Fuerte EFERVESCENCIA en las FILAS RADICALES, tras el TSUNAMI de las PASO

Por Eduardo Gargiulo

Tras el pésimo resultado obtenido en las elecciones del domingo pasado, cuando sufrió una apabullante paliza que la relegó a un lejano tercer puesto, con un 6,41%, la dirigencia radical aparece atormentada en una efervescencia cuyo final resulta difícil predecir.

Como una patética prolongación de la interna que atravesaron en las cuestionadas primarias no obligatorias (PAS), los principales dirigentes confrontan por estas horas dos posturas antagónicas y excluyentes, sin ninguna posibilidad de alcanzar un punto de acuerdo: bajar su lista de candidatos a diputados nacionales, para favorecer las chances de un triunfo opositor de la mano de San Luis Unido y Claudio Poggi; o persistir en mantener candidaturas cuasi testimoniales, con la mezquina esperanza de subir un par de puntos y salvar la ropa.

En la primera opción, no llevar candidatos nacionales, se enrola el dirigente Hugo “Pipo” Rossi, quien fue el primero en realizar una autocrítica y asumir la derrota frente a José Luis Riccardo en las PASO por la candidatura a nivel nacional. “No movemos el amperímetro”, se sinceró, al tiempo que llamó “a no dispersar los esfuerzos opositores, por el contrario hay que fortalecerlos”.

Además sostuvo su creencia de que “no estamos ante una elección más, sino claramente, definimos nuestro futuro”, por lo que enfatizó un mensaje dirigido también al ex rector de la UNSL: “No es hora de dudas, ni especulaciones personales, es hora de subordinar nuestros propios intereses a los de la sociedad que nos interpela y nos confiere un mandato que surgió de las urnas con absoluta contundencia”.

En declaraciones a los medios, cargó contra las autoridades partidarias, porque luego del escrutinio del domingo, no convocaron a una reunión para analizar los números. “No hay autocrítica y creo que eso es no asumir las responsabilidades, los errores y es imposible construir hacia adelante”, expresó. Sobre la posibilidad de que se apoye la candidatura de Claudio Poggi, señaló: “Claramente esa opción ya está haciendo ejercida y se va a verificar en las urnas del 14 de noviembre”.

En tanto la compañera de Rossi en la lista, la historiadora puntana Julia Moyano Mendoza, reconoció a Apuntes de San Luis que aún no tiene una decisión tomada, en torno de sostener su postulación e integrar la lista acompañando a Riccardo, o dar un paso costado y habilitar que otra mujer ocupe su lugar. “Estoy esperando los datos del escrutinio definitivo y mañana miércoles tomaré una decisión”, indicó.

En simultáneo, el sector Somos que perdió la interna radical dio a conocer en un pronunciamiento que no integrará las listas, reconociendo que “el electorado ve a otro Frente como la oposición” al kirchnerismo, en referencia a San Luis Unido.

Esta corriente que postulaba como primeros precandidatos a diputados provinciales a Celeste Aparicio y Guillermo Belgrano Rawson, aclaró que sólo participará donde obtuvieron claros triunfos. En la práctica, apenas Potrero de Los Funes y Beazley, no así en las ciudades en San Luis, Juana Koslay, El Volcán, La Punta y la categoría diputados provinciales.

“Fuimos a las PAS para ser coherentes con nosotros mismos. Pero no podemos integrar una lista que no solo casi nos ha duplicado en votos, sino que las diferencias ya son irreconciliables. Si bien estamos dentro de un mismo espacio, hay formas de hacer política que nuestra gente no coincide”, aclaró Aparicio.

EN EL OTRO RINCÓN…

La postura contraria la sostienen los candidatos electos, comenzando por el propio diputado nacional, que busca su reelección, José Luis Riccardo, a quien ni siquiera cruza por su cabeza la posibilidad de dar un paso al costado. El legislador argumenta que asumió una responsabilidad y tiene un “compromiso ético” con los que lo votaron y con las listas que lo apoyaron, a pesar de haber obtenido un magro apoyo electoral, y quedar más de 100 mil votos abajo de Claudio Poggi.

