Escrito en .

Heredará una fortuna al ser reconocido hijo de Fangio

El jubilado Rubén Vázquez llevaba casi 15 años pugnando judicialmente por ser reconocido como el hijo del mítico Juan Manuel Fangio, cinco veces campeón del mundo de Fórmula 1.

Al morir el 'Chueco', sin hijos reconocidos, heredará una fortuna estimada en 50 millones de dólares, que deberá compartir con otro medio hermano, Cacho Fangio, quien también reclama el apellido.

La vida de Juan Manuel Fangio, uno de los mejores pilotos de la historia, da para una película o una serie. Cinco veces campeón del mundo de Fórmula 1 en una época en la que raro era el Gran Premio en el que no moría un corredor, se convirtió en un ídolo eterno para Argentina, al lado de otras leyendas como los futbolistas Diego Armando Maradona o Alfredo Di Stéfano, el boxeador Carlos Monzón, el golfista Ángel Cabrera o el jugador de baloncesto Manu Ginobili.

Sus éxitos deportivos ya le colocan en los altares del deporte albiceleste, pero su vida personal no fue menos emocionante. Sufrió un secuestro por parte de la revolución cubana de Fidel Castro (acabó siendo amigo de uno de sus captores), le acusaron de colaborar con la dictadura de Jorge Videla e incluso de ser agente del espionaje estadounidense, soviético o doble, en función de quién lanzara el rumor.

Su pasión por el automovilismo le impidió tener esposa. Tuvo muchos escarceos y se le conocieron varias novias, pero nunca sentó la cabeza. Por eso, a su muerte en 1995, su fortuna quedó sin herederos. Hasta hoy. Y es que había un muchacho que durante muchos años destacaba por su parecido con el 'Chueco'.

La pequeña localidad de Balcarce no hacía más que destacar cómo se parecían Rubén Vázquez, el hijo de la señora Basili, con el habitante más ilustre de la ciudad, muy cercana a Buenos Aires.

Conforme pasaban los años, más se parecía este ferroviario al legendario piloto de Fórmula 1: misma nariz aguileña, misma mirada caída, y hasta la alopecia. En 2005, durante una revisión médica, el doctor le recomendó que se hiciera una prueba de ADN. Comenzaba así una dura lucha judicial por reconocer sus derechos, y 13 años después lo han confirmado: Rubén Vázquez, ya jubilado, es hijo de Juan Manuel Fangio.

La carta de su madre horas antes de morir en 2012, con casi 103 años, fue lo que le animó a ir hasta el final: ahí reconocía ante notario que su hijo era fruto de una relación con Fangio a principios de los años 40, justo antes de que comenzara el Mundial de Fórmula 1.

Además de la satisfacción personal de ver reconocido su nombre real, algo que le reconocieron en 2017, también hay un beneficio económico extra: se estima que la fortuna que va a heredar es de unos 50 millones de dólares. El Juzgado Civil Nº19 del poder Judicial de Argentina le ha declarado heredero universal.

"Estoy muy contento. La firma del juez fue una cosa muy especial, algo muy esperado. Fue un camino muy largo y difícil, una lucha intensa. Arranqué en 2005, yo no pensaba que iba a pasar tanto tiempo y que iba a haber tantos inconvenientes. Pero todo llega", explicó Rubén Vázquez, ahora ya Rubén Fangio.

twitter.com/ApuntesSL 

Noticia relacionada: 

La historia de Rubén, el hijo de Fangio