Escrito en .

Avanza obra faraónica… otras siguen abandonadas

Opinión. La imponente obra del Hospital Central “Ramón Carrillo” ya tiene más de un 50% de avance, mientras la Clínica DOSEP y el Hospital Escuela en Villa Mercedes lucen abandonados. El archivo los condena.

“Un incesante movimiento de máquinas y operarios muestran un gran trabajo, que ya incluye la instalación de servicios y equipamiento para las salas que albergarán 400 camas, 16 quirófanos y los 40 departamentos que integran la zona de residencias médicas. La evolución de la obra fue observada personalmente por los ministros de Obras Públicas e Infraestructura, Felipe Tomasevich; de Salud, Silvia Sosa Araujo; de Ciencia y Tecnología, Alicia Bañuelos, y de Hacienda Pública, Eloy Horcajo”, informó el gobierno provincial en referencia al Hospital Central “Ramón Carrillo”.

La obra se erige en un predio de 36 hectáreas, con 50 mil metros cuadrados cubiertos, donde trabajan incesantemente más de 400 operarios y un grupo importante de profesionales. Ubicado sobre la Autopista de las Serranías Puntanas y frente a la sede gubernamental de Terrazas del Portezuelo, el futuro Hospital Central será el primero en atención digital del país, debido a que contará con la última tecnología, wifi de alta velocidad y variados servicios que funcionarán a través de internet.

El ministro Horcajo recordó que la inversión estatal supera los 7 mil millones de pesos: “Estoy orgulloso de esta importante obra, que es un orgullo para todos los pantanos y que se lleva adelante con recursos genuinos de la Provincia, sin ningún tipo de endeudamiento”.

La otra cara de la moneda se exhibe en Villa Mercedes, donde continúa en franco abandono lo que supo ser la Clínica Modelo Materno Infantil de Dosep, en el barrio Los Poetas, sobre calles Juan Llerena y García Lorca. En 2012 el ex gobernador Claudio Poggi adjudicó la gestión de ese centro de salud a un grupo de médicos de la Clínica del Niño, pero en 2017 el actual gobernador Alberto Rodrríguez Saá dispuso rescindir el contrato de concesión, anunciando que el Estado Provincial se haría cargo. (“Estamos generando un cambio cultural en la salud”)

Fue en agosto de 2017. Transcurridos dos años y medio la clínica nunca se puso en marcha y el edificio actualmente está abandonado, presenta deterioros en sus instalaciones y se ocupa, parcialmente, para … funciones administrativas de no se sabe qué. Los vecinos del sector, que abarca una amplia zona del oeste, deben trasladarse varios kilómetros cuando necesitan atenderse y no terminan de comprender qué se propone el gobierno con este edificio que, recordemos, también estuvo cerrado más de cinco años luego de haberse concluido la obra, a comienzos del 2000.

Pero no es éste el único despropósito gubernamental en materia de salud. Una importante obra que ya está concluída hace un año pero no se inaugura es el Hospital Escuela de Villa Mercedes, que se erigió en las instalaciones que supo ocupar el Centro Cívico Administrativo de calle Urquiza, a un costo cercano a los 120 millones de pesos.

Los trabajos comenzaron en agosto de 2017 y el plazo de ejecución era de 540 dias. “El Hospital Escuela de Villa Mercedes será un referente para todo el país. Así opinó el ministro de Obras Públicas e Infraestructura, Felipe Tomasevich, que este viernes por la mañana visitó la segunda ciudad de la provincia para inspeccionar las obras que lleva adelante el Estado provincial, entre ellas, la reformación del otrora Centro Cívico y Administrativo, que para principios del 2019 prevemos tener convertido en un Hospital Escuela modelo, afirmaba el funcionario el 17 de agosto de 2018. “Es el único Hospital Escuela, actualmente, en construcción en toda la Argentina”, agregaba Tomasevich, siempre afecto a las frases rimbombantes correctamente destacadas en la agencia de noticias oficial. (“El Hospital Escuela será un referente para todo el país”)

En varias ocasiones el gobierno anunció que se preveía inaugurar, pero eso nunca sucedió. Su destino original era cederlo a la Universidad Nacional de Villa Mercedes, para que los alumnos de la carrera de Medicina pudieran estudiar y hacer sus prácticas. El dictado de la carrera se inicia este año, pero el gobierno provincial dejó sin efecto el convenio oportunamente firmado y nunca más dijo nada al respecto.

Ante este panorama resurgen las dudas en torno de la correcta planificación que, se espera, debe hacerse cuando se ejecuta una obra. Que no pasa solamente por la cuestión edilicia, el presupuesto y el marketing, sino por la gestión futura, el servicio, los recursos humanos, la logística, los beneficios, costos de funcionamiento, etc. Por eso es lícito preguntarse: los funcionarios, empezando por el gobernador, ¿realmente toman decisiones racionales? ¿O les preocupan más los negocios y el rédito electoral que arroja la construcción de una obra inmensa y majestuosa, aunque después no sepan cómo la harán funcionar?

Twitter.com/ApuntesSL

Noticias relacionadas:

Dudas que persisten detrás del marketing de la salud

Incertidumbre por el destino del nuevo hospital escuela