Prestigioso comentarista de TV, suspendido por masturbarse en Zoom

 

El destacado abogado, escritor y personalidad televisiva de Nueva York, Jeffrey Toobin, fue suspendido por la revista The New Yorker y ha pedido ausentarse de su trabajo como analista legal jefe de CNN, tras ser visto masturbándose en una conferencia telefónica por Zoom la semana pasada.

Según Vice News, Toobin se expuso accidentalmente tocándose sus genitales mientras participaba en un ejercicio de simulación de las elecciones presidenciales de Estados Unidos con prestigiosos colegas de la revista neoyorquina y la emisora de radio WNYC.

El escritor, quien tiene una gran presencia en las redes sociales con más de 270.000 seguidores en Twitter, aseguró que no se percató de que su cámara estaba encendida y otros podían verlo.

«Cometí un error vergonzosamente estúpido creyendo que estaba fuera de cámara. Pido disculpas a mi esposa, a mi familia, amigos y compañeros de trabajo», dijo Toobin a la publicación de Vice, Motherboard.

«Creí que no estaba visible en Zoom. Pensé que nadie en la llamada de Zoom podía verme. Pensé que había silenciado el video de Zoom», agregó.

Participantes de la reunión virtual revelaron a Vice bajo condición de anonimato que pudieron ver a Toobin masturbándose durante un intervalo con discusiones paralelas.

En un comunicado, el New Yorker indicó que el comentarista ha sido «suspendido mientras investigamos el asunto», pero se negó a responder otras preguntas de la agencia Associated Press.

Mientras tanto, un portavoz de CNN dijo en un comunicado que «Jeff Toobin ha pedido un tiempo libre mientras se ocupa de un problema personal, que le hemos concedido».

Toobin, de 60 años, ha sido escritor de la revista The New Yorker durante más de 20 años y se unió a CNN en 2002.

Es autor de varios libros, más recientemente «True Crimes and Misdemeanors: The Investigation of Donald Trump», publicado en agosto, mientras que sus otros trabajos incluyen «The Run of His Life: The People v. OJ Simpson» y «The Nine: Inside the Secret World of the Supreme Court».

El caso de algún modo remite al escándalo que envolvió al diputado nacional Juan Emilio Ameri, cuando en plena sesión protagonizó una involuntaria escena erótica y debió presentar su dimisión, que fue inmediatamente aceptada por la cámara baja.

Mientras Ameri estaba ante la computadora en su vivienda en la norteña provincia de Salta durante la discusión de varios proyectos legislativos, le corrió la camiseta a su mujer, que estaba sentada sobre su falda, y le besó un pecho, situación que fue vista por sus colegas.