Murió de coronavirus Kenzo; Trump dice recuperarse

El diseñador japonés Kenzo Takada falleció en París a los 81.

 

El diseñador Kenzo Takada, famoso mundialmente por su marca de ropa y sus perfumes, murió este domingo de coronavirus, a los 81 años. En tanto que ayer sábado el presidente norteamericano Donald Trump reapareció con un video, en el que dice sentirse mucho mejor y que pronto retomará sus funciones.

KENZO

Primer diseñador japonés que se impuso en París, donde hizo toda su carrera e hizo famoso su nombre, Takada falleció “en el Hospital Americano de Neuilly-sur-Seine (a las afueras de París) a causa del covid-19”, dijo el portavoz en un comunicado.

Nacido el 27 de febrero de 1939 en Himeji, cerca de Osaka, se apasionó de muy joven por el diseño y la costura que aprendían sus hermanas. Llegó en barco al puerto francés de Marsella en 1965 y se fascinó por París. Aunque estaba de paso, se instaló en la capital francesa definitivamente.

Takada gozó de su primera oportunidad cuando la revista Elle presentó uno de sus diseños en su portada en junio de 1970. Al año siguiente, el diseñador, que ha vestido a celebridades como Beyonce y Rihanna, ganó el premio del Fashion Editor Club of Japan. En octubre de 1976, Kenzo abrió su tienda insignia, Kenzo, en la Place des Victoires, en el inicio de una larga relación con Francia.

Seis años después de su primera colección, fundó su propia marca con solo su nombre de pila. Lanzó su primera línea masculina en 1983; su primer perfume, en 1988. En 1993, la firma fue adquirida por el grupo de lujo LVMH.

Takada se retiró de la moda en 1999 y se dedicó a proyectos más puntuales, como el diseño de interiores. Con sus “casi ocho mil diseños”, el japonés “nunca dejó de celebrar la moda y el arte de vivir”, indicó su portavoz.

TRUMP

El presidente estadounidense, Donald Trump, aseguró ayer sábado en un vídeo grabado desde el hospital militar en el que está ingresado que se encuentra «mucho mejor» y que está trabajando para «volver del todo», aunque «la verdadera prueba será en los próximos días». Reaparece así tras la incertidumbre sembrada sobre su estado de salud.

El vídeo, que ha divulgado en la red social de Twitter, muestra al presidente detrás de un escritorio con camisa y chaqueta, pero sin corbata.

Posteriormente, la Casa Blanca ha remitido dos instantáneas de Trump fechadas este sábado en las que se le puede ver trabajando (con el pelo más desordenado de lo habitual) desde el mismo escritorio en la suite presidencial y en soledad en una sala de conferencias en el hospital militar Walter Reed.

«Llegué aquí, no me sentía muy bien, pero ahora me encuentro mucho mejor. Estamos trabajando duro para volver del todo. Tengo que volver porque todavía tenemos que hacer Estados Unidos grande de nuevo», asegura Trump en el vídeo en el que añade: «creo que estaré de vuelta pronto».

«Me siento bien, pero en los próximos días parece que será la verdadera prueba. Veremos lo que pasa en los próximos dos días», añade el mandatario.

«Quiero terminar la campaña de la manera que lo hemos estado haciendo», apunta Trump, que ha tenido que suspender todos sus compromisos públicos desde el jueves por la noche, cuando se hizo público que había dado positivo por COVID-19.

El viernes por la tarde, Trump fue trasladado al hospital militar Walter Reed, a las afueras de Washington, para recibir un cuidado más intensivo por parte de su equipo médico.

«Vamos a ganar a este coronavirus o cómo lo quieran llamar», ha afirmado el mandatario en el vídeo.

«No podía quedarme en la Casa Blanca encerrado. Sin salir, sin poder ir siquiera al Despacho Oval», ha señalado el mandatario, quien ha dicho que tenía que «confrontar el problema» de su enfermedad.

Las terapias experimentales que están probando y las que él está recibiendo son un «milagro que viene de Dios», ha opinado.

Trump también ha señalado que su esposa, Melania Trump, está «manejándolo muy bien», ya que además, es más joven que él. «Un poquito más (joven)», ha añadido Trump, de 74 años, 24 años mayor que su mujer.