“El OBSERVATORIO SOCIAL estará al servicio de toda la COMUNIDAD”

Así lo aseguró el Decano de la Facultad de Ciencias Económicas, Jurídicas y Sociales (FCEJS) de la Universidad Nacional de San Luis, Mag. Marcelo Casabene,  sobre la creación de este nuevo organismo, cuya creación aprobó el Consejo Directivo a comienzos de mes.

“Este es un proyecto de vieja data –reconoció- que oportunamente planteó el ex decano de la FCEJS y actual vicerrector, Mag. Héctor Flores. La Lic. en Trabajo Social Pamela Bianco lo elaboró y como decano lo aprobé y lo presenté al Consejo Superior, que valoró su importancia y votó su creación el pasado 4 de setiembre”.

“Realmente se trata de un proyecto muy relevante, porque llena un sentido vacío en nuestra comunidad, que es la ausencia de datos fiables en términos científicos y sistemáticos sobre distintos aspectos. Por eso la información que se recopile y actualice periódicamente, en diferentes campos del conocimiento, será una herramienta fundamental para abonar la toma de decisiones por parte no sólo de la facultad o la universidad, sino de los propios Estados Municipal y Provincial”, argumentó.

Amplió que el objetivo del Observatorio Social es “generar un espacio colectivo, interdisciplinario e intersectorial, de construcción de conocimiento, que se constituya en fuente de información pública y sistemática, a fin de aportar a la comprensión y transformación de la realidad social”.

“Es importante entender este concepto para que no se confunda con un instituto de estudios o algo similar. Lo que aquí se investigue o analice debe ser en función de elaborar bases de datos, hacer diagnósticos que nos ayuden a entender lo que ocurre y proponer alternativas para incidir en la resolución de nuestras propias problemáticas locales y provinciales. Por eso decimos que el Observatorio estará al servicio de la comunidad”, explicó Casabene.

Agregó que “en su desarrollo participará un equipo de trabajo conformado por docentes, estudiantes, graduados y Nodocentes de la Facultad. Se pretende incluso articular otras acciones en formación inicial, extensión e investigación pero también se piensa invitar a que participen y se sumen agentes de la comunidad aunque no formen parte de la universidad”.

Los Objetivos específicos del Observatorio Social son los siguientes:

  • Identificar y analizar las problemáticas sociales de la ciudad y la provincia, generando un reservorio de información.

  • Articular acciones de docencia, investigación y extensión que se desarrollan en la Facultad de Ciencias Económicas, Jurídicas y Sociales, sistematizando saberes.

  • Fortalecer las vinculaciones de la Facultad de Ciencias Económicas, Jurídicas y Sociales con instituciones públicas y privadas y organizaciones sociales.

  • Generar una política de comunicación de los saberes construidos colectivamente y de las acciones desarrolladas a fin de democratizar el conocimiento.

En cuanto al tipo de información que se investigará y los ejes temáticos que se abordarán, el decano expuso que será un amplio abanico, concentrado en “la búsqueda de establecer Indicadores socio-económicos y demográficos, Desarrollo humano, Ambiente y ordenamiento territorial, Derechos y Políticas Públicas, Democracia, Ciudadanía y Política”.

“Por esto es que se busca hacer una compilación estadística que nos permita conformar bases de datos sobre Trabajo, Economía, Producción y Economía Social y Solidaria, Salud, Educación y Cultura, Géneros y diversidad, Discapacidad e integración”, amplió.

Para el cumplimiento de los objetivos, el Observatorio Social se organizará mediante dos líneas de acción que deben inscribirse en alguno/s de los ejes temáticos mencionados:

a) Proyectos de Producción de conocimiento y b) Propuestas de Actividades de divulgación.

Cada propuesta será evaluada por el Observatorio Social, antes de su implementación y, entre otros aspectos, deberá prever estrategias de sistematización y comunicación del conocimiento.

Finalmente Casabene enfatizó «la importancia de establecer una fuerte vinculación con instituciones públicas y privadas, sean gobiernos, municipalidades, universidades, empresas del medio, fundaciones, para llevar adelante un articulación estratégica y potenciar las capacidades y saberes de cada uno de ellos en función de un objetivo común».