Escrito en .

“Duki” desencadenó un fuerte debate en Diputados

Sucedió en la Cámara de Diputados de la provincia. Un proyecto de repudio a la contratación de un cantante, generó que desde el oficialismo se retrucara con el ajuste a educación, ciencia y técnica, niñez y adolescencia.

El proyecto de declaración del Bloque Avanzar-Cambiemos tratado ayer, cuestiona al cantante de trap por hacer “apología de la droga y del sexo, quedando esto evidenciado en algunas de las letras de sus canciones como ´loca´, ´hijo de la noche´, ´adicto´, entre otras.

Posteriormente se reproduce la letra de una de las canciones del artista que actuará el sábado 15 en el anfiteatro del Parque La Pedrera.

La iniciativa, que para algunos remite a la nefasta censura ejercida en los oscuros años de la dictadura, fue fundada por la diputada del Departamento Pedernera, Elena Pastor.

La legisladora criticó que desde el gobierno se auspicie la presencia “de este tipo de artistas que afectan la posibilidad de asistir en familia”, dado que sus letras “muchas veces rayan lo chabacano, no son un buen ejemplo apara nuestros niños y jóvenes, haciendo incluso apología a la droga y con claro contenido sexual, en donde la cosificación de la mujer es una constante”.

Por su parte el presidente del Bloque PJ y aliados, el también villamercedino Marcelo Sosa, rechazó el planteo, “a 35 años de la recuperación de la democracia”, recordando luego una larga lista de artistas de nuestro país que fueron prohibidos por la dictadura militar.

“Nombro algunos porque se enseñan en las escuelas”, dijo, mencionando a “María Elena Walsh, Mercedes Sosa; se prohibió la canción de Juana Arzuduy, Zamba de mi Esperanza, por ejemplo; se prohibió a Cafrune, al gran Atahualpa Yupanki; se prohibió que hablaran Norma Aleandro, Héctor Alterio, que se leyera a Cortázar. Yo creo que la profesora Pastor lo sabe, la dictadura militar prohibió que se leyera a Cortázar en las escuelas argentinas”.

Sosa agregó que “se prohibió también que se leyera a Eduardo Galeano. (El libro) Las venas abiertas de América Latina estuvo prohibido en nuestras escuelas. Se prohibió que se escuchara a Guastavino, a Lima Quintana, a César Isella… se prohibió que se leyera a Ernesto Sábato”.

Rechazando la interrupción que le solicitaron diputados opositores, Sosa siguió fundamentando porqué su bloque no acompañaría el proyecto de la oposición, nombrando otra extensa nómina de artistas prohibidos durante la dictadura, como Alberto Cortez, León Gieco, Sandro, José Luis Perales, Victor Heredia, Leonardo Fabio y Miguel Angel Estrella, entre otros.

Parecía que concluía su exposición, cuando el legislador levantó la voz para afirmar: “Y para los que dicen que en San Luis la educación es el último orejón del tarro, les decimos que nosotros no estamos sacándole plata a la educación, a Ciencia y Técnica, a Niñez y Adolescencia, para dársela a la Policía Federal…”

Los gritos de la oposición no se hicieron esperar, pidiéndole nuevas interrupciones que Sosa no concedió, enfatizando finalmente: “Los bajos sueldos de los docentes los maneja el gobierno nacional, tienen sesenta universidades tomadas; nosotros hemos creído y trabajamos para que la educación sea el verdadero sostén del pueblo puntano, que es un ejemplo para el país. Nosotros no bajamos el presupuesto a las universidades ni el sueldo a los docentes y creemos profundamente en la libertad”.

El proyecto fue girado finalmente a comisión, pero se estima que la semana próxima el debate podría resurgir, en caso de tratarse un proyecto impulsado por el diputado Marcelo Sosa, de repudiar el recorte de fondos destinados a educación, ciencia y técnica, niñez y adolescencia, dispuesto por el gobierno nacional y publicado en el Boletín Oficial.

twitter.com/ApuntesSL