“TETO” MEDINA DECLARÓ EN INDAGATORIA: “ESTOY PRESO Y NO TENGO IDEA POR QUÉ”

El fiscal Daniel Ichazo indagó este viernes a Marcelo “Teto” Medina, detenido ayer en su departamento de Palermo por la Policía Federal, acusado de ser el reclutador de la organización La Razón de Vivir. Hasta el momento, ningún detenido había sido indagado, incluido el líder de la organización, Néstor Zelaya, que viajó a varias ciudades como Villa María, Casilda y Concordia, para presentar la organización con Medina en actividades en instalaciones municipales y templos evangélicos.

“Estoy preso y no tengo idea por qué”, aseguró “Teto” Medina según pudo confirmar Infobae con fuentes judiciales.

Vale recordar que Marcelo José Medina, ex VideoMatch, fue arrestado ayer en su domicilio de Palermo, acusado de ser la cara visible de la organización La Razón de Vivir —un centro de rehabilitación de adicciones— para reclutar a sus víctimas, con charlas motivacionales en redes sociales y en varios puntos del país, que luego eran reducidos a la servidumbre en condiciones infrahumanas. La defensa de Medina había minimizó su rol en la trama como supuesto reclutador.

Luego de la indagatoria, el abogado de Medina aseguró que en la causa no hay pruebas sólidas contra su defendido y que esta tarde solicitó su excarcelación. “Dejé pedida hoy la excarcelación y tienen cinco días para resolverla. El miércoles vencería el plazo”, precisó Adrián Tenca. “Leyeron pocas pruebas contra él. De hecho no hay ninguna prueba contra él”, enfatizó el letrado ante los medios.

“Es una imputación muy larga por diez u once hechos. Estoy seguro de que lo van a excarcelar porque no tiene absolutamente nada que ver”, agregó el abogado y comentó que Medina “está sorprendido por estar detenido”. “Anímicamente él está muy bien, esperanzado con ser liberado”, agregó.

La causa que investiga al centro de rehabilitación “La razón de vivir” cómo posible secta que esclavizaba gente y los torturaba con distintos castigos físicos, cuenta con una importante cantidad de pruebas. Entre ellas, se destacan una serie de testimonios de víctimas y mensajes de WhatsApp enviados entre los miembros de la organización. Gracias a esas evidencias, ayer quedaron detenidas una veintena de personas, incluido el humorista.

Las víctimas que hablaron en la Justicia narraron escenas de torturas, acoso psicológico y encierro. Señalaron que eran obligados a dormir en el piso y que se les prohibía comer. Un hombre contó que le retiraron los medicamentos que tomaba por su condición de enfermo de HIV. Otro detalló el momento en que le fue amputada una pierna por su diabetes y cómo fue atendido luego por los propios adictos que se recuperaban en el lugar.

“No tenía nada que ver con el rol de esta organización, él es ajeno”, señaló también ante los medios esta tarde el abogado de Medina. “Sobre las condiciones del lugar, él no conocía nada”, agregó en ese sentido Tenca.

Sin embargo, una serie de audios que son parte del expediente revelan al “Teto” como una posible parte integral del esquema: era una referencia invocada por familiares de pacientes, o al menos, eso decían los miembros de la organización misma. Jorge Zelaya, líder del grupo, incluso dijo que Medina “trabaja para mí”.

En el primero de los audios a los que accedió Infobae, se escucha al líder de la organización Zelaya dialogando por teléfono con una madre que estaba interesada en internar a su hijo.

En el segundo de los audios que recuperó la Justicia de Quilmes, se completa la conversación anterior y vuelve a mencionarse a “Medina”. El líder de la organizacón le asegura que el Teto le mandará un saludo: “Nadie lo va a verduguear. Es una gran familia y bueno dígale que si… es más. Ahora me manda un WhatsApp usted y yo le voy a decir que Teto Medina le mande un saludo y que lo va a estar esperando en la institución. Mándeme un WhatsApp a este número, deme el nombre de su hijo y le vamos a estar enviando un audio para que se lo haga escuchar a ver si lo podemos esperar en la institución ¿si?”.

En cuanto a la participación de Medina, es fundamental para el fiscal Ichazo, probar que estaba el humorista involucrado en el funcionamiento cotidiano de la organización y no solamente haciendo publicidad. En el expediente figuran diversas conversaciones en donde queda asentado que el humorista supuestamente conseguía pacientes para que sea internados.