UNSL: TRASCENDENTES ANUNCIOS, A PESAR DE LA CRISIS ECONÓMICA

Las universidades, al igual que todas las reparticiones públicas, navegan en la incertidumbre económica al no contar con un presupuesto actualizado, desde que el año pasado el gobierno nacional no consiguió la aprobación del presupuesto nacional por parte del Congreso de la Nación. Sin embargo, este lunes la Universidad Nacional de San Luis sorprendió con dos impactantes anuncios: la construcción de un edificio propio para el Instituto de Física Aplicada y la adquisición de un equipamiento en microscopía por un valor superior al millón de dólares.

Los anuncios se realizaron este lunes 5 de septiembre ante un Microcine concurrido por autoridades de la Universidad Nacional de San Luis (UNSL), del Centro Científico Tecnológico (CCT) San Luis, dependiente del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), del Instituto de Física Aplicada (INFAP) de doble dependencia UNSL/Conicet, de la Facultad de Ciencias Físico Matemáticas y Naturales (FCFMyN), científicos/as, docentes y medios de comunicación.

Para erigir la moderna sede del Instituto de Física Aplicada se construirán alrededor de 3.500 metros cuadrados. La licitación se abrirá en las próximas semanas y se prevé que la obra esté concluida en los próximos 18 meses. El edificio se construirá en el predio de Ciudad Universitaria, ubicado en Ruta 3 y calle Los Puquios. El proyecto triplicará los espacios actuales del INFAP.

Al crearse el Instituto en el año 2007 se contaba con 18 investigadores/as. Actualmente cuenta con 45 investigadores/as formados/as, aproximadamente 45 becarios/as y 11 miembros de la carrera del personal de apoyo. Esto demuestra la importancia de que la infraestructura acompañe también al crecimiento.

La obra contará con un plan de inversión millonaria y forma parte de un plan de infraestructura que la Nación, a través del Ministerio de Ciencia, Tecnología e innovación encara para el fortalecimiento del Conicet.

En junio del año 2021 la viabilidad del edificio propio fue anunciado por el rector de la UNSL C.P.N. Víctor Moriñigo en el Departamento de Física. El proyecto de obra comenzó con el impulso del Dr. Félix Nieto Quintas, durante su gestión como Rector, y continuó con la actual gestión.

«Hoy es un día de felicidad para la comunidad científica de la Universidad y del Conicet, Quiero felicitar a toda la administración de la UNSL y del CCT San Luis porque hemos caminado juntos y hemos aprendido en este tiempo para conseguir estos logros», dijo el Rector Victor Moriñigo.

La decana de la FCFMyN, Dra. Marcela Printista, sostuvo que es un privilegio poder compartir estas buenas noticias. «En la Facultad el INFAP está asentado en el Departamento de Física, un departamento que tiene mucho impacto en todas las actividades que la Facultad desarrolla, no solo en la generación de físicos/as que tan bien se desempeñan en cualquier lugar que estén, sino también porque hacen una contribución muy significativa y sostenida en el desarrollo de los programas científicos para el desarrollo del conocimiento y de la ciencia», dijo.

Por su parte el director del CCT San Luis, Dr. Antonio José Ramírez Pastor, quien fue director del INFAP desde el 2012 hasta el 2021, sostuvo que este fue el primer proyecto que encaró como Director del Instituto. «Como miembro del INFAP, esto es el sueño de toda la vida, el tener un edificio propio, diseñado de acuerdo a las necesidades que uno tiene y es el trabajo de muchas personas, muchas de las cuales hoy no están aquí», explicó.

En relación a la historia de la construcción del INFAP y del hecho de poder anunciar en 2022 la concreción final del edificio, Ramírez Pastor dijo: «Este es un proyecto que se viene trabajando desde el año 2013 y en esa primera presentación que se hizo un programa de fortalecimiento en infraestructura en Ciencia y Tecnología. Esta obra en ese momento quedó seleccionada entre las 22 obras que se seleccionaron en todo el país en donde habían casi 200 obras (…) Esto fue un anuncio que se hizo en el año 2014. Después los vaivenes que nos toca atravesar en nuestro país, hubo un crédito que no se pudo concretar y luego esto se retomó en el año 2021 en donde nos llamaron nuevamente y nos dijeron que de esas 22 obras había que hacer una nueva presentación». De las obras presentadas solo ocho (8) quedaron seleccionadas para que su construcción se encare en esta primera etapa de construcción. Una de ellas es el INFAP.

