Escrito en .

Gracias a Facebook, encontró al asesino de su hermano 37 años después

Chris Farmer y Peta Frampton desaparecieron cuando se iban de vacaciones a México. Tras meses de búsqueda, sus cuerpos aparecieron atados y torturados, pero las autoridades nunca encontraron al culpable. La hermana consiguió localizarlo gracias a una simple búsqueda en Facebook.

 Décadas después del crimen, una mujer, Penny Farmer, decidió buscar en Facebook al hombre sospechoso de haber asesinado a su hermano, Chris Farmer, y su novia, Peta Frampton, en 1978. 

La pareja británica se había embarcado aquel año en un exótico viaje de vacaciones por América Central y las aguas del Caribe. Ella era una joven doctora de 25 años de edad y él un abogado de 24. En aquella época las comunicaciones no eran instantáneas -como ahora- pero nunca dejaron de escribir a sus familias en Reino Unido. 

Los padres de Penny y Chris eran conscientes de las complicaciones y estaban acostumbrados a que las cartas pudieran retrasarse. Sin embargo, de repente pasaron días, semanas y meses sin comunicación. Por eso, la familia denunció su desaparición y las autoridades comenzaron la búsqueda. 

En las cartas que envió Peta, contó que habían conocido en Belize a un estadounidense y sus dos hijos, Russell y Vince. Pese a que la intención inicialmente era viajar en bus hacia México, decidieron tomar el barco de su nueva amistad dirección a Honduras. Era el 26 de junio. 

Los cuerpos de ambos aparecieron unos 10 días después: estaban flotando en el agua, frente a las costas de Punta de Manabique, en Guatemala. La pareja había sido torturada y finalmente se habían desecho de los cadáveres atándolos a partes del motor para que se hundieran. 

En su búsqueda, el padre de Peta pudo localizar al dueño del puerto desde donde zarparon los cinco, quien le confirmó que se subieron al barco junto al dueño y sus dos hijos, pero que la pareja no volvió. 

Primera pista 

Con ese dato, las autoridades descubrieron que ese estadounidense era un tal Silas Duane Boston, que aparentemente vivía en Sacramento, California. Pero sin pruebas, nunca se pudo demostrar que él había sido el autor de la muerte de los jóvenes. La Policía de Sacramento no pudo demostrar su implicación, pese a que tenía un turbio pasado en el que se incluía antecedentes por asalto y violación, además de que la extraña desaparición de su tercera esposa no había sido esclarecida. 

Sin más pistas que seguir, el caso quedó olvidado y los asesinatos siguieron siendo un misterio por casi cuatro décadas. 

"Es difícil imaginar lo difícil que fue todo aquello en aquel tiempo sin computadoras ni teléfonos celulares", dijo a BBC Penny Farmer, quien publicó recientemente un libro con el título 'Dead in the Water' ('Muerte en el agua') para contar la historia de su hermano y cómo llegó hasta su asesino. 

Cuando ocurrieron los hechos, ella tenía 17 años. Ahora, es una periodista casada con tres hijos que, pese a haber seguido con su vida, nunca pudo olvidar la tragedia de la pareja. 

"Mucha gente lo pasa mal en la vida, pero las muertes de Chris y Peta fueron particularmente trágicas. Eran tan inocentes, como corderos en una matanza y habrían tenido vidas satisfactorias y valiosas", añadió. 

Las confesiones 

En octubre de 2015, ya con las redes sociales muy desarrolladas, buscó a Silas Duane Boston, en Facebook. Tal como esperaba, lo encontró. Pero no solo a él, sino también a sus dos hijos y a su quinta esposa. Ella les escribió, pero no recibió una respuesta inmediata. 

De manera casual, la Policía de Sacramento acaba de abrir la investigación por la muerte de su esposa. Sus dos hijos revelaron que su padre la había matado. 

Pero esa no fue la única sorpresa que Penny Farmer se llevó. Descubrió que durante años, Russell y Vince trataron de convencer a las autoridades de que ellos habían visto cómo su padre había matado a Chris Farmer y Peta Frampton en el barco donde salieron a navegar. Es más, Russell también llegó a confesar que Boston podía ser el asesino de otros dos turistas unas dos semanas después de la muerte de la pareja británica. 

Según él, su padre los amenazó con matarlos a ellos mismos si algún día contaban lo que vieron aquel día. 

Con todas estas nuevas pistas, el 1 de diciembre de 2016, justo 14 meses desde que Penny empezó su búsqueda cibernética por el asesino de su hermano, Boston era detenido acusado de la muerte de la pareja. 

Boston murió el 24 de abril de 2017, aunque en una cama de hospital debido a su delicado estado de salud y tras ejercer su derecho a que le retiraran el tratamiento médico. 

twitter.com/ApuntesSL