22 abril, 2024

DESIGNAN A HÉCTOR FLORES TITULAR DE COMISIÓN NACIONAL DE PROYECTOS DE DESARROLLO TECNOLÓGICO Y SOCIAL

Recientemente, el vicerrector de la Universidad Nacional de San Luis (UNSL), Mgtr. Héctor Flores, fue designado miembro titular de la Comisión de Acreditación de Ciencias Sociales y Humanidades del Banco Nacional de Proyectos de Desarrollo Tecnológico y Social (PDTS). Entrevistado por Noticias UNSL, comentó cuáles son los objetivos y expectativas de este nuevo desafío y los antecedentes como representante en mesas de negociación a nivel nacional e internacional.

Además de este cargo, Flores se desempeña como Coordinador de proyectos especiales y cooperación técnica de la Asociación Iberoamericana en Materia Espacial y Director de Proyectos de Convocatorias del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en el Ministerio del Interior de la Nación.

¿Cómo surgió su designación como titular de la Comisión de Acreditación de Ciencias Sociales y Humanidades?

Fue una grata sorpresa. Me llegó la comunicación por email de parte de la Subsecretaría de Evaluación Institucional del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva. Fue una sorpresa desde lo personal y como docente e investigador de la Universidad. También es un orgullo para la Institución poder formar parte de este espacio, que se encarga de acreditar los proyectos de desarrollo tecnológico y social.

Tendremos como Universidad Nacional de San Luis un espacio en esta Comisión nacional, que trabaja para enriquecer el Banco Nacional de este tipo de proyectos, que tienen características especiales: son de corto plazo, nacen a partir de demandas concretas para resolver problemas de instituciones, de la gente, o del sector público o privado o por cuestiones estratégicas y regionales.

Estos proyectos son los que como Universidad y a través de la Secretaría de Vinculación Tecnológica y Social (SVTS) siempre hemos tratado de apoyar, defender y acompañar en las distintas convocatorias. Los mismos tienen objetivos concretos financieros y físicos, hay un adoptante atrás, es decir, alguien que lo respalda, lo requiere o demanda.

¿Cuáles serán las actividades que desempeñará?

Las reuniones son tres (3) o cuatro (4) veces al año. En las mismas se evalúan los distintos proyectos para que pasen a formar parte del Banco. Luego, tienen un adoptante, que es quien los financia. Espero poder aportar una visión sobre la posibilidad de desarrollo de la Provincia, la región y el país. Espero llevar esos criterios, para poder decir que estos proyectos son estratégicos para encarar una economía regional, por ejemplo, eso es lo rico de ser parte y sentarse en esa mesa.

¿Cuáles son los desafíos por delante?

Me atraen mucho los desafíos, me movilizan. Si me han convocado por la trayectoria y los antecedentes entiendo que alguien ha visto en mí un potencial que puede aportar a esto.

Pondremos lo mejor para que la UNSL quede bien representada y poder sumar a ese Banco la mayor cantidad de proyectos posibles que tengan que ver con cuestiones estratégicas o necesidades que se requieran en la Provincia.

Como Vicerrector e integrante de esta Comisión, quiero destacar que la Universidad es una institución que puede hacer un aporte importante y debe hacerlo a la comunidad en la que está inserta.

¿En qué enriquece esto a tu experiencia en la UNSL?

Soy un convencido de que todo tiene que ver con construcciones colectivas y tengo un dicho: «Cuando uno quiere ver o entender mejor algo, más que abrir los ojos hay que abrir los oídos» y esto implica escuchar. Es ponerse e intentar generar una empatía con otros. Si uno se sienta en una mesa y genera un monólogo, no sirve de nada. Nosotros como Universidad necesitamos esto, es fundamental no solo como dirigentes, sino como docentes e investigadores.

El mundo cambia muy rápido, entonces poder definir un área de vacancia o estratégica implica poder conocer y tener una mirada más integral para decir: «si esta carrera me dará el primer egresado dentro de siete (7) años, ¿cómo va a ser la realidad en ese momento?». Esto implica poder hacer una prospectiva de hacia dónde va el mundo y la sociedad, porque sino formaremos profesionales que no tengan inserción laboral o que sean de disciplinas que no contribuyan a mejorar la calidad de vida de la gente o del país.

¿Cuáles son sus actividades en la Comisión de la Asociación Iberoamericana en Materia Espacial?

La Comisión es una Asociación sin fines de lucro, tiene un Secretario Ejecutivo y tres (3) grandes áreas. Tengo el honor como integrante de la UNSL de ser coordinador del área de proyectos especiales y cooperación técnica. Allí hacemos vínculos con el sector público y privado y trabajamos con organismos multilaterales que generalmente aportan el financiamiento.

En ese espacio puedo llevar y plantear proyectos para conseguir financiamiento en organismos internacionales. Junto a esto, soy parte del Centro Interamericano de Cooperación y Capacitación (CICCAP), sede Montevideo. Allí integro el Comité Ejecutivo y trabajo en el asesoramiento del desarrollo de políticas públicas.

¿Cuál es la importancia de ser parte de estas mesas de decisión?

Fundamentalmente implica aprender, enriquecerse y llevar la mirada y puntos de vista que uno tiene como docente o como conducción de una universidad pública y nacional sobre la visión en cuanto a determinadas temáticas. Hoy puedo sentarme en estas mesas para poder decir cuáles son las necesidades de la región que visualizo en cuanto a cuál podría ser la utilidad de la información satelital para resolver problemáticas puntuales o aquellas que tengan que ver con economías regionales o cuestiones estratégicas.

Aunque ya finalizó, haber sido Coordinador nacional de un programa de naciones unidas que tiene que ver con el fortalecimiento de los estados provinciales me permitió conocer la situación de las distintas provincias de la Argentina y entender la lógica de por qué algunas cosas son como son y no como a veces uno piensa que deberían ser.

Destaco también el trabajar y compartir con otros, porque en estos espacios uno siempre está sentado con otros profesionales y dirigentes. Entonces, lo que uno ve ahí son miradas o proyectos que desde determinados lugares se ven como estratégicos, y uno puede decir «me parece que esto es o no es así». Además es importante el aporte que uno puede hacer a través de haberse formado como investigador, tener la posibilidad de llevar otras miradas y experiencias que uno ha tenido a estos debates, con el objetivo de aportar.

Creo que ahora más que nunca necesitamos tener presencia en todos los espacios, porque se hace casi una obligación moral y una necesidad técnica imprescindible poder escuchar todas las posiciones y entender por dónde van los cambios y no tomar decisiones que nos lleven a un camino que no sea correcto.

 

 

About Author