Escrito en .

Piden suspender concesión de explotación de una mina

Un numeroso grupo de vecinos de San Francisco del Monte de Oro continúa movilizado para impedir la explotación de la mina Géminis. Volverán a manifestarse en las rutas.

La Asamblea de Vecinos Autoconvocados de San Francisco del Monte de Oro resolvió, en una reunión realizada el jueves por la noche en el Polideportivo Municipal, reanudar las protestas en las rutas para impedir la explotación por parte de la firma australiana Latin Resources.

En este marco, realizarán el próximo 1° de febrero una “ocupación de media calzada de la Ruta Nacional 146 y Acceso a San Francisco del Monte de Oro para informar mediante folletería la situación de la Mina Géminis”, al tiempo que convocaron a adherir a un petitorio dirigido al gobernador, Alberto Rodríguez Saá, “para que suspenda la concesión y explotación de Géminis”.

También seguirán con acciones de concientización a la población sobre los perjuicios que puede causar la extracción de spudomene de la mina y las consecuencias que tendrá el proceso (que implica también la separación del litio) en el agua y el bosque nativo de las sierras centrales de la provincia de San Luis.

Los vecinos autoconvocados vienen difundiendo a través de las redes sociales material “relevante” en torno al mega proyecto de minería en el que la empresa australiana Latin Resources, planifica la extracción de litio en el corazón serrano de San Francisco.

Algunas reuniones han sido en ámbitos públicos, como la Plaza Pringles de la localidad, en la que se producen exposiciones informativas sobre los problemas ambientales que provoca la megaminería para el ambiente y las transformaciones que sufren distintas comunidades, a partir de afectarse las condiciones naturales.

Los ambientalistas señalaron que vienen denunciando la problemática hace tiempo y sólo han obtenido “silencio” por parte de las autoridades y “acciones que sólo contribuyen a confundir a la población”. De hecho han requerido en reiteradas oportunidades audiencias al gobernador Alberto Rodríguez Saá y ninguna fue atendida.

“Es prioritario que estemos informados y exijamos que se nos ponga en conocimiento de la situación, que como derecho constitucional corresponde. Cada uno de nosotros somos responsables de cuidar el lugar donde nacimos y elegimos para vivir, queremos estar en un San Francisco rodeado de todos sus recursos y bellezas naturales por los que nos reconocen, sólo de nosotros depende su cuidado”, expresaron.

Hasta el momento la Secretaría de Medio Ambiente, a cargo de Natalia Spinuzza, no se ha expresado sobre las características de la explotación de la mina Géminis.

Los vecinos aseguran que la explotación de la mina provocará la “destrucción del medio ambiente y en consecuencia la muerte de nichos ecológicos, ocasionando un perjuicio inconmensurable en las sierras centrales y al agua”.

Los vecinos de San Francisco y Río Juan Gómez advierten que de acuerdo a los datos publicados por la propia Latin Resources en su web oficial, la actividad en la zona no sólo los perjudicaría a ellos sino también a los habitantes de localidades como Quines, Leandro Alem y La Carolina, entre otras comprendidas en un total de 120 mil hectáreas.

Una de las últimas novedades arrojó que la compañía australiana había concretado un “tratado de paz comunitaria” con los vecinos que definía “el interés de la comunidad para participar y apoyar activamente el desarrollo de una industria minera local sustentable, basada en los conocidas Géminis y Don Gregorio, pertenecientes a Latin Resources”.

Esta medida es un paso más para alcanzar la factibilidad de trabajos mineros, aun cuando viola una ordenanza aprobada el 20 de septiembre de 2017 que establece la prohibición de la actividad minera, almacenamiento y transporte de sustancias contaminantes.

Sin embargo los vecinos, apoyados por el Concejo Deliberante local, niegan rotundamente la elaboración de dicho acuerdo.

Por el momento solo advierten avances que proyectan la explotación del mineral que actualmente es muy valorizado por las empresas, dada la multiplicidad de aplicaciones, fundamentalmente en su perspectiva energética.

Litio

El litio es un metal que, principalmente, se halla en salmueras naturales: pegmatitas, pozos petrolíferos, campos geotermales y agua de mar. Su mercado es creciente, la demanda aumenta año tras año y se estima un crecimiento promedio de entre 10 por ciento y 12 por ciento anual en los próximos 5 años.

Se utiliza para baterías, cerámica y vidrios, grasas y lubricantes, en la industria metalúrgica y como psicofármaco. Existen dos formas de extracción básica del mineral: una, la más conocida, a través de salinas (es lo que ocurre con los salares que componen el triángulo Argentina, Bolivia y Chile) y otra, a partir de rocas duras. Este último caso corresponde a lo que sucede en San Francisco, donde el “oro blanco” se extrae del espodumeno.

“El litio solo representa el 7 por ciento del espodumeno, con lo cual se prevé un movimiento de rocas demasiado importante para la cantidad del recurso que se puede llegar a aprovechar. Para una empresa como Latin Resources es fundamental desarrollar un modelo de explotación capaz de mover un volumen de material que justifique su inversión”, dice Emilio Ahumada, Doctor en Ciencias Geológicas (Universidad Nacional de San Luis) y referente cuyo estudio técnico fue solicitado por los vecinos de la zona.

“En la explotación a cielo abierto se perforan las rocas, se insertan dinamitas y se explotan para transportar el material a un procesamiento de molienda y poder separar el litio del resto de los componentes residuales”, concluye.

Twitter.com/ApuntesSL

Noticias relacionadas 

Una alianza de científicos y vecinos

Peligrosa lógica extractivista en nombre de la transición energética