Escrito en .

Impactante: fue a Malvinas, volvió, se casó pero ….

... Osvaldo sabía que era distinto. Hace cuatro años se asumió como mujer. Una historia conmovedora rescatada por nuestros amigos de Todo Villa Mercedes, que nos obliga a revisar los prejuicios que tenemos los supuestos "normales". (Video entrevista)

“Tahiana: la soldado XXY”, se titula el artículo publicado en el portal colega, donde se relata la historia de un ex combatiente de Malvinas que tras años de medicarse para llevar una vida de varón, decidió que era momento para ser "quien siempre había sido, pero viviendo una mentira". Hoy se llama Tahiana Marrone, es activista del colectivo LGBT y asiste a cuanto homenaje a los veteranos se realice.

La entrevista y la edición no tienen desperdicios, constituyendo una de las más acabadas muestras del mejor periodismo de nuestra provincia de los últimos tiempos, que nos complace compartir.

La crónica textual es la siguiente:

“A pesar de que han pasado más de 37 años, el conflicto bélico del Atlántico Sur sigue vigente a través de las historias de quienes lo protagonizaron. Cada una de ellas, con el dramatismo que la vincula con las demás, es una alegoría de la tragedia humana pero, al mismo tiempo, es un canto a la vida. Aún quedan tantas que merecen y necesitan ser conocidas, como la de uno de los primeros conscriptos que desembarcó en las islas Malvinas el 2 de abril de 1982, sin saber que su participación en la guerra le daría la fortaleza para aceptar una identidad que durante décadas mantuvo encapsulada, la de Tahiana Marrone.

Nació como Osvaldo en Corral de Bustos, Córdoba; desde allí viajó a Villa Mercedes el pasado viernes, para reencontrarse con sus camaradas en la inauguración del Museo de Excombatientes de Malvinas, sito en el cruce de avenidas Aviador Origone y Los Álamos, «un lugar espectacular que alberga muchos recuerdos y que me permitió volver a ver a mis hermanos, que es como nos consideramos quienes estuvimos en la guerra, ya que nos une de por vida un enorme sentimiento de fraternidad, así que estoy muy feliz y agradecida por haber estado presente», comentó la visitante.

Por cuestiones obvias, su presencia contrastó con la de los otros veteranos, porque su propia historia es por demás particular. Luego del conflicto siguió adelante con su vida, se casó, tuvo mellizos y durante largo tiempo fue padre de familia, pero finalmente asumió que no era como la mayoría de las personas: «Nací con el Síndrome de Klinefelter, también conocido como 47 XXY -explicó-. El ser humano tiene 22 pares de cromosomas, el último determina el sexo; los varones son XX, las mujeres XY, mientras que mi organismo genera más hormonas y tengo un cromosoma extra, el 47. El varon también tiene hormonas femeninas, pero predominan las masculinas, en tanto que en la mujer ocurre al revés. En mi caso, mi cuerpo produce hormonas femeninas que son inferiores a las de la mujer, pero superiores a las del varón».

En 2015, tras años de aplicarse testosterona, Osvaldo decidió dejar de hacerlo por los problemas de salud que le causaba, lo que fue un factor que determinaría, paulatinamente, aceptar su verdadera identidad, «la que siempre tuve pero encapsulada. Viví en una mentira durante 50 años, pero hoy soy quien quiero ser», aseguró, reconociendo que para los demás excombatientes fue un shock enterarse de tal cambio, «pero me aceptaron como quiero ser y siguen siendo mis hermanos».

Twitter.com/ApuntesSL

¡Felicitaciones Alfredo Salinas, Chiche Herrera y equipo! ¡Excelente historia!