Malestar por CARENCIAS en la atención de NEUROPSICOLOGÍA del POLICLÍNICO REGIONAL

En las últimas semanas han resurgido las quejas por deficiencias en el servicio de Neuropsicología en el Hospital Juan Domingo Perón de Villa Mercedes.

La problemática se agravó a partir de junio de 2020, cuando en plena pandemia se dispuso el cierre de esta unidad que funcionaba en el área de Salud Mental, y que era la única que existía en el ámbito de la salud pública en la provincia, con un equipo multidisciplinar especializado en la Evaluación, Diagnóstico y Tratamiento de distintos problemas neurológicos.

Bajo pedido de reserva de identidad, un familiar de un joven que requiere una terapia especial por su patología, detalló que a partir del cierre -comunicado por la Coordinadora, Dra. Rosa Dávila- se dejaron de adquirir kits para las diferentes terapias, entre otros insumos, al tiempo que los pocos profesionales que cuentan con esta subespecialidad fueron derivados a cumplir tareas como médicos clínicos o a hacer guardias en servicios destinados a pacientes con COVID-19.

Naturalmente esto afectó la atención de un gran número de pacientes, muchos de ellos menores y adolescentes, tanto con trastornos neurológicos como con problemas de aprendizaje, por lo que sus familiares habrían hecho conocer sus quejas.

El problema es que este servicio, que funcionaba desde 2014, atendía aproximadamente 200 consultas por mes y en la actualidad apenas concede 3 o 4 turnos por día, ante la carencia de profesionales y el virtual desmantelamiento que se hizo de la Unidad de Neuropsicología.

“Yo sé que el problema no son los médicos, no tenemos nada que decir de ellos. Sino de la Dirección del Hospital, que no les brinda los recursos que tenían antes y encima muchos días no atienden porque deben hacer guardias en otros lugares, para atender pacientes con Covid. Pero hay muchos médicos, no entiendo por qué no mandan a otros en lugar de dejarnos en banda a nosotros. Yo no tengo recursos para ir a una clínica privada, pero además si tuviera no hay este tipo de especialistas en la provincia”, dijo una madre.

Ante esta situación, la única salida para los familiares es asistir a centros privados de otras ciudades, como Río Cuarto, Córdoba o Mendoza, pero la mayoría no posee una situación económica que le permita costear el traslado y además los honorarios profesionales y otros gastos como los medicamentos.

“La verdad es que no entendemos por qué se cerró este servicio. No lo comprendemos. Nadie nos dio una explicación. Es como que no les interesa. Eso nos da mucha angustia e impotencia. Además yo no creo que sea por una cuestión económica, porque la provincia ha hecho un hospital en San Luis que nos salió a todos una fortuna. Dicen que es de alta complejidad, pero está cerrado desde principios de año y aquí nos faltan especialistas. ¿Usted me puede explicar esto?”, enfatizó.

«Sinceramente ya no sabemos qué hacer. Hemos presentado notas pero nadie nos responde. Ojalá que a partir de estas denuncias que hacemos por los medios les dé algo de vergüenza y vuelvan a crear la unidad que cerraron. Capaz que como están todos de campaña esta vez nos den una solución, sino vamos a comenzar a movilizarnos para que el hospital nos vuelva a dar una cobertura como teníamos hasta el año pasado, porque es lo único que les duele», concluyó.