27 febrero, 2024

LA HOMILÍA QUE PRONUNCIÓ EL OBISPO GABRIEL BARBA EN EL DÍA DE LA CIUDAD

“Celebramos hoy 167 años de la fundación de esta ciudad.  De esta próspera ciudad, que también le da fuerza renovadora y novedad a toda la Pcia. de San Luis, con su historia, con puja, con sus propias características, con la vida, con la industria, con el agro, con su gente, con el comercio…como una ciudad que no es una más y que no pasa desapercibida, que tiene su identidad propia y su fuerza propia en el conjunto de San Luis.

San Luis no se lo puede entender por separado, no termina ni en las cuatro avenidas, ni termina en las dos ciudades más importantes, ni en las localidades de mayor turismo.

A San Luis también se lo entiende desde los parajes, desde los pueblos, desde el campo, desde lugares donde la gente va construyendo la vida y la puntanidad en silencio…

Pero hoy nos toca poner la mirada aquí, en esta gran ciudad.

Yo elegí la lectura que este domingo se leyó en todas las parroquias porque Celebramos Fiesta de Cristo Rey, y justamente por eso tomé esta lectura y esta mirada:

¿Por qué la iglesia puso la Fiesta de Cristo Rey como celebración universal?

Para hacernos recordar y para no olvidarnos: que Jesús es el Rey de reyes, el Señor de los señores, el que tiene Poder sobre todo poder, el que gobierna toda nuestra vida, el que conduce a la historia de la humanidad…

Esta fue la pedagogía de la Iglesia cuando instituye la Fiesta de Cristo Rey que acabamos de celebrar,

Y hoy me parecía que era muy oportuno, a los pies de Nuestra Madre de la Merced reformular, repetir, recordar esta fiesta de Cristo Rey.

Así como la Virgen de la Merced, sin dudas, Patrona desde el inicio, es parte de los cimientos de esta ciudad que hasta la tiene por nombre, comparte ese nombre, pedirle a Dios en esta misa que, en esta Ciudad, nada hagamos sin Él, nada hagamos a espaldas de Dios.

Negar a Dios es negar la Vida…Negar a Dios es negar La Verdad…Negar a Dios es negar la Esperanza

Si solamente nos fundamos en nuestra vida, nuestros proyectos, en nuestras propias fuerzas, o en nuestra propia sabiduría, que son importante y que son necesarias, para algo Dios nos dio la inteligencia, pero cuando somos verdaderamente hijos de Dios, cuando somos verdaderamente cristianos, también vamos a ser verdaderamente libres verdaderamente dignos.

Si nuestra fe, si nuestro cristianismo nos coartara la libertad y la dignidad, quiere decir que no estamos siguiendo los caminos de Jesús.

El verdadero cristiano es un hombre libre, el verdadero cristiano debe ser un buen ciudadano.

Buscar las cosas del cielo con los pies bien puestos sobre la tierra.La oración que yo acabo de leer, antes del evangelio, pedía la prosperidad y la Paz

En este aniversario, eso vamos a pedirle a la madre de la Merced: que nos ayude, en un tiempo sin duda, difícil…

A mí me cuesta decir esta frase porqué parece un Cliché que lo repentimos desde hace décadas “estamos en un tiempo de crisis…” y lo seguimos repitiendo, pero es así, sigue siendo actual, lamentablemente, tristemente actual…

Sin embargo, en la oscuridad: no perder la esperanza. No perder la esperanza desde la Verdad. No perder la esperanza desde la Justicia. Buscando juntos la Prosperidad y la Paz.

El Evangelio “aquello que hagamos al más pequeño se lo hacemos a Jesús.” Toda nuestra vida es un lugar de Dios.

Y resalto esto: si releemos este Evangelio de Mateo 25, ninguna de las acciones que Jesús reprocha: “Aléjense de mí malditos…”

Jesús No reprocha haber hecho algo malo, ni haber robado, ni haber sido corrupto, ni haber hecho esto o lo otro…

Lo que reprocha es: no haber hecho. El pecado de omisión: “Tuve hambre y no me diste de comer, tuve sed y no me diste de beber, estuve preso y no me visitaron…”

A LOS QUE JESÚS REPROCHA NO HICIERON NADA MALO, PERO NO HICIERON NADA BUENO PUDIENDO HABERLO HECHO y eso es malo.

Entonces, le pedimos a Dios que al celebrar este nuevo aniversario y en un tiempo muy especial:

En nueve días  Maxi (Frontera) renovarás tu mandato como Intendente, Claudio (Poggi) será el nuevo gobernador, también hoy  agradecemos que el pueblo Argentino, el pueblo de San Luis , han podido expresarse y decir a quien queremos como gobernantes y también esto, lo ponemos en las manos de Dios y rezamos por Uds., para que en esta tarea, que no va ser fácil, sea para la  prosperidad, sea para la Paz, sea para la construcción, para el respeto de la Vida, sea para la esperanza… No se puede vivir sin esperanza y no podemos lograr nada sino lo intentamos

Que justamente, este evangelio que nos invita al compromiso, con la fuerza de Dios, sean también las acciones de Uds. Qué Mirando siempre al más pequeño, mirando al más necesitado, mirando a todos… busquen siempre la prosperidad y la paz.

Nuestra madre de la Merced proteja a nuestra bendita ciudad, nos ayude a seguir construyendo una patria de hermanos donde todos tengan lugar”.

 

 

 

 

 

About Author