“No rompan la chimenea, rómpanlo a él”, le dijo a los bomberos

 

Un hecho de raras características ocurrió en la localidad de Artigas en Uruguay. Un ladrón quiso ingresar a una vivienda por una chimenea y quedó atrapado.

El propietario de la vivienda se negaba rotundamente a que rompieran su chimenea para hacer el rescate.

El delincuente de 23 años ingresó a una vivienda en la ciudad de Artigas, en el extremo norte del Uruguay, con intención de robo. Pero quedó atrapado en la chimenea.

El insólito hecho fue reportado a la policía por el propietario de la casa, quien hizo la denuncia a la policía luego de escuchar ruidos en la chimenea de su hogar.

El joven delincuente había quedado atrapado en la estrecha construcción y cuando llegaron los efectivos policiales descubrieron que no podían sacarlo, por lo que decidieron llamar a los bomberos.

Al ver la intención de los rescatistas, el dueño del inmueble se negó a que rompieran la chimenea. «Que no rompan nada, que lo rompan a él», dijo el hombre.

«Lamento mucho, pero acá se va a tener que romper. Si él se muere asfixiado es su responsabilidad», le respondió el responsable del operativo, según da cuenta el portal Montevideo.

Finalmente, el frustrado ladrón fue rescatado y detenido. El jefe de Policía de Artigas, Adolfo Cuello, dijo a medios locales que el sujeto tiene varias «anotaciones», con relación a su frondoso prontuario.