HABLAN DE RECONSTRUCCIÓN, LOS MISMOS QUE GOBIERNAN DESDE HACE 39 AÑOS

Por Gustavo Otegui *

La carrera electoral ha comenzado. Todos los espacios políticos se están organizando, movilizando o eligiendo autoridades, de cara a lo que será un año largo y cargado de política. Todos somos conscientes de que en 2023, solo se hablara de política y de candidatos. Por cierto, advierto una polarización que ira radicalizándose con el correr de las semanas, entre los que son parte del Gobierno Nacional y Provincial, sus defensores y militantes y la oposición a estos gobiernos, que pretenderá gobernar la Argentina, San Luis y Villa Mercedes. Las famosas dos veredas, que difícilmente habiliten alguna calle al medio.

Lo insólito de la situación, es que el oficialismo Nacional primero y el Provincial ahora, han salido con un discurso de campaña, que roza el grotesco. El slogan seria “LA RECONSTRUCCION”. Lo primero que advierto, es que solo se puede hablar de reconstrucción, ante un escenario de destrucción. Y sí, hay destrucción: de las condiciones de vida, del salario, de la educación, de la justicia, de la industria, de la economía, del humor social, de la confianza, etc, etc, lo cual es producto de los malos gobiernos que hemos tenido en la Provincia desde 1983 a esta parte.

Pero resulta ser que, los mismos que han generado estas calamitosas condiciones socioeconómicas, por cuatro décadas, son los que ahora aparecen con un discurso de reconstrucción. Parece que les tomó demasiado tiempo darse cuenta que estaban destruyendo la economía, la salud pública, la educación pública, la justicia, la cultura del trabajo, la seguridad, la armonía, la confianza. Han gobernado 40 años y ahora vienen a reconstruir San Luis. Raro, confuso, oscuro, claramente FALSO.

El desafío de la oposición no es reconstruir, sino más bien construir un espacio político plural, con hombres y mujeres capacitadas para llevar adelante un plan de gobierno ordenado, equilibrado, sustentable y ambicioso, que nos saque del estancamiento y la decadencia en que vivimos. Si se logra este objetivo, el voto mayoritario de la ciudadanía le dará respaldo. Pero no podemos cometer errores, caer en personalismos, u obrar con improvisación. La Argentina y nuestra provincia, necesitan un plan de gobierno Y POLITICAS DE ESTADO.

Los grandes asuntos de la vida cotidiana, deben tener previsibilidad sin importar el gobierno de turno. Vuelvo a insistir, la salud pública, la educación pública, la justicia, la seguridad, la institucionalidad, los sistemas de controles de gobierno, las políticas de vivienda, las condiciones de trabajo y el diseño de cuidado de los más vulnerables –LA TERCERA EDAD, LOS NIÑOS Y NIÑAS, LA DISCAPACIDAD, EL ANALFABETISMO, LA ALIMENTACION- no pueden esperar. Son situaciones que deben resolverse de una vez y para siempre.

En este punto, aquellos que han contribuido por décadas a esta degradación y destrucción, no creo que tengan las herramientas para la reconstrucción que irónica y cínicamente pregonan. Han quebrado la Provincia con niveles records de indigencia y de pobres, malgastando nuestro dinero sin tener en cuenta lo necesario e impostergable. Por ello, quienes tenemos alguna vocación de integrar espacios para llegar al Poder, tenemos la obligación de prepararnos, de mostrar un plan, ideas y formas de llevarlas adelante, sin improvisaciones ni falsas promesas. De no hacerlo, estaríamos estafando a una sociedad, que ya está cansada de vivir mal.

* Abogado. Dirigente de la corriente Evolución (UCR)