Escrito en .

La municipalidad decidió no nombrar escribano oficial

Cambio de época: con el objetivo de dar absoluta transparencia a sus actos, el intendente de Villa Mercedes, Maximiliano Frontera, decidió no designar un escribano en la planta funcional.

La misma semana que asumió, y cuando aún se encontraba llenando los casilleros de cargos en las distintas secretarías, alguien preguntó a quién se nombraría en el cargo de escribano oficial de la municipalidad. Se hizo un silencio y el propio Frontera sorprendió a todos: “A nadie. No tendremos escribano oficial. ¿Para qué abonar un sueldo en forma permanente si se usan los servicios muy de vez en cuando?”, se justificó. “Además, qué más transparente que contratar rotativamente a distintos escribanos?”.

Naturalmente, nadie lo contradijo. A mediados de diciembre María Cristina Soria Bazla, presidenta del Colegio de Escribanos de San Luis, se sorprendía al recibir una nota firmada por el intendente de Villa Mercedes, quien le solicitaba remitirle un “listado de profesionales que estarían dispuestos a brindar sus servicios al Municipio que represento”.

“Dicha inquietud tiene su horizonte, en la necesidad que todos seamos participes de la transformación social que impera en nuestra sociedad, creando ámbitos de colaboración mutuos. Al mismo tiempo, ofrecer la oportunidad de que todos los profesionales que deseen puedan trabajar con el Municipio, evitando cualquier tipo de sospecha de amiguismos y propiciando la más absoluta transparencia en los actos públicos”, fundamentó Frontera en su misiva.

Unos días antes de Navidad el citado colegio celebraba su última reunión y sometía a consideración la nota del jefe comunal. Este viernes, tras volver de su recorrida barrial por el Km 4, el intendente Frontera recibió la respuesta del Colegio de Escribanos de San Luis, con una nómina de 17 escribanos matriculados dispuestos a brindar sus servicios a la comuna local.

Por primera vez, al menos desde la recuperación de la democracia, el Municipio de Villa Mercedes no contará con un escribano oficial en forma permanente, sino que contratará rotativamente a diferentes profesionales.

Pero no será éste el único ahorro. Simultáneamente se bajó el número de funcionarios, se eliminaron los teléfonos oficiales y el alquiler de autos; se redujo la compra de diarios a uno por día, se eliminaron las cuentas por gastos de fotocopias….Transparencia, austeridad y ahorro, parecen ser los signos de estos nuevos tiempos.

Twitter.com/ApuntesSL