YPF aumentó el precio de sus combustibles un 3,5% en promedio

La empresa lo justificó debido al “incremento de impuestos y biocombustibles”.

 

La petrolera YPF anunció anoche un nuevo aumento, del 3,5% promedio, en los combustibles, lo cual promete meter más presión sobre el costo de vida.

En un comunicado difundido a las 23:52 de este jueves, la empresa dijo que la «actualización de precios» se debe al «aumento de impuestos y biocombustibles».

«A partir de las 0 horas del viernes 16 de octubre YPF actualizará sus precios en un 3,5% promedio país como consecuencia del aumento de los valores en el Impuesto a los Combustibles Líquidos (ILC), el Impuesto al Dióxido de Carbono y los biocombustibles», indicó la compañía.

El 18 de septiembre último, YPF había subido los combustibles también 3,5% promedio.

En esa oportunidad el alza fue mayor para el área metropolitana de Buenos Aires (AMBA), donde la suba promedio fue de entre 4,8% y 4,9%.

Además del ajuste de septiembre, YPF había aumentado 4,5% en agosto.

Así, en lo que va del año la petrolera subió tres veces los precios, con un acumulado de alrededor del 12%. El litro de nafta súper llegó a $65,90, infinia a $75,99, diésel 500 a $61,28 e infinia diésel a $73,92. Horas más tarde se sumó Shell, en la que rigen los siguientes costos: súper $66,59, infinia $75,99, diésel $63,19 y poder diésel $74,17. El resto de las marcas también procedieron a ajustar los precios.

En el ajuste anterior, la compañía explicó que el incremento se decidió «con el objetivo de sostener la actividad de producción de la compañía teniendo en consideración las particularidades del contexto macroeconómico del país».

YPF informó una pérdida de $85.000 millones para el segundo trimestre del año, en el primer balance que dio a conocer tras el impacto de la pandemia de coronavirus.

Las cifras demuestran el tremendo efecto que generó sobre la petrolera el derrumbe en la venta de combustibles, el principal ingreso para la compañía.

La compañía había informado que atravesaba una «compleja situación» desde el punto de vista económico y financiero que se vio profundizada por los efectos generados por la pandemia del Covid-19.

El año pasado, la principal petrolera del país ya había mostrado un rojo de $33.000 millones.