La dramática vida del hombre más alto del mundo, con casi 2,50 mts.

Djharmendra Pratap Singh es el hombre más alto de India y solo está dos pulgadas por el hombre más alto del mundo. Tiene apenas 35 años de edad y mide 8 pies con 1 pulgada, alrededor de 2 metros con 46 centímetros, pero su altura descomunal lejos de ser un regalo, se ha convertido en su peor pesadilla.

Es que Djharmendra tiene serios problemas de salud, se fracturó los huesos de la cadera, por lo que tuvieron que operarlo y ponerle una prótesis y solo puede caminar trayectos cortos apoyado en un bastón.

Djharmendra dice que necesita pedir ayuda para las “cosas pequeñas”, como ir al mercado a hacer la compra o necesita ir acompañado mientras se desplaza en auto de un lugar a otro.

«Hace unos meses, me fracturé el hueso de la cadera. Me trataron en Delhi. Tengo una prótesis en la cadera y tengo que soportar el dolor por eso”, narró Djharmendra en entrevista a Barcroft Media.

Este hombre que cree que su descomunal altura es genética, porque su abuelo materno medía 7 pies con 3 pulgadas (2.22 metros), ha podido ver  cómo la curiosidad de la gente se ha transformado en una especie de morbo.

Recuerda que cuando era niño fue acosado por sus compañeros de escuela que lo llamaban “jirafa” o “camello”.

Aunque terminó sus estudios superiores, nunca pudo encontrar un trabajo. Dice que siempre le cuestionaban en las entrevistas de trabajo si su altura no era impedimento para hacer las labores que se le encomendaran.

La falta de oportunidades lo llevó a tomar un trabajo en una feria local. En el parque de atracciones le tienen designada una carpa y en la entrada hay un cartel que lo compara con un poste de luz y asegura que come 25 huevos en el desayuno y 25 litros de leche al día.

En una especie de jaula o corral, Djharmendra aguarda paciente a ser el centro de las miradas de todo el que entra a la carpa para verlo. Cobra alrededor de 10 centavos por fotografía. Hay gente que le paga, pero otros huyen sin pagar la cuota y eso lo deja descorazonado, pues es parte del sustento del día.

Además cuenta con un salario mensual que oscila entre los US$126 y eso le da para sobrevivir.

Muchas veces, Djharmendra tiene que viajar entre una feria y otra. Lo acompaña siempre su fiel sobrino Ravi.

En los últimos años, lo que ha tenido más triste a Djharmendra es que no ha logrado conseguir a una compañera de vida.

“Las mujeres están muy interesadas en mí. Me hablan y se ríen, pero nunca he conocido a nadie a quien pudiera admirar”, dice Djharmendra Singh en la entrevista con Barcroft Media.

Aparentemente ninguna mujer quiere hacerse cargo de él, pues gana poco y ven cómo su salud se va deteriorando. Casi nadie quiere ocuparse de él cuando llegue el momento más crítico.

Sin embargo, Djharmendra es un ser humano noble, a decir de los vecinos que lo conocen de toda la vida.

“Los vecinos solían hablar mucho sobre su estatura, ya que nunca antes habían visto a alguien como él, pero nunca prestó atención a lo que la gente decía. Siempre fue una persona muy optimista y alegre”, Suman, vecino de Djharmendra.