Escrito en .

Cumbre opositora para pedir cambios en el presupuesto

Legisladores, intendentes y vicegobernadores se reunieron en Ushuaia. Reclaman cambiar los artículos que golpean a la región. Participó Alberto Rodríguez Saá. 

La cuarta edición del foro patagónico se reunió este viernes en Ushuaia con presencia de intendentes y legisladores opositores y una consigna clara: frenar el presupuesto 2019 que el Gobierno quiere aprobar el 24 en Diputados y sancionar a mediados de noviembre en el Senado. 

Fue casi un grito de guerra repetido por diputados y senadores nacionales, intendentes de la zona y hasta de Alberto Rodríguez Saá, gobernador de San Luis, que venía de reunirse con su par fueguina Rosana Bertone, en una escala de su "Hay 2019", la consigna que lanzó para fomentar la unidad del peronismo contra Mauricio Macri. 

"Rogelio Frigerio me dijo que el presupuesto era un acuerdo histórico con el FMI. Se trabaja sobre el déficit y se recortan 600 mil millones sobre los más vulnerables, las universidades, la salud y la educación y se pagan 700 mil millones de deuda. Devolvámoselo y que haga otro para los argentinos", sugirió Rodríguez Saá desde la cabecera del salón principal del coqueto Hotel Las Hayas, ubicado en las montañas de la ciudad más austral del planeta. 

Después, el puntano bajó línea electoral. "Hay que armar un frente patriótico que defina candidatos en internas. Nuestro único límite es Macri", afirmó. Junto a él estaban los vicegobernadores de Santa Cruz, Pablo González y de Tierra del Fuego, Juan Carlos Arcando; el intendente local Walter Vuoto y el diputado Matías Rodríguez, kirchneristas de paladar negro. 

Lograron que suspendiera la medida, pero como explicó LPO, el presupuesto de 2019 reduce las asignaciones y las jubilaciones futuras de los patagónicos y golpea a la zona con otras medidas como la suba de Ganancias a los empleos mejor remunerados mediante la quita de deducciones, un cambio que incluso puso en alerta a los trabajadores petroleros, que podría derivar en un grave conflicto en la región. 

"Este es un presupuesto hecho de cara a Wall Street y por eso le estamos pidiendo a nuestros legisladores que lo retiren y lo vuelvan a considerar", anunció González, que dejó saludos de la gobernadora Alicia Kirchner y del diputado Máximo. 

"Todas las provincias tienen al menos un aumento interanual de 20 o 30% y Santa Cruz menos 20%. Esto no es un proyecto de Estado, sino de negocios. Por eso no vamos a votar la adenda al pacto fiscal", confirmó el vicegobernador de Santa Cruz. 

"Es triste ver cómo nos ataca este Gobierno con decretos. Están ensañados con la Patagonia. No me vengan con el verso de que se llevaron todo: nos dieron todo", reivindicó al kirchnerismo el vice fueguino. 

Tras un break para almorzar, el foro se retomó con decenas de airados discursos centrados en buscar una estrategia para presionar con éxito al Congreso para que no sancione la ley de leyes hasta que no se cambien los aspectos más duros con la región. 

"No hay grises: o se acompaña o no acompaña y se verá de qué lado están, porque el impacto lo va a recibir la gente", advirtió Carlos Linares, intendente de Comodoro Rivadavia, del Frente para la Victoria como la mayoría de los invitados, en un mensaje a quienes piensan abstenerse para facilitar la sanción con un discurso opositor. "No podemos dejar a los legisladores solos en esta pelea. El cometido es el rechazo total al presupuesto", insistió. 

Me preocupa que el Presupuesto tendría dictamen, cuenta con los votos para aprobarse en Diputados el 24 y luego en el Senado es un paquete cerrado, si hasta Miguel Pichetto dijo que se va a acompañar. 

La senadora nacional de Santa Cruz, Ana Ianni, propuso llamar a los patagónicos de otras fuerzas. "Me preocupa que el presupuesto tendría dictamen, cuenta con los votos para aprobarse el 24 y luego en el Senado es un paquete cerrado. Si hasta Miguel Pichetto, jefe del justicialismo, dijo que va a acompañar", se lamentó su compañera de bancada Nancy González. La escuchaba a pocos metros el fueguino Mario Daniele, prosecretario administrativo del Senado y mano derecha del rionegrino. Ya no estaba cuando el legislador neuquino Ramón Rioseco, intendente de Neuquén, calificó a su jefe de "energúmeno" y "porrista del que pasa por su despacho". 

"Temo que para la reunión de La Pampa esté todo cocinado. Armemos una comisión. No somos empleados de los gobernadores", subió de tono González. 

Y logró encender a sus colegas. "Hay que darle más volumen a estas reuniones, incorporar a los intendentes. No hay patagónico bien parido que pueda acompañar el presupuesto del FMI", presionó el diputado Darío Martínez, también del FpV-PJ. 

"Hay que pasar a la acción y tenemos que saber qué hacemos si el Presupuesto es aprobado", se sumó su par Santiago Igon, de Chubut.