Escrito en .

Aumento extra del gas: “El colmo de la insensibilidad”

El Secretario Adjunto de la CGT, José Ucelay, repudió el "insólito" incremento. “Es un nuevo ataque al bolsillo de los trabajadores”, dijo. Dirigentes de Cambiemos sumaron sus críticas.

“Esto es el colmo de la insensibilidad. A partir de un problema contractual entre las productoras y las distribuidoras de gas, en lugar de arreglarlo entre ellas, el gobierno nacional dispone que el costo se traslade a los trabajadores, algo insólito y absolutamente irregular”, fustigó.

La semana pasada el Gobierno dio a conocer los nuevos aumentos en el gas y autorizó una "compensación" para las empresas distribuidoras de ese servicio que los usuarios pagarán a partir de enero. En medio de la polémica, el secretario de Energía, Javier Iguacel, negó que este monto "extra" obedezca a la suba del dólar, adelantó que el aumento será en promedio del 34,7 por ciento y lanzó una particular frase sobre quienes se quejan por los incrementos: "Más de la mitad son militantes kirchneristas".

La polémica se inició a raíz de una resolución de la Secretaría de Energía publicada el viernes pasado en el Boletín Oficial a través de la que se estableció que los usuarios tendrán que hacerse cargo de una deuda contraída por las distribuidoras de gas con las productoras como consecuencia del aumento del dólar.

En este contexto, Iguacel aseguró que el aumento promedio del servicio será del 34,7% y comparó el precio a pagar por este servicio con lo que los usuarios abonan de cable. "Cuando se mira el consumo anual, aún después del aumento, con estos precios del gas para el año que viene el 70 % de los hogares por año va a pagar un promedio por mes $ 700 (al mes), que es la mitad de lo que pagan por el cable. Hicimos una correlación y casi todos (esos hogares) tienen el cable, muy pocos no lo tienen", lanzó el funcionario.

Iguacel lanzó otra polémica frase a lo largo de la entrevista al asegurar que "más de la mitad de los que critican son militantes kirchneristas que quieren asustar a la gente. Son mentiras. No digo todos, la mitad más o menos". En rigor, las quejas por el incremento de los servicios se escuchan en todos los sectores sociales independientemente de las banderas políticas.

El dirigente, también Secretario General del gremio de los trabajadores de Obras Sanitarias, expresó que “es un reduccionismo decir que los que critican son de tal o cual sector político, o compararlo con lo que se paga por el cable. Este aumento insólito, prorrateado, es ilegal, demuestra la absoluta insensibilidad de este gobierno que sigue tomando medidas a favor de las empresas, que casualmente administran los amigos del presidente”.

Finalmente estimó que “los trabajadores atraviesan su peor momento en los últimos 20 años, tomando en consideración la pérdida de poder adquisitivo, lo que se les descuenta del impuesto a las ganancias, la devaluación por la suba del dólar y el aumento de las tarifas de servicios públicos”.

Cambiemos

Por su parte dirigentes de la alianza gobernante Cambiemos también criticaron el ilegal aumento, como fue el caso de Walter Ceballos: "Estoy disconforme por distintas cuestiones. La primera es porque esta compensación retroactiva no se puede aplicar. Simplemente porque el marco regulatorio del gas no autoriza a cobrar diferenciales de precio de tarifas retroactivas por consumos ya cobrados y facturados" afirmó el ex funcionario del Ministerio de Defensa.

Agregó que el segundo aspecto a considerar es que el precio del gas, en boca de pozo ya que "en la Argentina, las transportadoras aducen una diferencia de precio por moneda extranjera, esto tenía un costo sobre el gas al que se le aplicaba un subsidio por explotación. Y a partir de una decisión del presidente Macri, quedó solamente en manos de aquellos que obtienen gas para usos no convencionales. Este intento de cobrarle a los usuarios este plus es ilegal", enfatizó.

Más dura aún fue la senadora provincial de Avanzar-Cambiemos Dominga Torres, quien calificó de "inútiles" a los funcionarios nacionales.

"Esto es una estafa al bolsillo de la gente que ya no da más. Además cobrar algo de manera retroactiva es violar las leyes. Quieren cobrar algo que la gente, los trabajadores, no pueden pagar. Ya no hay capacidad para recurrir a un crédito para abonar una compensación. Iguacel tiene que dar un paso al costado. Si no tiene capacidad o no es sensible con la gente, debe irse", criticó ala ex intendenta de La Toma.

"Repudio esta decisión. No defenderé lo que creo incorrecto, es un error muy grave. Es una acción ilegal que perjudica a los consumidores. La gente ya no aguanta más", cerró la legisladora.

Por su parte la diputada provincial por el departamento Pedernera, Elena Pastor afirmó que “la 'compensación retroactiva' es un error. No es correcto. No respaldo lo que va en contra de los ciudadanos, no me importa de dónde venga".

"Estoy trabajando desde hace meses con el tema del aumento de las tarifas de gas. Empecé a ver que no eran equilibradas ni ecuánimes. Hay gente que consume menos que otra y paga mucho más. Hay evidentes desequilibrios a la hora de facturar. Tenemos más de 2 mil reclamos y ahora aparece esto, una medida a favor de las empresas. No se puede aplicar un monto a lo ya consumido y facturado. Es totalmente ilegal", reiteró.

twitter.com/ApuntesSL