SON UN CUARTETO: TIENEN DOS BEBÉS Y NO SABEN QUIÉN ES EL PAPÁ DE CADA NENE

Se conocieron por redes sociales y al poco tiempo de convivir todos juntos, las dos mujeres quedaron embarazadas.

Dos parejas de Oregón que mantienen una relación de poliamor decidieron convivir los cuatro juntos. Luego de un tiempo, ambas mujeres quedaron embarazadas casi en el mismo período, pero desconocen quien es el padre de cada niño. “No sabemos y no queremos saber, dijimos que todos seríamos padres para todos ellos”, expresaron.

Según relataron, al principio les costó aceptar el amor que habían sentido los unos por los otros, pero finalmente terminaron admitiéndolo y se mudaron a una misma casa.

Taya contó en el South West News Service que, desde que se mudaron juntos, todos son padres compartidos de los niños, conformando “una gran unidad familiar”.

Las dos parejas ya tenían hijos previos.

Además, aseguró que ninguno tiene citas con otras personas fuera del hogar. Los cuatro intentan reunirse al menos una vez al mes juntos y tienen algunos encuentros individuales de vez en cuando. Asimismo, las dos mujeres cuentan con su propia habitación y los hombres noche a noche van rotando de cuarto.

La pareja de los Hartless y la de los Rogers ya tenían un hijo cada una por separado y ahora los niños, de acuerdo a lo que expresó Taya, les dicen “orgullosamente” papá a los dos hombres y mamá a las dos mujeres.

EL ACUERDO DE LA FAMILIA

Luego de que Alysia y Taya quedaran embarazadas, la primera en agosto de 2020 y la segunda en marzo de 2021, todos llegaron al acuerdo de que no cuestionarían de quién era cada bebé. “No sabemos y no queremos saber, dijimos que todos seríamos padres para todos ellos”, explicó Taya, quien se encarga de cuidar a todos los pequeños mientras Alysia, Tyler y Sean trabajan.

“La gente pregunta, ‘¿Hay alguna diferencia en que uno no sea biológicamente mío?’ Me quedé en casa con él desde que tenía unos meses y no cambiará en nada mi relación con él si estuviéramos conectados biológicamente. Me resulta muy fácil amar a un hijo de cualquiera de las personas que amo, eso es lo mismo para todos los niños”, agregó la joven.

Los cuatro se fueron a vivir juntos y ensamblaron la familia.

LA OPINIÓN DE LOS OTROS

Dentro de su círculo íntimo, hubo personas que no entendieron su modo de entender y vivir el amor. Pese a esto, los cuatro, a la larga, recibieron el apoyo de la mayoría de sus seres queridos.

“Muchas personas realmente no entienden el poliamor y piensan que es desviado o perjudicial de alguna manera. Es cierto que no siempre fue fácil, me tomó un tiempo admitir que tenía sentimientos por otra persona, y definitivamente a veces nos ponemos celosos”, admitió la joven, aunque asegura que sus hijos viven su relación de forma “natural”.

Además, la mujer sostuvo: “no creo que nunca dejemos de aprender y sabemos que nuestra relación cambiará constantemente. Pero seguiremos adelante y haremos que funcione. Somos diferentes a todos los demás, pero está bien, y les hemos dejado claro a nuestros hijos que pueden ser quienes quieran ser”.