Escrito en .

Los gobernadores rechazan firmar apoyo al Presupuesto

Urtubey y Schiaretti plantearon firmar una adenda al Pacto Fiscal. Los cruzaron Verna, Zamora y Rodríguez Saá. 

Los mandatarios peronistas y el gobierno nacional quedaron cerca de un acuerdo para aprobar el Presupuesto 2019 pero no firmaron nada. Fracasaron las estrategias de Juan Manuel Urtubey y Juan Schiaretti, quienes pretendían que la ley de leyes llegara al parlamento como un paquete cerrado. Sin consenso, el salteño admitió que todo se definirá en el Congreso. 

 Mauricio Macri logró salvar la baja de Ingresos Brutos, pero no pudo mantener la disminución de Bienes Personales que seguirían tributando 1%. En el presupuesto se prevé una inflación del 23% y un dólar a 42 pesos. 

En el Consejo Federal de Inversiones, escenario de legendarias reuniones en los ´90, hubo todos los climas y humores, pero los contrapuntos, al parecer, dieron lugar a un principio de entendimiento. Por eso el Pacto Fiscal solo se cumplirá a medias el año próximo. 

Los mandatarios -con excepción de Carlos Verna y Alberto Rodríguez Saá- participaron luego de una reunión con Mauricio Macri en Casa Rosada. 

Las diferencias dentro del peronismo quedaron expuestas al final del encuentro. Mientras el salteño Juan Manuel Urtubey dio por descontado que los legisladores del PJ acompañarían el presupuesto del oficialismo, su par Verna expresó exactamente lo contrario.

"No se pudo hacer un comunicado porque no hay acuerdo", expresó el mandatario pampeano al finalizar la reunión. El gobernador mantuvo un cruce con Urtubey que confirmó la rivalidades existentes al interior del peronismo. Además el pampeano ratificó que no adherirá al pacto fiscal pese "a las presiones del gobierno". 

Gerardo Zamora, Gildo Insfrán, Rodríguez Saá, además del pampeano, fueron los más duros a la hora de negociar con el gobierno, representado por Rogelio Frigerio. El ministro del Interior tuvo que abandonar el protocolo macrista de las "buenas ondas" y debió sumarse a la retórica más beligerante del PJ. 

Tanto Verna como Rodríguez Saá fueron dispuestos a dinamitar las conversaciones pero no lograron conmover a sus colegas. Más allá de sus posturas frente al gobierno, los mandatarios peronistas pueden darse por satisfechos: las negociaciones aún no terminaron y lograron torcerle el brazo a Macri en los puntos más conflictivos del Presupuesto. 

Por una parte cincharon para que volvieran las retenciones al campo, una de las principales promesas de campaña que el Presidente debió volver atrás y que conflictuará a la base electoral del oficialismo. 

La transferencia de los transportes sin subsidios a la ciudad y a la provincia de Buenos Aires es un golpe directo a dos de los presidenciables macristas, Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal. Pero no sólo a ellos: el alcalde cordobés Ramón Mestre y su par rosarina Mónica Fein también deberán asumir costos inesperados que obligarán a recortar en otras áreas, algo que puede ser muy peligroso, sobre todo en un año electoral. 

La Tarifa Social de servicios públicos, que también iba a pasar de la jurisdicción nacional a la provincial, finalmente seguirá en manos de la Casa Rosada. 

Tal vez el peor ejemplo de todos para la Casa Rosada es el aumento de bienes personales: según el pacto fiscal debían reducirse al 0,25% para 2019, pero el gobierno ya se resignó a que el número se mantenga en 1% tal como ocurre en la actualidad. 

La baja del impuesto había sido uno de los incentivos para blanquear dinero argentino que estaba fuera del circuito bancario. 

"Es fundamental que este presupuesto para el año 2019 sea equilibrado entre los ingresos y los gastos. Hay un consenso total respecto a este punto y en la necesidad de trabajar juntos para que podamos contar el próximo año con un presupuesto equilibrado en línea con los compromisos que asumimos", expresó Frigerio a la salida del encuentro. El ministro se mostró optimista en que haya acuerdo entre el Gobierno y las provincias. (LPO) 

Rodríguez Saá 

Tras el encuentro que mantuvo con el resto de los mandatarios provinciales en la sede del Consejo Federal de Inversiones (CFI), el gobernador puntano señaló: “Hubo un acuerdo, y es que tenemos que conocer el presupuesto, para recién aprobarlo, modificarlo y comprometernos”. 

“Todos queremos un presupuesto equitativo y equilibrado”, señaló el gobernador de San Luis Alberto Rodríguez Saá tras la reunión con su pares de otras provincias. 

En un breve diálogo con la prensa, el gobernador puntano dijo que “en algo nos pusimos de acuerdo, porque la verdad es que discutimos mucho, es que para hablar de presupuesto primero hay que conocerlo, eso lo considero muy bueno y muy racional”. 

“Después el Gobierno nacional entregó una adenda para aquellos que firmaron el pacto fiscal, que también quedó en lo mismo: para firmar la adenda hay que conocer el presupuesto”, agregó. 

“Nos volveremos a reunir el lunes. Todos queremos que el país tenga un presupuesto y que sea equitativo”, reiteró. (ANSL) 

twitter.com/ApuntesSL