Escrito en .

Oscar Centeno ahora asegura que quemó los cuadernos …

De abnegado chofer con dotes literarias capaz de desnudar la más grande corrupción nacional, Oscar Centeno pasaría a ser un “arrepentido colaborador” cuya palabra se devalúa con el paso de las horas. Pedido de nulidad de la causa.

Oscar Centeno declaró en el juzgado de Claudio Bonadio y aseguró que quemó los cuadernos en donde detallaba el recorrido del dinero proveniente de presuntas coimas de la obra pública durante el kirchnerismo.

 El ex chofer del ex número dos de Julio De Vido, Roberto Baratta, quien llevó durante años en una serie de cuadernos un detallado registro del recorrido de los bolsos con dinero, presuntamente proveniente de coimas millonarias que empresas de la construcción pagaron al ministerio de Planificación durante la gestión kirchnerista, amplió su declaración el viernes ante el juez federal Claudio Bonadio y sostuvo que esas anotaciones las "quemó" en "la parrilla" de su casa. 

"Los quemé en la parrilla del fondo de mi casa", indicó Centeno ante el magistrado en referencia a los mencionados cuadernos, según consignó la periodista Paz Rodriíguez Niell del diario La Nación. En ese marco, el hombre argumentó que lo hizo porque le traían muchos problemas y que lo había hablado con un ex compañero de trabajo del Ministerio de Planificación, el cual le recomendó que se deshiciera de ellos. 

 La declaración del ex chofer tuvo lugar la noche del viernes. Tras escucharla, Bonadio convalidó el pacto que el hombre hizo con el fiscal de la causa Carlos Stornelli de acogerse a la figura de "imputado colaborador arrepentido";  y le firmó la excarcelación. De inmediato, recuperó la libertad y fue incorporado al Sistema de Protección de Testigos que funciona en el ámbito de la Secretaría de Justicia, luego de que expresara temor por la seguridad de su familia, por lo que fue alojado transitoriamente en un lugar reservado.

Contradicciones

El jueves en la fiscalía de Stornelli el propio Centeno había hecho alusión a los cuadernos y habría confirmado: "Los tengo yo". Sin embargo, agregó ante el fiscal la posibilidad de que tal vez su mujer los hubiera llevado a lo de su madre o su hermano (suegra y yerno de Centeno). 

Frente a estos dichos, el fiscal decidió ir hacia la casa del ex chofer a corroborar su declaración.  Al llegar se encontraron con la mujer de Centeno y ella preguntó "¿Qué cuadernos?", al momento de ver entrar a su marido acompañado en búsqueda de los mismos. El hombre fue directo a un placard donde aseguraba allí estaban,  "¿Pero no te acordás que los habías quemado?", le dijo entonces su pareja, mirándolo fijo a los ojos. "Sí", contestó él, y explicó entonces que debía llamar a alguien más que podía aportar información, pero no tenía su teléfono.

Revisaron toda la casa y no encontraron nada. Fueron hasta la presunta vivienda de su cuñado en Bella Vista y el resultado fue negativo también. De este modo, el propio detenido puso en riesgo el acuerdo de acogerse a la figura del arrepentido, dado que aquel que lo hace, se entiende que no puede mentir. Por este motivo, Centeno solicitó ampliar su declaración, algo que efectivamente hizo el viernes por la noche, y allí le relató al magistrado que efectivamente había quemado los cuadernos en la parrilla de su casa y sin testigos. Todo muy extraño, por cierto. Ahora, los cuadernos de la coima que eran prueba irrefutable de la corrupción, nos enteramos que ya no existen. Los jueces no debieron primero asegurarse la prueba en lugar de manejarse con fotocopias o la versión periodística de un diario? (Perfil)

Pedido de nulidad

El ex secretario General de la Presidencia, Oscar Parrilli, pidió la nulidad de la causa en la que se investigan los cuadernos que detallan supuestos pagos de coimas de empresarios a funcionarios del gobierno anterior.

