Se produjo la RENUNCIA MASIVA de gerentes en OSM

Finalmente la sangre no llegó al rio. Después de un semestre de tensiones y confrontaciones entre el Municipio y el Sindicato de Obras Sanitarias Mercedes, finalmente este viernes se concretó la renuncia “espontánea” de toda la primera plana gerencial de la empresa Obras Sanitarias Mercedes.

El intendente Maximiliano Frontera, a través del Administrador Luir Gil, había reclamado que los gerentes y subgerentes presentaran sus renuncias, con el objetivo de encarar una reestructuración interna y propiciar una reducción del gasto público corriente, afirmando que los mismos perciben salarios que van de 130 a 145 mil pesos, en tanto que el resto del personal no llega siquiera a la mitad.

Desde el Sindicato se argumentó que en realidad en la empresa sólo hay 3 funcionarios, que son los designados por el intendente, afirmando que los otros son cargos de carrera al que accedieron empleados de planta con más de 20 años de antigüedad.

La pulseada fue subiendo de nivel hasta que el viernes pasado Gil concedió una entrevista denunciando la crítica situación en que se encuentra la empresa, que recauda 20 millones y debe destinar casi 15 millones a sueldos, lo que impide concretar obras necesarias para mejorar las prestaciones y los servicios de agua y cloacas.

Tras cartón un grupo de empleados se reunió en la Planta Potabilizadora y se sacó una foto con un mensaje dirigido al administrador, al que le preguntaban  “para cuándo el aumento prometido Luisito”. En la imagen se observa que un empleado tiene un cuchillo en sus manos, por lo que Luis Gil lo interpretó como una amenaza, y efectuó una denuncia penal contra el titular del gremio, José Ucelay, y un empleado, solicitando además a la justicia que se impidiera el ingreso de los mismos a las dependencias públicas.

El Juez Leandro Estrada no concedió esta medida, por entender que podía afectarse los servicios sanitarios, pero conminó a las partes a ceder con las agresiones recíprocas a través de los medios electrónicos y redes sociales, y exhortó a los trabajadores a cumplir con sus tareas.

En el medio, el Sindicato efectuó una presentación ante Relaciones Laborales, reclamando distintas reivindicaciones como aumentos de sueldos impagos a los gerentes, pase a planta permanente de contratados y actualización de montos de guardias que realiza el personal, entre otras cuestiones.

En este contexto, también tomó intervención el Tribunal de Contralor Municipal, que efectuó el pasado miércoles una inspección en la Planta Potabilizadora del dique Vulpiani, tras lo cual su titular Ricardo Bazla denunció que se encontró “con un caos”. Los contralores este viernes hicieron lo propio en la Planta Colectora, donde habrían registrado “graves deficiencias” en el tratamiento de los líquidos que se arrojan al río Quinto.

Renuncias

Este viernes por la mañana el Administrador de OSM Luis Gil confirmó que presentaron sus renuncias los 6 gerentes y los 3 subgerentes de la empresa. En diálogo con radio LV 15 dijo que toda la estructura humana se encuentra «trabajando con normalidad» pero con la novedad de las dimisiones presentadas ante el intendente de la ciudad, Maximiliano Frontera.

Destacó que esta acción es una buena señal para ayudar a la reestructuración que se necesita llevar adelante y a pesar de las rispideces reconoció “el gesto de los funcionarios que renunciaron”.

Adelantó que el próximo 31 de agosto se presentará el presupuesto para el 2021 con el respectivo organigrama de trabajos a realizar y enfatizó que las renuncias no estuvieron motivas en “cuestiones personales, sino en la necesidad de reducir los gastos públicos y lo han entendido”.

Por el lado del Sindicato no hubo ninguna información oficial. No obstante una fuente indicó que “las renuncias se presentaron en buenos términos y se recibieron con absoluta cordialidad. Algunos compañeros renunciaron individualmente, en tanto que el gremio llevó otras cinco dimisiones. Esperemos que ahora el intendente tenga libertad para concretar los mejores planes para la empresa”, concluyó.

Según pudo saberse, las partes acordaron colaborar para crear un “ambiente de distensión” y cesar “todo tipo de confrontación”.

Desde el municipio trascendió que al conocer las dimisiones, el intendente convocó a su gabinete más cercano, al que le transmitió la convocatoria a una reunión de trabajo algún día del fin de semana, con el objetivo de definir los anuncios que hará en los próximos días, en cuanto a la designación de nuevos funcionarios, inversiones previstas y nuevos planes de gestión.