Pasó lo inimaginable: el justicialismo, que hace 70 días perdió por paliza, por casi 20 puntos, ahora ganó por 12. Los ganadores de antaño nunca pensaron en ganar por tanto, como tampoco aquellos derrotados poder revertirlo. ¿Cómo se hace para intentar explicar este fenómeno que antes no supimos ver?

Adolfo Rodríguez Saá supo descifrar a Ortega y Gasset