“Los que opinan que va a renunciar no lo conocen. José es un tipo ético, íntegro, no un charlatán”, lo defiende un amigo de hace 30 años.

Se suma a los que adhieren a esta posición la vencedora en las PAS del domingo en el principal departamento de la provincia, Pueyrredón, Claudia Rocha. Contenta por los poco más de 15 mil votos que colectó el partido entre las tres listas que confrontaron, se imagina jurando en diciembre como diputada provincial, arrastrando por lo menos algunos concejales en Capital, Juana Koslay y otras localidades.

La lista Vamos San Luis se impuso en las PAS por el 50,68% (7.668) de los votos sobre Somos que sacó el 26,64% (4.030) y Adelante San Luis que obtuvo el 22,68% (3.431). Los números son reales y le otorgan la razón, aunque es poco probable que pueda conservar ese caudal si sólo la acompañan los votos propios.

Las versiones que ganaron los medios en torno de la probable bajada de lista enardecieron los ánimos de buena parte de la dirigencia radical, que asumió una lectura conspirativa, bajo la sospecha de ser víctimas de una operación de prensa.

Por caso el diputado nacional, Alejandro Cacace: “Claramente el que te pasó esa info es meramente un operador, porque los candidatos no se van a bajar, ni el partido les ha pedido tal decisión”, afirmó contundente a este medio, que previamente había chequeado con cuatro fuentes diferentes lo que estaba aconteciendo, antes de publicar la noticia (Ver aparte).

Algo parecido sostienen los dirigentes Walter Ceballos y su alter ego, Jorge Lucero, como jefe partidario, que postulan que no hay ninguna posibilidad de bajar la lista de candidatos a diputados nacionales, porque sería defraudar a los correligionarios de toda la provincia. “Además, somos la única opción no peronista”, alegan, convencidos de la importancia de ese aserto en términos electorales.

“BAJEN LA LISTA”

Otro que también coincide con la postura de aquellos que prefirirían reforzar las chances de Poggi y “no meterse en las patas del caballo”, es el ex intendente de Villa Mercedes, Miguel Angel Bonino.

Como para echar un poco más de leña a la caldera que es el radicalismo puntano por estas horas, “El Gringo” anticipó a Apuntes de San Luis que este miércoles el diputado provincial Víctor Sosa ingresará por mesa de entrada del partido una nota, “solicitando que se levanten las listas para no dispersar esfuerzos y respetar lo ampliamente expresado en las urnas”.

Teniendo en cuenta que el cronograma electoral continúa y los tiempos apremian, el radicalismo debe definir entre miércoles y jueves  cómo se integrarán las listas en las diferentes categorías. Lo cierto es que salvo que medie la renuncie expresa de algunos de ellos, nadie puede exigir la renuncia ni de Riccardo ni de ningún candidato electo el pasado domingo, que obtuvieron su derecho de representación en el sagrado altar de las urnas. Tampoco predomina ese criterio en la conducción partidaria.

Los anima a continuar la disputa, la creencia que pueden mejorar algunos puntos su desempeño electoral, alcanzar los ansiados dos dígitos y, de ese modo, ingresar algunos representantes a la Legislatura provincial o a los concejos deliberantes.

Los más pesimistas, en cambio, expresan en voz alta su convicción de que esta opción podría condenar al radicalismo hacia una de sus peores frustraciones políticas.

Mientras tanto, desde Terrazas del Portezuelo se siguen con marcado interés estos devaneos radicales, por razones obvias que nadie ignora, en cuanto al impacto que podría tener en el electorado puntano una conjunción opositora.

El 14 de noviembre a la noche se sabrá dónde estaba la razón. O la sinrazón, como se lo quiera ver.

Nota relacionada:

Exclusivo: Trasciende que la UCR podría BAJAR sus CANDIDATOS NACIONALES