Para finalizar el secretario de Hacienda, Administración e Infraestructura de la UNSL, Farm. Elbio Saidman, brindó detalles de la obra. «En pocas semanas se estará licitando. Se hizo un trabajo arduo para que sea una de las ocho (8) universidades en tener todo el proyecto terminado y presentado ante el Ministerio y ante el banco internacional que va a financiar esta obra. Se construirán aproximadamente diez (10) laboratorios que van a presentar a las distintas líneas que tiene el Instituto».

El proyecto contempla un sector administrativo, cocina, bufet y un Microcine. En la planta alta estará el sector académico del INFAP donde estarán las oficinas de los/as investigadores/as y becarios/as. Habrá también salas de videoconferencias y reuniones. «Este edificio va a estar construido en sistemas de hormigón armado con una cubierta verde, eso nos va a permitir ser amigables con nuestro medio ambiente en el sentido de que vamos a mejorar las condiciones de la termorregulación de los ambientes y vamos a aportar oxígeno con la vegetación que vamos a colocar en la cubierta. Este edificio está pensado en la sustentabilidad y en la recuperación de las aguas grises para el posterior riego del resto del campus», concluyó Saidman.

MILLONARIO EQUIPAMIENTO EN MICROSCOPÍA

Por otro lado, se anunció una millonaria compra federal del equipamiento. Se trata de un microscopio de transmisión electrónica, de tonelada y media y tres (3) metros de altura, con características únicas en el país, que implicó una inversión de más de un millón de dólares.

Se trata de la adquisición más elevada del país, y fue posible gracias al trabajo conjunto entre el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) y la UNSL, en el cual también intervino el Ministerio de Ciencia y Técnica de la Provincia, que dieron el aval y el apoyo para justificar la compra.

«Esto nos va a permitir aumentar las capacidades de infraestructura y equipamiento, pero también nos va a permitir acompañar y contener a nuestros/as investigadores/as a la hora de poder hacer su carrera científica», explicó el secretario de Ciencia y Tecnología de la Universidad, Dr. Sebastián Andujar.

Además agregó que aumentar las capacidades tecnológicas con la compra de equipamiento, beneficia no solamente a la Universidad y al Conicet, sino también a la Provincia y región. «La idea con estos equipos es no solo hacer ciencia básica, sino hacer ciencia aplicada y brindar servicios a la comunidad», manifestó.

Por su parte, el Dr. Ariel Ochoa, director del Instituto de Física Aplicada (INFAP), recordó que hace 20 años la Universidad adquirió su primer microscopio electrónico, pero que debido al salto a la nanotecnología, se necesitaba mirar con mayor precisión los sistemas nanométricos o atómicos.

Además explicó que existen procesos y actividades que se relacionan con esto, no solo la científica, sino cosas que hacen las empresas que están en el medio, en la región y que son necesarios conocer en profundidad y en el gran detalle de la escala atómica o nanométrica para poder observar qué está pasando en esos sistemas. «Donde haya materia, nosotros podemos ir a mirar ese campo inexplorado que es la ciencia atómica», dijo el titular del INFAP.

La adquisición de este equipo, para el doctor Ochoa, implica un salto cualitativo en las capacidades que tienen tanto Conicet como la UNSL, para poder ver esta materia de manera nanométrica. «Esto implica también poder dar respuesta a una sociedad que siempre se pregunta qué hacemos nosotros con los impuestos, y que nosotros damos respuestas a través de nuestros servicios (…) Este equipo es extraordinario y único en el país. San Luis va a estar a la punta de las capacidades técnicas en este tipo de herramientas de trabajo», dijo.

El Dr. Antonio José Ramírez Pastor, director del Centro Científico Tecnológico CONICET San Luis, puso el énfasis en lo que hay detrás de la adquisición del equipamiento, haciendo referencia a las personas: «detrás de esos equipos están las personas en distintas etapas del desarrollo, que soñaron siempre con tenerlo y hoy están en gestión, dirección, becarios/a, y sueñan con poder trabajar con esos equipos», manifestó.

Por otra parte, el rector de la Universidad, C.P.N. Víctor Moriñigo, remarcó que lo que hace posible que la UNSL y el Conicet puedan acceder a este tipo de equipamiento, es porque aprendieron a no competirse y a coordinar esfuerzos: «fuimos juntos a contar con el aval de la Provincia para poder tener este tipo de financiamiento», dijo.

El Dr. Sebastián Andujar anunció que la Universidad posee desde la semana pasada una planta de nitrógeno y un espectómetro de XPS, que implicaron una inversión de 500.000 dólares.