Sacerdote llama a los fieles a pedir perdón por votar a Bolsonaro

 

Un sacerdote en Brasil llamó a los fieles que cometieron el pecado de votar por Jair Bolsonaro a pedir perdón a Dios por elegir a un bandido para presidente, según reveló el portal Brasil 247.

‘Bolsonaro no sirve. Bolsonaro no vale nada. Y quien le votó debe confesarse, pedir perdón a Dios por el pecado que cometió, porque eligió a un bandido como presidente’, dijo el padre Edson Adélio Tagliaferro, de la iglesia Madre de Nuestra Señora de los Dolores, en Artur Nogueira, en el interior del estado de Sao Paulo.

Durante un sermón transmitido por Internet, el párroco demostró que no estaba exento en política, aunque fue advertido por los fieles e incluso por su propia madre, y afirmó que Jesús murió crucificado por ‘decir la verdad’.

‘Mucha gente dice: sacerdote, cuidado con lo que dices en la homilía porque hay gente a la que no le gusta. Ué, de qué tenemos que hablar en la homilía, si no de lo que Dios nos pide que hablemos. Si vemos que el Gobierno no es bueno, el sacerdote no puede decir que el gobierno no es bueno porque el pueblo no quiere oírlo…’, cuestionó.

Durante la misa, el clérigo rezó por los muertos, incluyendo las víctimas de Covid-19, y recordó a los fieles que ‘todavía no tenemos un ministro de Salud’. Advirtió sobre la ‘destrucción del país’, negó haber temido a las amenazas y citó como ejemplo de valentía a la misionera estadounidense Dorothy Stang, asesinada en 2005 en el asentamiento de Pará.

‘No quiero sufrir ninguna represalia, no es mi intención en absoluto. Solo la verdad es la verdad, y, como dijo Jesús, proclamar en los tejados lo que es verdad’, indicó el eclesiástico.

Reconoció que no tiene miedo. ‘Coraje, dijo Jesús en el Evangelio de hoy. ¡Valor! Eso es difícil, sí. Es muy difícil, pero tenemos que despertar y despertar ante lo que está pasando en nuestro país, la destrucción de nuestro pueblo, que va a los puestos de salud y son destruidos. Es una lástima que estemos en esta situación. No necesitaríamos eso, pero no es fácil, lo sabemos’, remarcó.

Durante la misa, el sacerdote rezó por las víctimas del coronavirus en Brasil, que ya ha dejado 1.603.055 contagiados y 64.867 fallecidos.

Según la prensa, a Tagliafierro le impresionó la repercusión del video. «Mi gran preocupación es que esto se distorsione y pueda tener un vínculo de odio. No era esa mi intención. Nunca quise propagar odio, violencia, pero sentí que el pueblo estaba desesperado», explicó.

El sacerdote también se arrepintió de haber llamado bandido al presidente. «De eso me arrepiento, porque no tengo pruebas», aclaró.

Brasil es el foco latinoamericano del patógeno y el segundo país del mundo con mayor cifra de contagios y fenecidos, después de Estados Unidos, aunque científicos estiman que las cifras podrían ser mucho mayores por la enorme subnotificación.

La emergencia sanitaria, unida a una aguda crisis política, institucional y económica, y a los escándalos de corrupción del Gobierno, agravan el clima de inestabilidad en Brasil un año y medio después de la llegada de Bolsonaro al poder.