Escrito en .

Se cumplen 44 años del Golpe Militar de 1976

En plena pandemia del coronavirus, se conmemora un nuevo aniversario del golpe cívico-militar que inauguró la noche más triste para todos los argentinos.

Este 24 de marzo no será uno más. Faltarán miles de personas en la calle en reclamo de un "nunca más" a un golpe de Estado en la Argentina. El coronavirus obligó al Gobierno y a las organizaciones de Derechos Humanos a cancelar las marchas por la Memoria, Verdad y Justicia. Sin embargo, se realizarán actividades virtuales a 44 años del último golpe cívico-militar.

Abuelas de Plaza de Mayo, Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Familiares de Desaparecidos, HIJOS y el CELS organizan un “pañuelazo virtual” para recordar a los 30 mil desaparecidos del autoproclamado “Proceso de Reorganización Nacional”.

A 44 años del golpe cívico-militar, el presidente Alberto Fernández pidió recordar a los 30 mil desaparecidos "desde casa".

"A 44 años del golpe genocida, y ante la imposibilidad de marchar como todos los años por motivos de público conocimiento, las Abuelas llamamos a la sociedad a poblar las redes de posteos que nos ayuden a visibilizar que la Memoria sigue viva", pidieron a través de un comunicado las Abuelas de Plaza de Mayo.

Las organizaciones convocaron a compartir en redes sociales fotos con pañuelos blancos para exigir Memoria, Verdad y Justicia. “Ponelo en tu balcón, puerta o ventana. Sin marcha, pero con memoria", señala la invitación.

A las 19:30 se realizará la tradicional lectura del documento de los organismos de Derechos Humanos en conmemoración a las víctimas del terrorismo de Estado. Los canales de televisión que así quisieran, podrán levantar la transmisión.

En el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia, decimos #NuncaMás y acompañamos el reclamo de justicia y memoria para las víctimas.

En las redes sociales, convocaron a utilizar las etiquetas o hashtags “#PañuelosConMemoria #24M #44AñosDelGolpe #Son30000 #MemoriaVerdadYJusticia”.

Con muchos de los uniformados que participaron de la asonada ya fallecidos, en la actualidad el poder militar aparece ciertamente subordinado al poder civil y participando en acciones de colaboración por la emergencia sanitaria. Algunos volando a repatriar compatriotas varados por el mundo. Otros patrullando las calles. En algunos casos, previendo espacios para módulos hospitalarios.

Es cierto: Nunca Más. Por supuesto: Memoria y Justicia. En el presente, militares haciendo lo que se espera de ellos: que dignifiquen su vocación de servicio y presten honor al uniforme. Con aquellas consignas en alto y este compromiso, tal vez la sociedad pueda empezar a cicatrizar sus miles de dolorosas heridas.  

Twitter.com/ApuntesSL