Santa Fe en «alerta» por casos de coronavirus, que ocupan el 97% de camas en Rosario

La provincia está segunda en mayor cantidad de casos, superando a la CABA.

 

El último viernes, la disponibilidad en terapia era de ocho camas en hospitales públicos de Rosario, el departamento que posee más de la mitad de los casos registrados, 20.353 sobre 34.538 en toda la provincia.

La provincia de Santa Fe pasó en los últimos dos meses y medio de registrar 425 casos de coronavirus a más de 34.000, lo que derivó en una ocupación del 97 por ciento de las camas de terapia intensiva del sector público en Rosario esta semana y causó «alerta» en las autoridades sanitarias por la «tensión» sobre el sistema de salud.

«La situación que está atravesando la provincia en función del número de casos que se vienen dando nos ha sacado de contexto de las proyecciones que teníamos, como ocurrió a nivel nacional», dijo el secretario de Salud santafesino, Jorge Prieto, quien reemplaza como vocero a la ministra del área, Sonia Martorano, internada por coronavirus.

Al comienzo de la pandemia, en marzo, Santa Fe proyectaba unos 20 mil contagios, pero la evolución de la Covid-19 llevó esas estimaciones a 40 mil y ahora «estamos esperando una proyección a fin de año de 60 mil casos», precisó Prieto.

El funcionario dijo que «más que preocupados, estamos ocupados y en alerta por estos tensores sanitarios que son los recursos humanos y las camas críticas».

Según el último reporte oficial, las camas UTI (unidad de terapia intensiva) tenían un 75% de ocupación en toda la provincia, pero llegaban al 97% en el sector público de Rosario y al 85% en el privado, donde se concentra el foco de contagios.

El último viernes, la disponibilidad en terapia era de ocho camas en hospitales públicos de Rosario, el departamento que explica más de la mitad de los casos registrados (20.353 sobre 34.538 en toda la provincia).

El municipio de Rosario informó que la tasa de letalidad del coronavirus es de 0,88% en la ciudad, pero el secretario de Salud provincial precisó que «la mortalidad de pacientes que se encuentran con mecánica asistida es muy alta, entre un 50 y un 70 por ciento».

Además del número de casos, las autoridades miran con atención otras variables como la tasa de duplicación de contagios, que según dijo el secretario de Salud de Rosario, Leonardo Caruana, se redujo a 9 días en el momento más crítico de la pandemia y ahora «está en 15 días».

El 26 de julio, hace dos meses, Santa Fe había registrado 39 casos, de los cuales 26 se habían detectado en el departamento Rosario.

El reporte de ayer informó 1.733 casos en toda la provincia y 878 en Rosario, lo que ubica a Santa Fe como el segundo distrito del país con mayor cantidad de infectados diarios después de la provincia de Buenos Aires y por encima de la Ciudad.

«En ese momento decíamos que no tener casos no era un éxito ni era un milagro, y tampoco tenerlos era un fracaso», sostuvo Caruana.

Sobre la evolución de los contagios, explicó que «hubo una modificación de la concentración que en los últimos meses tenía el AMBA, con casi el 90%, y el resto estaba distribuido en todo el país».

Tanto para Caruana como para Prieto, lo que aceleró la tasa de contagios fueron, con mayor preponderancia, los encuentros afectivos y familiares, que no están permitidos pero cuyo control estatal es muy difícil.

«Cuando analizamos los focos de la cadena de contagios, el mayor porcentaje es por encuentros afectivos y familiares», dijo Caruana, y estimó que eso explica más de la mitad de los casos de Rosario.

Según Prieto, la mayor parte de los contagios «tiene que ver con las reuniones familiares, eso está comprobado».

De acuerdo a las datos oficiales, un 35% de los contagios de Santa Fe se produce en personas de entre 25 y 39 años, que estadísticamente son una franja en la que el virus adopta formas «más leves» cuando no existen comorbilidades.

Caruana señaló que otro elemento a tener en cuenta es que a 180 días de iniciada la pandemia «el impacto y la eficacia de las decisiones» oficiales, como la «cuarentena intermitente», «no son las mismas que las que tuvimos al comienzo».

El secretario de Salud de Rosario señaló que la clave de la acción pública en este momento consiste en «detectar, asilar, rastrear, seguir a cada personas para tener un crecimiento controlado de contagios que permita un buen funcionamiento del sistema de salud».

Prieto coincidió al afirmar que «la herramienta sanitaria fundamental y el método hoy es dar la batalla en el territorio: aislamiento precoz del contacto estrecho y bloquear la propagación».