusive. Estén atentos a movimientos raros, si ven un niño en la calle… Puede ser que haya sido dejada. Inmediatamente hay que dar comunicación”.

Este martes se activó el Alerta Sofía del Ministerio de Seguridad de la Nación con el fin de solicitar a la ciudadanía colaboración para dar con el paradero de Guadalupe, y permitir que más agentes se aboquen a la búsqueda. Alrededor de 400 oficiales, en su mayoría de las Regionales N° 1 y N° 2 de Villa Mercedes, trabajan con el objetivo de hallar pistas sobre su paradero.

En la zona de la desaparición no hay cámaras de seguridad que puedan brindar algún tipo de imagen del posible captor. Los elementos certeros en el expediente escasean. A casi 72 horas de la desaparición, a pesar del esfuerzo judicial y policial, la búsqueda se hace prácticamente a ciegas.

BOMBEROS Y BRIGADISTAS

Más de cien bomberos voluntarios, brigadistas y personal de San Luis Solidario participan de los rastrillajes.

Desde las primeras horas de este jueves, se reanudaron las tareas orientadas a la búsqueda de la pequeña Guadalupe Lucero, personal de Bomberos Voluntarios junto a la Caballería de la Policía de la Provincia, realizan rastrillajes sobre distintos puntos de la Ruta Nacional N° 7 hasta la Ruta Provincial N°3.

Continúa activa desde el martes a las 18:00, el Alerta Sofía por Guadalupe Belén Lucero, la niña de 5 años que desapareció el pasado lunes, en el barrio 544 Viviendas de la ciudad de San Luis.

Damián Gómez, jefe del Programa San Luis Solidario, detalló: “En este momento estamos cien metros campo adentro, desde la banquina, estamos de sur a norte trabajando por autopista, en una búsqueda con personal de Bomberos Voluntarios de la Provincia, eso hace que cada bombero esté distanciado entre sí de uno o dos metros, efectuando un rastrillaje desde Terrazas del Portezuelo hacia la Ruta N° 3, también con Caballería de la Policía”.

Gómez informó que estos operativos de búsqueda son comandados por Policía de la Provincia.

También se sumaron personal de Defensa Civil Municipal de Villa Mercedes y bomberos voluntarios del Cuartel El Fortín.