4 octubre, 2023

LA CORTE SUPREMA ORDENÓ QUE LA JUEZA ANA MARÍA FIGUEROA DEJE SU CARGO EN LA CÁMARA DE CASACIÓN PENAL

La Corte Suprema de Justicia ordenó este miércoles que la jueza Ana María Figueroa deje su cargo en la Cámara de Casación.

En el fallo que tuvo la firma de sus cuatro integrantes —Horacio Rosatti, Carlos Rosenkrantz, Juan Carlos Maqueda y Ricardo Lorenzetti — el máximo tribunal de la Nación declaró el cese en las funciones de la Dra. Ana María Figueroa, ex jueza de la Cámara Federal de Casación Penal, a partir del 9 de agosto del corriente año, “en virtud de lo dispuesto por el artículo 99 inciso 4 tercer párrafo de la Constitución Nacional”.

El 9 de agosto último cumplió los 75 años y aún no había conseguido acuerdo del Senado para permanecer en su cargo por cinco años más, tal como lo exige la Constitución Nacional.

En una reunión celebrada el 8 de agosto último Figueroa informó a la Cámara Federal de Casación Penal (CFCP) el “estado parlamentario” del expediente PE 59/23 en el que, cumplido el límite constitucional, se solicitaba que fuera designada como vocal, y que hasta que no hubiera acuerdo firmaría en su lugar el vicepresidente del tribunal.

Un día después que Figueroa cumpliera los 75 años de edad, la CFCP lo comunicó oficialmente a la Corte y destacó que no se había completado el trámite constitucional para su nuevo nombramiento, lo que, basados en precedentes, podría derivar en “el cese de sus funciones”.

La Corte recordó que tras la reforma de 1994, el artículo 99 inciso cuarto tercer párrafo de la Constitución Nacional, prevé que “un nuevo nombramiento precedido de igual acuerdo (del Senado), será necesario para mantener en el cargo” a cualquier juez “una vez que cumpla la edad de 75 años”.

La norma agrega que “todos los nombramientos de magistrados” cuya edad sea 75 años o mayor “se harán por cinco años y podrán ser repetidos indefinidamente por el mismo trámite”.

Así, la Corte concluyó que “la doctora Figueroa ha perdido la investidura judicial el 9 de agosto pasado, día en que cumplió 75 años de edad sin haber obtenido un nuevo nombramiento con el correspondiente acuerdo del Senado”.

EL SENADO DEBÍA DEFINIR EL FUTURO DE FIGUEROA

La decisión del máximo tribunal se conoció justo mientras el plenario de la Cámara de Casación estaba reunido y discutiendo cómo implementar la licencia de Figueroa. Allí, había surgido la posibilidad de reemplazarla, donde se deslizó el nombre del magistrado Mariano Borinsky.

La jueza ya proponía tomarse licencia y renunciar si a fin de mes no le daban el acuerdo en el Senado. Pero sin imaginárselo, en la reunión se resolvió un cuarto intermedio hasta las 16.30 y fue entonces cuando se conoció la resolución del máximo tribunal.

Por su parte, el kirchnerismo intentó en dos oportunidades llegar al quórum para aprobar su pliego en el Senado, sin éxito alguno.

LAS CAUSAS EN MANOS DE FIGUEROA

El particular interés del oficialismo, especialmente del kirchnerismo, por tratar en el Senado el futuro de la magistrada en cuestión, tiene que ver con las causas “Los Sauces – Hotesur” y la firma del memorándum de entendimiento con Irán en los que está involucrada la vicepresidenta de la Nación, Cristina Kirchner, en manos de Figueroa, cuya resolución en dichos casos estaba pendiente.

La Sala I de Casación, que para esos casos integraba Figueroa, debe resolver si confirma los sobreseimientos que en esos expedientes tiene la ex presidenta o los revoca y ordena que se haga el juicio oral. Figueora ya había anunciado que dejaba su proyecto de voto en la caja fuerte de su despacho.

About Author