Rodríguez Saá se anotó para una batalla perdida

 

 

En horas de la medianoche del lunes cerró el plazo para la presentación de listas en el PJ nacional, confirmándose que el presidente Alberto Fernández encabeza el sector más importante, pero el gobernador Alberto Rodríguez Saá armó un frente propio y se lanzó a competir contra el mandatario nacional.

Tal como se esperaba, Alberto Fernández encabeza la lista “Unidad y Federalismo”, con el apoyo de la mayoría de los gobernadores del peronismo. Si bien se perfila para conducir el PJ, se encontró con una sorpresa ya que finalmente no hubo una lista de unidad. En concreto el gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, presentó una lista propia, “17 de Octubre Fuerza Argentina”, y aspira a disputarle la conducción partidaria, horizonte tan difícil de alcanzar como vencer la pandemia con aspirinas.

La lista que lleva a Fernández como candidato a presidente propone cinco vicepresidentes: el gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof; el de Tucumán, Juan Manzur; la vicegobernadora de Chaco, Analía Rach Quiroga; sumados a las diputadas nacionales Cristina Álvarez Rodríguez y Lucía Corpacci.

Si bien en esa composición están integradas distintas facciones internas del PJ como el kirchnerismo, el peronismo bonaerense y parte de los gobernadores, no se consiguió que sea la única lista.

El gobernador de San Luis se anotó en la contienda con una lista con nombres vinculados también al kirchnerismo, que han generado sorpresa.  Lleva como vicepresidentes a la líder de la agrupación Tupac Amaru, Milagro Sala; el ex vicegobernador bonaerense Gabriel Mariotto; la esposa de Julio De Vido, Alessandra Minicelli, el referente de la Corriente Federal de Trabajadores, Ghilini Horacio, y la rectora de la Universidad Nacional de Lanús (UNLA), Ana Jaramillo.

Por último, Sergio Berni estuvo a un paso de presentar una lista propia pero finalmente la bajaron entendiendo que estaban representados por Axel Kicillof en la lista que encabeza Alberto Fernández.

Ahora habrá tiempo para que la junta electoral determine si los candidatos cumplen con los requisitos técnicos. Según algunos, hay dudas respecto a la lista de Rodríguez Saá por diferentes motivos. Por ejemplo, entienden que Milagro Sala no está afiliada al PJ y Minicelli tiene domicilio legal en la provincia de Buenos Aires, pero es afiliada al PJ de Santa Cruz.

La elección es el próximo 21 de marzo, pero el resultado es tan previsible que no genera ninguna expectativa.

Las especulaciones están centradas en precisar las razones por las que el mandatario puntano se decide a enfrentar una pelea que de antemano ya perdió. Algunos creen que, en realidad, pretende conformar una corriente interna, de fuerte cuño kirchnerista, para anotarse en la sucesión de Alberto Fernández, recogiendo en ambulancia aquellos dirigentes procesados o molestos con el presidente, que no se sienten contenidos en la gestión o atendidos en sus reclamos de un indulto o “ayuda oficial” frente a las causas judiciales.

Tampoco queda clara la incorporación de Mariotto, en provincia de Buenos Aires, aunque el mismo coincidiría en liderar una corriente pos-kirchnerista (sin Cristina ni Máximo), con miras a anotarse en la pelea por la gobernación de la provincia de Buenos Aires.