OTRO PROTOTIPO DE UNA NAVE DE SPACEX EXPLOTÓ EN ATERRIZAJE DE PRUEBA

Se trata del segundo experimento fallido en dos meses, de la aeronave que pretende llevar pasajeros a la Luna y a Marte, según el proyecto de Elon Musk

Un prototipo de una gigantesca aeronave con la que la compañía privada SpaceX quiere transportar seres humanos a la Luna y a Marte explotó este martes (02.02.2021) durante una prueba, en el que es el segundo intento fallido en casi dos meses.

El Starship Serial Number 9 (SN9), prototipo del cohete con el que SpaceX busca transportar hasta un centenar de personas y unas cien toneladas métricas de carga, fue lanzado sin problemas en torno a las 15H30 locales (21H30 CET) desde la base de la compañía en Boca Chica, Texas.

Posteriormente, a medida que alcanzaba una altura de 10 kilómetros, apagó progresivamente sus motores y luego realizó una serie de maniobras de prueba en posición horizontal. Cuando el cohete intentó regresar a una posición vertical para aterrizar, comenzaron los problemas, y las imágenes mostraron que llegó demasiado rápido y en un mal ángulo.

Aterrizó con un estruendo ensordecedor y estalló en llamas y una nube de polvo, pero el fuego no se extendió.

La inmensa nave despegó impulsada por tres motores tipo Raptor y alcanzó una altura de unos 10 kilómetros, menos que en el anterior test del 9 de diciembre, pero, como en esa prueba con el SN8, explotó al intentar aterrizar, creando una visible bola de fuego y a poco más de seis minutos de haber emprendido vuelo.

OPTIMISMO EN LA COMPAÑÍA

«Tuvimos, de nuevo, otro gran vuelo. Tenemos que trabajar un poco en ese aterrizaje», dijo el ingeniero de SpaceX John Insprucker durante la transmisión del vuelo hizo la compañía.

«Obtuvimos muchos datos buenos, y el objetivo principal, demostrar el control del vehículo en la reentrada subsónica, parecía ser muy bueno, y sacaremos mucho de eso», agregó el especialista en un tono positivo sobre el prototipo, construido con acero inoxidable.

El Starship, de 50 metros de largo y que se espera sea completamente reutilizable, es la gran apuesta de la firma de Elon Musk para el transporte de pasajeros y cargo, y es señalado como el que será «el vehículo de lanzamiento más poderoso del mundo jamás desarrollado».

SpaceX construye varios prototipos del Starship de forma simultánea en sus instalaciones en Boca Chica, Texas, y de hecho el SN10 ya está desplegado en una plataforma de lanzamiento.

La compañía ha logrado contratos con la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA) para realizar misiones de reabastecimiento de suministros y equipos de investigación a la Estación Espacial Internacional (EEI).