Escrito en .

Adolfo Rodríguez Saá, un hombre de dúctiles posturas

A menos de dos semanas de las elecciones presidenciales, su agrupación aclaró que apoya a Alberto Fernández pero no a los candidatos a diputados nacionales por San Luis.

Adolfo Rodríguez Saá aprovechó el 17 de octubre para confirmar su respaldo a la fórmula de Alberto Fernández y Cristina Kirchner, luego de haber visitado a Mauricio Macri antes de las elecciones primarias y dejar abierta la puerta a un acuerdo si resultaba reelecto.

"Los dirigentes y militantes que integramos el espacio político Juntos x la Gente estamos convencidos que el peronismo vuelve a ser la única salida para superar la crisis y recuperar la esperanza", difundieron en un comunicado los integrantes del frente que conduce el senador.

El documento fue presentado en una conferencia de prensa por Alfonso Vergés, ex intendente de San Luis; Daniel Orlando, intendente de Potrero de los Funes, legisladores y dirigentes provinciales.

En diálogo con la prensa local, Orlando aclaró que el apoyo se restringe a la fórmula presidencial y no a la lista de diputados nacionales cercana al gobernador Alberto Rodríguez Saá, uno de los invitados al festejo del 17 de octubre en La Pampa. "Nuestro espacio trabaja para el peronismo que va a resolver el problema nacional", se escabulló.

Adolfo está enfrentado a su hermano e intentó ganarle en la elección provincial, quedó lejísimos y por invitación de Miguel Pichetto visitó a Macri en plena campaña presidencial. Pero sus allegados no quisieron quedar pegados a esa foto y a 10 días de la elección presidencial salieron a aclarar que siempre fueron albertistas.

"Entendemos que la justicia social es la herramienta fundamental de acceso al derecho laboral, a la vivienda y a los alimentos y convencidos que en la igualdad de oportunidades está el camino del progreso, la inclusión y la equidad. Somos y siempre fuimos peronistas, como siempre primero está San Luis, por lo tanto, votamos Peronismo", dice otro párrafo del documento, firmado como "Mesa de conducción".

Adolfo tiene mandato como senador hasta 2023 y podría ser un aliado más de Alberto y ayudarlo a llegar a la mayoría simple en la Cámara alta, donde su eventual bancada compartiría referentes de Cristina y de los gobernadores, en una convivencia que no será fácil.   

La postura intermedia de apoyar la fórmula presidencial pero no a los postulantes a diputados nacionales por San Luis tiene una lógica: recupera su perfil peronista alineándose con quien probablemente sea el próximo presidente, pero mantiene el enfrentamiento con su hermano. De este modo, ante el eventual próximo mandato de Alberto Fernández conserva su autonomía y poder de negociación en la Cámara Alta, evitando quedar bajo el ala de las decisiones del PJ de San Luis.

Versión

Un trascendido dio cuenta que en aquella famosa reunión del 18 de julio que mantuvo con Macri y Pichetto, los tres de piernitas cruzadas, se hablaron de muchos temas pero sobre todo de las encuestas que, a esa altura, ya anticipaban la derrota presidencial en las primarias de agosto.

Fiel a su estilo, "El Adolfo" no pudo con su genio y se remontó a la campaña de 2017, cuando perdió en forma contundente con Claudio Poggi las PASO, pero luego logró dar vuelta el resultado en la elección general. Allí fue cuando contó su estrategia, las cientos de reuniones que hizo en las principales ciudades, cara a cara con la gente. Pichetto, a un costado, le habría expresado su admiración y su deseo de que se sumara a la campaña, en virtud de su experiencia. A lo que Adolfo le habría comprometido su asesoramiento, pero con bajo perfil.

Cierta o no esta versión, lo cierto es que Macri perdió las PASO con Fernández por más de 15 puntos. Y la campaña que relanzó consistió en realizar actos en las principales ciudades del país, con el propio presidente poniendo el pellejo y prometiendo a diestra y siniestra -en tono épico- la felicidad del pueblo llevando alivio al bolsillo de los argentinos, bajando impuestos y creando puestos de trabajo. Es decir, todo lo contrario a lo que hizo en sus casi cuatro años de mandato. Muy parecido a la campaña de Adolfo en San Luis, dos años atrás.

Pero hay diferencias. Aquella era una campaña legislativa, no ejecutiva. Y lo que no dijo el ex presidente es que en su campaña contó con una desmesurada, casi pornográfica, cantidad de recursos públicos destinados a captar "adhesiones" por parte de votantes dispuestos a cambiar su voto, sea por necesidad o simple flacidez de convicciones.

Nuevamente Adolfo Rodríguez Saá deja registro de sus dúctiles posturas. Mantiene diálogo con Pichetto y Frigerio, pero apoya a Fernández, aunque no a los candidatos de éste en San Luis. Sólo para entendidos ....    

Twitter.com/ApuntesSL