Escrito en .

Crece malnutrición de niños y jóvenes en San Luis

Así lo revela un estudio realizado en la ciudad capital de la provincia, como parte de un informe nacional.

Abarca el primer semestre de 2019 y desnuda que tienen malnutrición el 43,79% de los niños y jóvenes de 2 a 19 de barrios de alta vulnerabilidad social de la ciudad de San Luis. El porcentaje representa un aumento superior al 8% en relación al segundo semestre de 2018.

El informe que se presentó en conferencia de prensa, contiene los datos del primer relevamiento semestral de talla y peso (Indicador Barrial de Situación Nutricional-IBSN) que realizan el ISEPCI y el Movimiento Barrios de Pie en San Luis. El informe nacional se expuso este miércoles a las 15 hs en la sede Flores de la Defensoría del Pueblo de CABA.

En San Luis, el IBSN se realizó durante mayo y junio a 628 chicos de 0 a 19 años de los barrios 1º de Mayo, 5º centenario, 9 de Julio, Cáceres, Eva Perón, Eva Perón anexo 3, La República y Tibiletti, entre otros.

Del 43,79% de los casos registrados de malnutrición, el 20,70% (130) son chicos con sobrepeso y el 19,59% (123) son obesos. Por otra parte, el 4,30% (27) tienen riesgo de bajo peso y el 3,50% (22) tiene directamente peso bajo.

“Fue un problema para poder sacar números, porque nosotros tenemos que responder cuáles son las variaciones en la provincia que hacen que la malnutrición aumente un 8% de un semestre a otro. Acá en San Luis al faltar índices y números estatales publicados no teníamos cómo poder terminar de plasmar esa discusión desde números reales del gobierno”, explicó la referente provincial del movimiento, Carolina Lucero durante la presentación que realizó en la conferencia de prensa.

“Se ve una situación de cómo ha decaído la situación laboral, donde no hay trabajo, no hay ‘changas. La plata que el Gobierno ha invertido en el plan no alcanza para poder llegar al mínimo vital y móvil. Las familias son numerosas y la precarización que estamos viviendo principalmente, en los barrios más pobres y asentamientos, terminan generando problemas en la vida de los menores por una cuestión sanitaria que viven los barrios”, analizó Lucero.

En cuanto al orden nacional, Silvia Saravia, coordinadora de Barrios de Pie, sostuvo que “nuestro informe pone de manifiesto que la malnutrición es un problema crónico y estructural, lo cual enfatiza la necesidad de declarar la Emergencia Alimentaria cuanto antes, así como los problemas que atraviesan nuestros comedores y merenderos al no recibir los alimentos que el Ministerio de Desarrollo Social almacena en sus galpones”.

Laura Lonatti, coordinadora del área de salud colectiva de Barrios de Pie y del área técnica del ISEPCI, resaltó que “la mitad de los chicos y chicas presentan altos valores de malnutrición. Esto es un grave riesgo nutricional que impacta en el déficits de crecimiento en los primeros años de vida (Ej: Talla y Peso) y también epidemiológico con potenciales enfermedades no transmisibles como síndromes metabólicos por malnutrición a edades tempranas (adolescentes y jóvenes) por una disponibilidad de alimentación de baja calidad nutricional (basada en harinas, carbohidratos, etc)". (Barrios de Pie)

Twitter.com/ApuntesSL

Notas relacionadas:

La Iglesia Católica se sumó al diálogo y aportó su visión sobre el impacto de la crisis

Obreros de la construcción se movilizaron para pedir trabajo