Escrito en .

¡El Alberto es mi hermano y amigo, manga de pelotudos!

A los gritos, el senador Adolfo Rodríguez Saá exigió a un grupo de consejeros provinciales del PJ que “cesen las constantes provocaciones” contra su persona y los exhortó a “construir la unidad”. Crónica de una disputa apasionante.

Este viernes por la mañana se vivió una caldeada sesión del Consejo Provincial Justicialista que preside el ex gobernador, durante la cual les pasó factura a varios ministros que, la noche anterior, habían mantenido una reunión en Terrazas del Portezuelo, donde cuestionaron su accionar e incluso el rol político que cumple su esposa, Gisela Vartalitis.

Al comienzo del encuentro Adolfo Rodríguez Saá los retó en fuertes términos, indicando que “no se construye la unidad echando los compañeros”, señalando que tenía una lista de veinte dirigentes expulsados del gobierno en los últimos meses, por manifestar que adherían a su candidatura a gobernador.

Lo escuchaban atentos y en silencio, con la cabeza gacha, casi avergonzados, los ministros de Gobierno, Eduardo Mones Ruiz, y de Medio Ambiente, Campo y Producción, Sergio Freixes, entre otros conspicuos miembros del gobierno. “Recapaciten, así no se construye la unidad. Propónganlo a Alberto candidato a gobernador, exalten sus méritos, que tiene muchísimos, exalten los méritos de ustedes, trabajen en las bases del pueblo, vayan al barrio de la República, que les conozcan la cara, y ganen la elección interna. Y si el Alberto es candidato a presidente, va a necesitar nuestro apoyo y lo va a tener”, aseguró exaltado, cosechando el aplauso de los militantes que copaban la sede del PJ.

Por otro lado, afirmó que “si hoy (Alberto) está en Tigre, no es porque quiere ser candidato a gobernador, sino porque quiere ser candidato presidente. Y si es suplente en la lista de senadores nacionales, es por algo que hablamos con él”, confesó, dejando entrever un acuerdo previo para que si Adolfo es electo gobernador su hermano lo reemplace en el Senado.

“No se hagan los tontos, no digan que están con la unidad y después dicen que los que estamos en el partido somos ocupas, como dice (Gustavo) Thompson. El difama, todo el día difama, a Gisela, a mí, a mi familia, pagado por el Ministerio de Seguridad del que hoy es asesor”, denunció, en referencia a la contratación del mismo como Asesor Ministerial Grupo 5.

Más adelante, Rodríguez Saá reveló tener conocimiento que el jueves por la noche se celebró una reunión en Terrazas del Portezuelo. “Está viralizado lo que han dicho ustedes del Adolfo, de la Gisela, la prédica constante destructiva que hacen… Che recapaciten, recapaciten, el Alberto es mi hermano, mi amigo, mi compañero, manga de pelotudos…Por intereses personales, bastardos, che dejense de joder”, les reclamó. Luego clavó su mirada sobre el ministro Mones Ruiz y le espetó: “¿Querés ser candidato a intendente de Mercedes?, competí con el que ponga Merlo y si ganás sos el intendente y si perdés te la bancás”.

En otra parte de su vehemente alocución Adolfo coincidió que se debe “construir la unidad” pero cuestionó la teoría lanzada por los operadores de prensa que responden a Terrazas del Portezuelo, sobre un adelantamiento de las elecciones para que Alberto sea electo gobernador, obtenga un gran triunfo y luego sea candidato a presidente. “¿Quién lo dice? Lo dicen ustedes. Ustedes lo dicen. Muchachos, el gran triunfo lo van a tener con el Adolfo. Y el Alberto se va a poder lucir como candidato a presidente”, aseguró, provocando la algarabía de sus seguidores.

No obstante advirtió: “La presión no se soporta más, ¿Por qué tanta provocación, tanta descalificación? Hemos llegado al límite, ¿Ustedes quieren hacer la brecha? Quédense con el gobierno, pero el partido también sabe actuar. ¿Quieren trabajar por la unidad? Las puertas del partido están abiertas y también tienen que estar abiertas las del gobierno. Las reglas siempre fueron otras: primero la patria, San Luis; después el partido y por último los hombres”, les recordó.

“Se ha largado una encuesta –agregó-. Si hay alguien que me supere y tenga un mejor proyecto que yo, no tengo ningún problema. Pero por el momento soy el único que plantea un proyecto innovador y las encuestas son abrumadoramente a favor mío. Le gano a Poggi y al Alberto juntos”, desafió.   

Tras afirmar que nunca él ni ninguno de los dirigentes de su sector han descalificado al gobernador, como si hacen con él, señaló. “Muchachos, está viralizado lo que dijeron anoche de mí y de mi equipo los funcionarios de gobierno, si quieren se los puedo hacer escuchar”, les refregó. “La unidad no es cachetada limpia al Adolfo, y sigamos dándole, dándole y dándole, echándole a los tipos... Freixes vos sabés de esto, vos sabés…”, lo retó al sureño.

Finalmente se resolvió que el Consejo Provincial mantendrá un nuevo encuentro el próximo viernes, oportunidad en que se convocará a la conducción del Congreso Provincial del PJ, que preside Alberto Rodríguez Saá, para intentar “ordenar los melones”.

Según confirmaron distintas fuentes consultadas por Apuntes de San Luis, hacía años que no se vivía un debate tan acalorado en la sede peronista. Destacan el espacio que han ganado algunos dirigentes como el intendente Mario Raúl Merlo y apuntan que la prédica –y las críticas- del Adolfo, estuvieron dirigidas no hacia su hermano, sino a la dirigencia que “teme perder los privilegios” y por eso postulan la reelección del gobernador, fogoneando la interna entre ambos para asegurar su permanencia.

La gran duda es si Alberto Rodríguez Saá concurrirá el viernes próximo a la sede partidaria y habrá fumata de la paz. La pelota ahora está en su campo. Si asiste, será porque descifró el mensaje y sabe que ya no hay margen para continuar con el sainete. Su ausencia, en cambio, será interpretada como una clara declaración de guerra. Ya no habrá vuelta atrás.

El ambiente político provincial permanece conmocionado por esta disputa que se desarrolla en la cúspide del poder y cuyo final se dibuja incierto. La controversia ha ganado tanto volumen que borra a la oposición de la escena pública. Hay tanta expectativa por saber cómo se dirime esa historia que algún guionista de Netflix bien podría comenzar a escribir el guión de una futura serie.

twitter.com/ApuntesSL

Noticia relacionada: 

El poder, que siempre los unió, esta vez los separa