Escrito en .

El Obispo difundió Carta Pastoral en “modo electoral”

Fechada 10 días antes de las elecciones, el Obispo Pedro Daniel Martinez ofrece “criterios católicos” para discernir el voto, que impactan de lleno en Alberto Rodríguez Saá.

En la misiva el obispo se dirige a los fieles con el objetivo de “recordar las consecuencias que implican nuestra fidelidad a Jesucristo y a su Iglesia en la vida cristiana cotidiana”, mencionando entre otras “el compromiso social en orden al bien común”.

Por ello, en su Carta Pastoral del 6 de junio, leída en todas las parroquias durante el fin de semana, el alto prelado “propone (a los fieles) algunos criterios católicos que puedan ayudarlos como una guía en el discernimiento al momento de elegir candidatos en las próximas elecciones y dar su voto de modo responsable y personal, en cuanto ciudadanos y cristianos”.

El primer aspecto define el compromiso por el bien común, “que es un deber de todos y conlleva una sincera vocación de servicio que no se reduce a intereses exclusivamente partidarios o de grupos”.

En tono cuasi imperativo, Martinez advierte que “el fiel cristiano al momento de emitir su voto ha de ejecutarlo según un juicio libre, a la luz del orden natural, de la fe y de las enseñanzas de la Iglesia, ponderando las consecuencias éticas y morales que se derivan en la vida social de tal decisión”. El párrafo parece dirigido a los votantes que por depender de un plan social a menudo se ven compelidos a votar al oficialismo, motivo por el cual promueve la emisión del voto en libertad.

Tras cartón recomienda que “todo fiel cristiano considerará atentamente al momento de emitir su voto las propuestas y contenidos de los distintos programas políticos-partidarios, especialmente referidos a aquellos argumentos que podrían ser compatibles o no con la ley natural y la ley divina…”.

Luego la máxima autoridad de la Iglesia puntana prescribe la conducta que debe seguir el buen cristiano, señalando que “al emitir el voto de modo coherente con el Evangelio tendrán que valorar si los candidatos y partidos expresan en sus plataformas el respeto y promoción de la dignidad de todo ser humano,creado a imagen y semejanza de Dios. De ello se sigue la promoción y defensa de la vida humana desde su concepción hasta su muerte natural. Lo cual significa el rechazo del aborto directamente intentado, como fin o como medio, y la eutanasia”.

Sin dudas la anterior afirmación cuestiona en forma directa la postura a favor del aborto que sostiene Alberto Rodríguez Saá, a diferencia de lo expresado por su hermano Adolfo y el propio Poggi, que votaron en contra de la despenalización.

En otra parte promueve la defensa de la familia, “en cuanto célula y pilar de la sociedad, entendida como unión estable entre un varón y una mujer abierta a la vida. De ello se sigue la valoración esponsal de la heterosexualidad”, en implícita crítica a la homosexualidad y al matrimonio igualitario.

Otro aspecto que remarca la postura del obispo también choca con las políticas inclusivas promovidas desde el gobierno provincial, al propiciar la “libertad y prioridad de los padres en la educación de sus hijos”, sosteniendo que “la verdadera libertad de enseñanza incluye también la formación religiosa y trascendente. Lo cual significa el rechazo a una educación impuesta por el Estado como pensamiento único y obligatorio, como lo sería el caso de la ideología de género…”.

Finalmente como último criterio destaca la paz social, “entendida como la concordia ordenada entre los ciudadanos, para obtener el bien común de la sociedad, procurada por un gobernador prudente, que promueva la comunión y amistad social entre los ciudadanos, lo cual significa el rechazo de políticas de luchas y confrontaciones o de las llamadas luchas de clases”.

Para que no queden dudas sobre el direccionamiento perseguido, Pedro Martinez invita a “rogar a Jesucristo ilumine a todos para que las próximas elecciones provinciales se realicen en paz y en el mutuo respeto en orden a que San Luis permanezca fiel a sus raices católicas…”.  

En julio del año pasado, en momentos en que se debatía el proyecto de despenalización del aborto, el actual mandatario participó de un video, junto a otros funcionarios, en el que se manifestó a favor de la despenalización del aborto, bajo la consigna: “Mujeres de San Luis en la Campaña Nacional por el aborto legal, seguro y gratuito”.

En el mismo puede verse a Alberto Rodríguez Saá con un pañuelo verde en sus manos expresando: “La mujer es dueña de decidir sobre su cuerpo. Estoy a favor de la despenalización del aborto. Estoy a favor de que el aborto se realice en hospitales públicos”.

Si bien la Iglesia es un importante factor de poder, de naturaleza vertical y eminentemente político, pocas veces se ha conocido un pronunciamiento tan directo hacia un sector político. Aún con la cuidadosa retórica que caracteriza el lenguaje pastoral, queda claro que la postura de la máxima jerarquía de la iglesia puntana es desalentar el voto católico hacia Alberto Rodríguez Saá. El camino elegido fue un pronunciamiento que más que Carta Pastoral semeja una proclama electoral (perdón por la cacofonía), sobre una cuestión altamente sensible para el electorado de San Luis.

Twitter.com/ApuntesSL