24 abril, 2024

CONMOCIÓN EN EE.UU: BUSCAN A UN TIRADOR QUE MATÓ A 18 PERSONAS EN MAINE

Robert Card, un hombre de 40 años y reservista del ejército, abrió fuego en un bowling y en un bar-restaurante en la ciudad de Lewiston e hirió a más de 50.

La Policía de Estados Unidos sigue buscando intensamente a un reservista del ejército que la noche del miércoles mató a 18 personas en un bowling y un restaurante en el noreste del país, en un nuevo tiroteo masivo que llevó al presidente Joe Biden a exigirle otra vez al Congreso que apruebe leyes más duras sobre el control de armas, sobre todo la prohibición de los rifles de asalto.

“Me entristece profundamente presentarme ante ustedes para informarles que 18 personas perdieron la vida y 13 resultaron heridas en los ataques”, dijo Janet Mills, gobernadora de Maine, estado donde ocurrió el hecho.

Las matanzas ocurrieron la noche del miércoles en Lewiston, una ciudad de 36.000 habitantes, la segunda más grande de Maine, donde se instó a la población a permanecer en sus casas por el riesgo que supone este hombre “armado y peligroso” que se dio a la fuga.

La Policía identificó al atacante como Robert Card, de 40 años, y difundió su fotografía, aunque dijo que por el momento se desconocían sus motivaciones.

La cadena de noticias CNN, citando a fuentes policiales, dijo que Card es un instructor certificado y reservista del ejército.

“Nuestros hospitales no están equipados para gestionar este tipo de tiroteo”, había dicho más temprano a CNN el concejal de la ciudad Robert McCarthy, que había comunicado entonces la cifra de “hasta 22” víctimas mortales, lo que luego fue ajustado a 18.

Esta nueva matanza, una de las más mortíferas desde la de Las Vegas en 2017, se añade a la larga lista de tiroteos en Estados Unidos, donde las leyes permiten comprar armas fácilmente.

Tras haber sido informado de lo ocurrido, Biden se ausentó el miércoles de una cena de Estado en honor al primer ministro australiano, Anthony Albanese, para comunicarse con funcionarios locales y ofrecerles el apoyo federal, según la Casa Blanca.

Poco después ordenó colocar la bandera nacional a media asta en todos los edificios federales, “como muestra de respeto hacia las víctimas de los actos de violencia sin sentido” ocurridos en Lewiston.

Biden asimismo insistió al Congreso que regule las leyes de control de armas, incluyendo la posibilidad de prohibir los rifles de asalto, en un mensaje dirigido especialmente a los legisladores republicanos, principales defensores del derecho constitucional a portar armamento.

“Hoy, tras otra tragedia, insto a los legisladores republicanos en el Congreso a que cumplan con su deber de proteger a los ciudadanos de Estados Unidos”, dijo el mandatario en un comunicado.

“Trabajen con nosotros para aprobar una ley que prohíba los rifles de asalto y los cargadores de alta capacidad, que establezca verificaciones globales de antecedentes, para requerir un almacenamiento seguro de armas y poner fin a la inmunidad de su responsabilidad por parte de los fabricantes de armas”, añadió Biden.

Fotos divulgadas del sospechoso muestran a un hombre con barba, vestido con una chaqueta marrón, pantalones azules y zapatos marrones, con un rifle semiautomático.

Según Sauschuck, la Policía halló una camioneta blanca abandonada a una decena de kilómetros de Lewiston.

Los tiroteos ocurrieron al menos en dos lugares: un bowling y un bar-restaurante.

“Me tiré encima de mi hija, y mi madre encima mía”, dijo un testigo Riley Dumont, y explicó cómo su padre, un policía retirado, volcó una mesa para proteger a niños de la balacera.

“Nunca habíamos vivido algo así”, declaró a la televisión local Cynthia Hunter, que vive en Lewiston desde 2012.

EEUU tiene más armas que habitantes: un adulto de cada tres posee al menos un arma y casi un adulto de cada dos vive en una casa donde hay un arma.

Las escuelas públicas permanecerán cerradas, informó un funcionario local en X (ex Twitter).

Estados Unidos tiene más armas que habitantes: un adulto de cada tres posee al menos un arma y casi un adulto de cada dos vive en una casa donde hay un arma.

La consecuencia de esta proliferación es la altísima tasa de muertes por armas de fuego, incomparable con la de otros países desarrollados.

Excluyendo los suicidios, más de 15.000 personas murieron a causa de la violencia armada desde principios de año en el país, y el ataque de ayer es el más mortífero registrado durante el período, según la asociación Gun Violence Archive (GVA), que lleva un registro diario de la situación.

 

 

 

About Author