Además, según publica el portal Infobae, Parrilli recusó al juez del caso Claudio Bonadio.

Fuentes judiciales informaron que así lo hicieron los abogados de Parrilli, Roberto Boico y el ex jefe de Gobierno porteño Aníbal Ibarra, en dos presentaciones.

La defensa solicitó que el juez no siga interviniendo en la causa hasta tanto se resuelva su recusación.

Los abogados plantearon varias objeciones sobre la causa para pedir su nulidad. Una fue que el expediente quedó radicado en el juzgado de Bonadio "de una manera extraña" porque se inició dentro del expediente del Gas Natural Licuado y sin el sorteo mediante la Cámara Federal.

"Si ello es así, entonces, pareciera que no fue un error o una equivocación, sino fruto de una maniobra oculta e ilegal para radicar esta causa en el juzgado nro. 11 del fuero, quizás con el propósito de que aquí sustanciarían imputaciones contra funcionarios del anterior gobierno", señaló la defense en su escrito y explicaron que el planteo lo hicieron por las informaciones publicadas en los medios ya que no tuvieron acceso a la causa porque se encuentra bajo secreto de sumario.

Otra objeción fue sobre Oscar Centeno, el chofer del ex funcionario de Planificación Federal Roberto Baratta y quien escribió los cuadernos. Señalaron que al abogado de Centeno, Norberto Frontini, se le impidió tener la entrevista personal antes de la indagatoria. Sostuvieron que Centeno preguntó por él y que luego que el chofer estuvo reunido 40 minutos con el fiscal federal Carlos Stornelli desde el juzgado le dijeron que había renunciado al patrocinio y que iba a tener un defensor oficial.

"Es decir, al detenido Centeno lo privaron de ser asistido por su abogado, lo tuvieron en un despacho "negociando" con el fiscal sin asistencia letrada (tal como taxativamente lo exige la ley 27.304 en su artículo 8) y finalmente lo "convencieron" de que designara al defensor official", criticaron Boico e Ibarra.

El tercer punto fue sobre los ocho cuadernos cuyos originales no están en la justicia, lo que impide la posibilidad de hacer medidas de prueba como una pericia caligráfica. "Para ser claros, se detuvieron a una decena de sujetos supuestamente indicados minuciosamente enlas fotocopias del cuadernito que sería la prueba de los cohechos (activo y pasivo) aquí discurridos, pero una vez detenido el presunto autor de ellos (Centeno), se le extrae una confesión forzosa y deliberadamente viciada por autoincriminación prohibida por el 18 constitucional, para justamente dar con la prueba (cuadernitos) de los que no se contaban", objetaron.

Parrilli, también ex titular de la Agencia Federal de Inteligencia durante el kirchnerismo, es una de las 18 personas citadas a indagatoria a partir del próximo lunes junto con la ex presidenta y actual senadora, Cristina Kirchner. "Nada tiene que ocultar nuestro defendido respecto de esas supuestas anotaciones, pero no se puede tolerar un proceso judicial con características procedimentales que rozan la ilicitud y lo delictivo", aclararon en el escrito.

También recusaron a Bonadio. Los abogados hicieron referencia a "la evidente parcialidad del instructor Claudio Bonadío y su obsesión persecutoria más allá de la ley, se evidencia la parcialidad en el ´secreto´ y ´sin control de partes´ de este proceso durante meses".

Explicaron que Parrilli denunció a Bonadio penalmente por abuso de poder y en el Consejo de la Magistratura de la Nación por mal desempeño. Fue porque el magistrado procesó al ex funcionario en la causa por los gastos de un libro sobre la gestión del kirchnerismo tergiversando las declaraciones de dos testigos.

La recusación primero tiene que ser aceptada o rechazada por Bonadio a través de un informe que luego eleva a la Cámara Federal. Ese tribunal resuelve si el juez continúa en la causa o es apartado. (Diario Registrado)

twitter.com/ApuntesSL