Escrito en .

Piden que San Luis adhiera al aumento para estatales

Aunque el gobierno nacional aún no oficializó el incremento a los empleados públicos nacionales, en la provincia el SIEP ya adelantó su reclamo.

El secretario general del Sindicato de Empleados Provinciales (SiEP), Rubén Nemzoff, aseguró este lunes que la mayoría de los empleados del escalafón general del Gobierno provincial se encuentra por debajo de la línea de pobreza y que espera que el Ejecutivo se adhiera al aumento salarial dispuesto por Nación para los trabajadores públicos y privados.

“Acá en San Luis el panorama es negro. Nosotros pedimos una audiencia al gobernador, no tenemos ninguna respuesta y el gobernador se fue de vacaciones. Hoy todos los trabajadores estamos debajo de la línea de indigencia”, señaló el gremialista.

El gobierno de Alberto Fernández ya habría resuelto extender a los trabajadores del Estado nacional el aumento de 4 mil pesos en dos cuotas que percibirán desde este mes aquellos que se desempeñan en el sector privado en relación de dependencia.

Se trata de una suba de 4 mil pesos en dos cuotas: la primera de ellas de 3 mil, en enero, y los mil restantes, en febrero. Aunque el alcance de la medida dispuesta para los estatales no fue oficializada todavía, sí fue confirmada por los sindicatos ATE y UPCN y se espera que el gobierno nacional publique el decreto en el Boletín Oficial en los próximos días.

A diferencia de los trabajadores del sector privado que percibirán el aumento de manera generalizada, en el caso de los estatales trascendió que sólo lo recibirán quienes ganen menos de 60 mil pesos.

En ese sentido Andrés Rodríguez, secretario general de Unión de Personal Civil de la Nación (UPCN) aseguró a Página/12 que en conversaciones informales les confirmaron que el límite será de 60 mil pesos y negociarán si es en el salario bruto o el neto. “Le hicimos saber al Gobierno que estamos en desacuerdo porque van a dejar mucha gente afuera”, aseguró. Este martes se reunirán en la Subsecretaría de Gestión Pública que depende de Jefatura de Gabinete, equipos técnicos del sindicato con representantes del Gobierno para avanzar en esta negociación.

Por su parte el secretario administrativo de ATE, Juan Manuel Sueiro, consideró que "el tope de 60 mil pesos brutos tiene un impacto desigual en algunos sectores. Hay investigadores asistentes del Conicet que quedan afectados. A la vez, se necesita encontrar alguna forma de compensación para becarios y pasantes. El bono es un aliciente y lo tomamos como tal, pero también estamos a la espera de un ámbito para poder conversar algunos puntos".

El ministro de Trabajo había explicado en la conferencia del viernes por qué los estatales quedaron afuera del incremento salarial a los privados, junto a las empleadas domésticas y a los trabajadores rurales. “El sector público incluye empresas, administración central, organismos descentralizados. Tiene una complejidad administrativa que requiere más trabajo sobre cómo se va a aplicar”, aseguró. También queda por definirse qué pasará con los trabajadores provinciales y municipales. Sobre este punto, Claudio Moroni afirmó: “La Nación respeta las jurisdicciones. Cada provincia deberá resolver sus cuestiones autónomamente”.

El incremento salarial estará consignado en el recibo de sueldo como un rubro independiente y no deberá ser tenido en cuenta para el cálculo de ningún adicional salarial. Según consignó el gobierno nacional, con esta medida 1,3 millones de trabajadores del sector privado recuperarán el poder adquisitivo perdido en 2019, año con la inflación más alta desde 1991. Además, incorporará 20 mil millones de pesos en la mesa salarial.

Nemzoff recordó que el año pasado el Ejecutivo no activó la cláusula gatillo y sólo otorgó un 40 por ciento de aumento salarial, pese a que la inflación de todo el año rondó el 55 por ciento. Mencionó que la situación más crítica “es la de los  compañeros de la clase F, que cobran menos que un plan social. Son empleados públicos, cumplen las 6 horas, tienen que ir a trabajar llueva, truene…los del plan tienen que ir 4 horas y cobran las asignaciones familiares por ANSES, que las de las provincia son 800 pesos menos que las nacionales; y pueden acceder a la tarjeta alimentaria”, indicó el sindicalista.

Sobre el aumento salarial, adelantó que deberán esperar el regreso del gobernador. “Si él apoya al gobierno nacional, si reconoce que ha sido uno de los puntapiés iniciales para que haya un cambio en la Nación con el ¨Hay 2019¨, por lo menos va a adherir. Si no sería hacer lo que hacía el gobierno anterior, de seguir negreando a los trabajadores”, resaltó.

Nemzoff recordó que la Legislatura aprobó la Ley Impositiva Anual 2020, que fijó un aumento promedio del 61 por ciento en los tributos provinciales, reconociendo la inflación del 2019. “Hasta marzo (que se defina el aumento) seguimos perdiendo poder adquisitivo. Todos los productos del supermercado aumentaron más de un 10 por ciento, pero nosotros seguimos con el mismo sueldo de noviembre”, remarcó. (Minuto Uno / San Luis 24 / Página 12)

Twitter.com/ApuntesSL