INTIMACIÓN del Abogado GONZALO ESTRADA a su colega LETICIA LATINI y la RESPUESTA

En el marco de la causa que investiga la muerte de Johana Galdeano a manos de su ex pareja, el Secretario General de UOCRA Juan Carlos Solalinde, el letrado que defiende a éste último, Gonzalo Estrada, emplazó a la abogada que representa a la querella, por haberlo acusado presuntamente de “una suerte de complicidad” en el encubrimiento del femicidio ocurrido el 26 de mayo último, según publicó El Diario de la República, en su edición del 8 de junio pasado.

En esa ocasión, la abogada que representa a la familia de Johana Galdeano, Leticia Latini, adelantó que evaluaba recusar a la jueza Mirta Ucelay, quien si bien procesó a Juan Carlos Solalinde no lo hizo con perspectiva de género.

“Creo que ya es evidente no solamente el amiguismo que tiene (la magistrada) con Gonzalo Estrada (el defensor del femicida), que manifestó durante todo el desarrollo del proceso, sino que es una persona que no tiene perspectiva de género y que tildó a Johana de violenta. En los considerando (de la resolución) puso que había violencia de las dos partes. Solalinde le pegó cinco tiros con una Magnum. ¿De qué está hablando, cuando todos los testigos acreditaron que la chica vivía siendo amenazada y violentada? Ella (la víctima) al último rebalsó por todo lo que Solalinde le hizo y porque no sabía que él estaba planeando todo esto. Cualquiera se daba cuenta, menos la jueza”, consideró Latini en la entrevista.

Luego agregó en referencia a la audiencia: “Mostró maltrato a los testigos y complicidad con Estrada. Yo me sentí totalmente humillada, degradada. Me levanté más de una vez y le dije si quería que me retirara, porque sentía que estaba de más ahí. Es más, delante de la madre de Johana me dijo ‘¿para qué vas a ofrecer testigos?’”, comentó Latini.

Sumando cuestionamientos hacia el accionar de la magistrada, Latini sostuvo que la jueza Ucelay no dejó que un testigo expresara que hubo «un amedrentamiento de parte de la gente que estaba en la casa del imputado, que contaminó la escena” y también “policías que ensuciaron el lugar del crimen». Se refería puntualmente a un efectivo que es «íntimo amigo de Solalinde» y puso el vehículo “adelante del auto de Johana, donde también había sangre», afirmó.

Al respecto, la abogada agregó que pensaba aportar pruebas para presentarle una nota al jefe de Policía, comisario general Darío Neira, para que eso se investigue. “Ese policía, según dijo, estuvo pasado a disponibilidad y ahora es jefe de una división. Es el que puso el auto, un Peugeot, en la escena del crimen y eso se ve en una transmisión en vivo que hizo un programa de radio en el lugar”, detalló.

“En su declaración obviamente no habló bien de Johana, habló a favor de Solalinde. Según su testimonio, fue el primero que llegó al lugar del hecho y dijo que después, cuando llegó a su casa, encendió su teléfono, vio que tenía una llamada de Solalinde y que no sabe qué pasó, pero la borró. Explicó que fue hasta allí porque le dieron conocimiento los efectivos de la Comisaría 8ª, que llegó antes que ellos. Luego, los de la comisaría dijeron que arribó después”, indicó.

También señaló que la magistrada no hizo lugar al testimonio de otro efectivo. “A él lo puso como testigo la defensa, diciendo que era quien filmó unos videos que se viralizaron. En realidad no los filmaba él, porque se la escucha decir a Johana ‘y vos Federico ¿qué me filmas?’, en referencia al jardinero (de la casa de Solalinde), que salió como testigo diciendo que él no escuchó los disparos”, expresó Latini.

Finalmente la letrada dijo sentirse asombrada por los considerandos, y porque “la jueza hizo la vista gorda” ante quienes, para ella, tuvieron una suerte de complicidad, como el jardinero (con su declaración), el policía que estuvo en el lugar (con su accionar) y hasta el defensor. “Lo ayudó a planear todo, porque fue el que le hizo las denuncias, el que le hizo las presentaciones”, consideró.

Este sería el párrafo por el cual el abogado Gonzalo Estrada envió una carta documento a Latini, intimándola a que “ratifique o rectifique sus aseveraciones lesivas de mi estima y honor personal…” (…) “bajo apercibimiento de interponer en su contra acciones legales por calumnias e injurias” (arts. 109 y 110 del Código Penal).

Al día siguiente, Leticia Latini colgó un posteo en su Facebook, donde reiteró que ella no mentía e invitó a escuchar una entrevista que le efectuó una radio, en la que pareció responderle a Estrada: “ESTA PROFESION NO ES PARA COBARDES U OBSECUENTES A CIERTOS PERSONAJES INEXISTENTES JURIDICAMENTE…..”, enfatizó.

Cinco días más tarde, publicó otro sugestivo posteo.

La disputa entre letrados está planteada y agrega un condimento extra a este escabroso caso delictivo que tiene preso al titular de la UOCRA, Juan Carlos Solalinde. Casualmente, también se encuentra tras las rejas el ex Secretario General de SMATA y senador provincial, Ariel Rosendo, por otro caso de violencia de género, causas ambas que encuentran a Latini del lado de las víctimas mujeres.

La abogada se comunicó con Apuntes de San Luis e hizo llegar la respuesta que formuló a Estrada.