EXCLUSIVO: Fuerte OFENSIVA FAMILIAR por la liberación de ARIEL ROSENDO

Por Eduardo Gargiulo

En las últimas semanas la defensa del senador provincial Ariel Rosendo ha iniciado una estrategia a dos puntas: por un lado, intentar victimizar al legislador y presentarlo como un “preso político”; por otro lado, involucrar a su propia familia para que clame por su inocencia y exija su liberación.

En este marco, comenzaron a través de algunos medios a batir el parche de la inocencia y la falta de pruebas, sembrando dudas sobre el proceso judicial y denunciando motivaciones políticas -por su falta de alineamiento con el oficialismo-como la verdadera razón de su encarcelamiento.

Para fortalecer esta hipótesis, lanzaron además que la ex mujer del gremialista supuestamente estaría en pareja con un sobrino de la senadora Angélica Torrontegui, dirigente de máxima confianza de Rodríguez Saá y titular del PJ. Y tendría además un cargo en el gobierno. Pruebas irrefutables, según dicen, del involucramiento oficialista en la injusticia que padece el senador de Pedernera.

El segundo paso se puso en ejecución el pasado lunes 18:  su madre y sus hijas pidieron una audiencia al propio gobernador Alberto Rodríguez Saá, para exponer la situación, dado que no pueden entender “cómo un senador provincial está privado de su libertad teniendo todas las pruebas necesarias que demuestran su inocencia”.

También le piden que el mandatario las acompañe en su dolor, les brinde “una luz de esperanza” y les de “seguridad y garantías que todos los derechos que le corresponden a Ariel sean aplicados debidamente”.

Por el momento, es ciertamente improbable que Rodríguez Saá acceda a recibirlas, porque podría ser acusado de interferir con la justicia. Además, porque oportunamente le soltó la mano a Rosendo y mandó a los senadores a votar a favor del desafuero, luego de haber instruido a la Secretaría de la Mujer a que saliera –tardíamente- a condenarlo.

La realidad es que al mandatario lo tiene sin cuidado la suerte del procesado senador, quien en la interna compitió aliado con su hermano Adolfo. Con la holgada mayoría que tiene en el Senado, su voto es intrascendente, por eso es que el “gober” tampoco activa su reemplazo, que debería ser la suplente –también adolfista- ex intendenta de Juan Jorba, Stella Acosta.

Como descuentan que el gobernador no las recibirá, encontrarían el justificativo para gatillar el paso siguiente, que sería reiterar la presunción de inocencia presentándolo como víctima de una oscura maniobra política, urdida desde Terrazas del Portezuelo. Casualmente donde reside el mismo dirigente que se niega a recibir a los dolidos familiares del legislador injustamente encarcelado, «igual que Milagro Sala», comparan sin temor al ridículo.

……….

 Más allá de esta maniobra legítima que un abogado defensor y otros partícipes necesarios pueda urdir, un abogado con perfil político, conocedor de los pasillos tribunalicios, estimó que difícilmente la causa pueda experimentar algún cambio en los próximos meses.

A cambio de estricta reserva, autorizó a reproducir el siguiente diálogo:

– Sobre el caso Rosendo, con todo lo que se está diciendo sobre intereses políticos detrás de su encarcelamiento, ¿qué puede suceder este año?

– Mirá, conociéndolo a Alberto, mientras más lo presionás, más se encapricha. No va a mover un dedo por Rosendo.

– Si, bueno, pero su defensa dice que el juez Cuello ni siquiera quiso recibir pruebas donde el loco demuestra que no robó nada, sino que tiene los recibos que acreditan la propiedad de lo que dicen se llevó indebidamente.

– ¿Ah sí? ¿Y por qué no se lo presentaron al juez Estrada? ¿O a Mirta Ucelay? ¿Por qué esperaron la feria?

– Yo qué sé…

– Mirá, ya terminó la instrucción. Lo procesaron por varias causas. Ahora que espere el juicio oral.

– ¿Y eso cuándo se hará?

– Generalmente en las causas penales lleva como mínimo entre uno y dos años la elevación a juicio oral. Con suerte a fines de este año, sino pasará al 2022.

– La defensa está diciendo a través de algunos medios que hay tufillo político. Que con la suspensión de la dieta la han dejado sin asistencia económica a la hija menor de Rosendo…

– Todo un verso. ¿Sabés la que tiene guardada Rosendo…? ¿Sino cómo hace para estar pagando nuevos abogados defensores cada dos meses? ¿Y los medios, te parece que publican eso gratis?

– No tengo idea cuánto cobran los abogados y tampoco me meto con los colegas. Pero al menos deberías reconocer que en esta causa hay muchas dudas…

– Nombrame una…

– Y, por ejemplo, Rosendo dice que no violó ninguna orden de restricción, porque la mujer no vivía en la casa a la que él fue en Villa Mercedes sino en San Luis.

– No interesa. Era la casa de Ivana. El nunca debió ni siquiera acercarse. Que se haga cargo del cagadón que se mandó. Forzó cerraduras, se activó la alarma, hay testigos, está hasta las manos.

– La madre y las hijas de Rosendo le han pedido una audiencia al gobernador. ¿Las recibirá?

– ¿Me lo preguntás en serio? ¿Le ves cara de boludo el gobernador? Ni en pedo. Va a dejar que actúe la justicia, no se va a meter.

……….

Queda claro que el caso Ariel Rosendo, más que causa judicial, ha pasado a convertirse en una verdadera comedia de enredos donde cada uno afirma tener la razón, desde sus propios intereses. La defensa, por ahora, ha elegido embarrar la cancha lo más que pueda, con lo cual la confusión está a la vuelta de la esquina.

SOS. Se busca un cacho de imparcialidad. ¿Podrá la justicia, esta justicia, sí, sortear el campo minado de dudas que le están sembrando? Difícil predecirlo. El pasado, lejano y reciente, condenan a un Poder Judicial cuyo prestigio escasea.  De eso mismo se toman aquellos que pretenden sumar una mancha más al tigre…