26 febrero, 2024

SORPRESAS TE DA LA VIDA: FERNANDO SALINO Y ZABALA CHACUR SE REUNIERON CON POGGI

En medio de una transición que no existió y un diálogo inexistente entre el actual gobierno y la anterior gestión, la presencia en Terrazas del Portezuelo del senador nacional Fernando Salino (ex vocero de Alberto Rodríguez Saá) y la diputada nacional Natalia Zabala Chacur, fue todo un dato político.

“Provincia fundida: Poggi se reunió con legisladores nacionales para contarles la caótica situación de San Luis”, tituló la Agencia de Noticias.

“El gobernador conversó con ellos en Terrazas del Portezuelo y abrió un canal de diálogo permanente que permitirá trabajar en conjunto en defensa de los intereses de la provincia en el plano nacional. Es una de las medidas que apunta a revertir el grave rojo de las cuentas públicas con el que recibió la administración”, agregó la crónica oficial.

Es cierto que los legisladores del PJ no estuvieron solos, sino acompañados por el resto de los representantes nacionales de nuestra provincia. Esto es: los libertarios Carlos González D’Alessandro (diputado) e Ivana Arrascaeta (senadora), junto a los diputados de JxC Karina Bachey y Alberto Arancibia. Pero lo que pocos suponían es que el “núcleo duro” del albertismo aceptaría el convite del flamante gobernador.

Poggi estuvo acompañado por el ministro de Gobierno, Facundo Endeiza, y su par de Hacienda e Infraestructura Pública, Néstor Ordóñez.

“El primer mandatario informó sobre la situación económica y financiera de la provincia, las medidas de austeridad adoptadas ante el enorme déficit fiscal y la necesidad de la toma de un empréstito para garantizar el normal funcionamiento del Estado en 2024”, consignó la ANSL.

El último párrafo concluye que “los legisladores nacionales manifestaron que acompañarán las iniciativas que surjan en el Congreso que permitan compensar la caída de la coparticipación de impuestos, que se profundizará en enero producto de la modificación del Impuesto a las Ganancias. También se comprometieron a acompañar al Gobierno provincial a gestionar recursos ante el Gobierno nacional”.

Si lo publicado es cierto, genial. Es lo que se esperaría de una oposición sensata dispuesta a colaborar con el gobierno entrante. Pero la historia que se escribió desde las elecciones del 11 de junio hasta ahora nada tiene que ver con gestos de convivencia ni altruismo, sino todo lo contrario.

La información fue una de las más leídas y compartidas en las trincheras peronistas, especialmente entre quienes habitan las oficinas de la Legislatura, que se interrogan unos a otros para intentar interpretar el significado del encuentro.

Uno de ellos, consultado por Apuntes de San Luis y en estrictísima reserva, se sinceró: “Te juro que no entendemos una mierda. Nos bajan línea que cerremos filas, que no hablemos con los diputados oficialistas ni menos con los ministros, que nos vigilemos entre nosotros para que nadie cruce el charco, como hicieron los (diputados) de Frontera, y mientras tanto ellos se reúnen y dicen que apoyan la gestión. Esto es un kilombo…”.

Del otro lado, para uno de los más optimistas del entorno de Poggi, Alberto mandó una “señal de amistad”.

– ¿Y eso como sería?

– Es un gesto. Ahora tenemos la pelota de nuestro lado…

– ¿Te parece tanto?

– Sí, conociéndolos a Salino y a la Chacur, ¿vos te crees que a ellos se les ocurriría venir sin avisar ni pedir autorización al jefe?

– Está bien, coincido con vos. ¿Y entonces cómo sigue la película?

– Hoy estamos empantanados. Nosotros necesitamos sí o sí que nos autoricen el crédito para gestionar y asegurar la gobernabilidad. La verdad es que si no consensuamos eso lo tenemos difícil…

– Si no te malinterpreto, ¿vos querés decir que se necesita un acuerdo político para destrabar la jugada?

– Tal cual.

 

 

 

 

 

 

About Author