Escrito en .

Morbosidad al palo: trans condenada por una violación

Gran parte de la sociedad no sale de su asombro, teñido de morbosidad, por la condena a una transexual que violó y embarazó a una menor. 

La Cámara del Crimen Nº 1 de la ciudad de San Luis condenó este miércoles a una trans a 10 años de prisión, por encontrarla penalmente responsable del delito de “Abuso sexual con acceso carnal”, en perjuicio de una niña de 13 años, a quién, producto del abuso, dejó embarazada. El hecho ocurrió en febrero de 2016, en una localidad ubicada en el Departamento Ayacucho, a 100 kilómetros de la capital puntana. 

La acusada, de 27 años, llegó al juicio como Yairúz Guiñazú. Sin embargo, cuando ocurrió el delito, su nombre era Miguel y así figuraba en su documento. El cambio de género lo realizó cuando la causa ya estaba en trámite y se encontraba procesada con prisión preventiva en el Servicio Penitenciario Provincial. La última jornada del debate oral inició a las 11 horas con los alegatos de las partes. Antes, la Cámara trabajó sobre un juicio abreviado y una probation. 

En su alegación, la Fiscal de Cámara Nº 1, Dra. Carolina Monte Riso, dijo que a lo largo del debate quedó demostrado que Guiñazú abusó, al menos en tres oportunidades, de la niña. Y que producto de esos abusos continuados, la víctima quedó embarazada. 

Durante la audiencia la acusada se mostró ausente, por momentos mirando la nada, tal vez pensando en su triste existencia, o quizás en los pecados cometidos, quién sabe. 

El testimonio de la nena en Cámara Gesell más la pericia genética de ADN que arrojó una probabilidad superior al 99,99 por ciento de que el recién nacido es hijo de la acusada, fueron las pruebas principales que demostraron la autoría del hecho por parte de Guiñazú. 

Para Monte Riso, la acusada se aprovechó de la confianza y amistad que le tenía la víctima, quién a sus 13 años, presentaba un retraso madurativo global. Por esto mismo, la fiscal había solicitado una pena de 15 años. 

A su lado se encontraba el Defensor de Niños, Niñas, Adolescentes e Incapaces Nº 2, Dr. Darío Pereyra, quién adhirió al pedido de la funcionaria. La defensa de Guiñazú, representada por el Dr. Enrique Miranda, alegó que no hubo aprovechamiento y que la relación entre su defendida y la víctima “era consentida”. 

A las 14:23, la secretaria de la Cámara, Dra. Isabel Yurchag leyó el veredicto del tribunal integrado por su presidente, Dr. José Luis Flores y sus vocales, Dr. Jorge Sabaini Zapata y Dr. Gustavo Miranda Folch. 

En consecuencia, Guiñazú fue declarada culpable “por el delito de abuso sexual con acceso carnal en los términos del Artículo Nº 119, 1º y 3º párrafo del Código Penal en relación al Artículo Nº 45 del mismo cuerpo, en perjuicio de una menor y condenador a sufrir la pena de 10 años de prisión, accesorias de ley y costas procesales disponiendo su alojamiento en dependencias del Complejo Penitenciario Provincial”.  

twitter.com/ApuntesSL