21 febrero, 2024

EL OFICIALISMO YA TIENE EL QUÓRUM PARA DAR INICIO A LA SESIÓN DE MAÑANA POR LA LEY ÓMNIBUS

Luego de distintas reuniones de bloques de los sectores dialoguistas, LLA ya cuenta con las 129 voluntades para comenzar con el debate en el recinto que promete ser maratónico. El proyecto original recibió tantos cambios que ya nadie sabe bien qué va a quedar y cómo se va a votar, porque persisten las diferencias.

A menos de 24 horas de la convocatoria a sesionar en la Cámara de Diputados para debatir la denominada Ley Ómnibus, La Libertad Avanza ya logró reunir las voluntades necesarias para garantizarse, al menos, el arranque de la discusión con 129 diputados sentados en sus bancas.

La citación a sesión especial fue realizada para este miércoles a las 10 y los libertarios buscaban como prioridad despejar cualquier duda sobre el arranque de la sesión, lo que ya fue solucionado.

La primera señal la dio el bloque de la UCR que preside el cordobés Rodrigo De Loredo, que luego de una extensa reunión de la bancada confirmó a través de un comunicado que daran quórum y que acompañarán en general la Ley de Bases y Puntos de Partida para la Libertad de los Argentinos. Se trata del resultado de una compleja negociación a nivel interno del partido radical que le permite sumar a LLA unos valiosos 34 votos y se da luego de que un sector de los diputados boina blanca firmaron en disidencia el dictamen de la mayoría mientras otro grupo menor directamente no aportó sus votos para el despacho del plenario de comisiones.

“En una extensa reunión de nuestro bloque, adelantamos que desde el conjunto del radicalismo daremos quórum para habilitar el debate parlamentario de la Ley Ómnibus mañana y acompañaremos en general la Ley. Entendemos la responsabilidad de la hora y las urgencias del país”, comentó el cordobés a través de las redes sociales. De Loredo marcó que hubo “desorganización” y “agravios” en el tratamiento encarado por parte del Ejecutivo, pero confirmó que “daremos las herramientas para que un gobierno que recién inicia pueda llevar adelante su plan de gestión”.

La Libertad Avanza ya cuenta con 38 diputados propios, a los que se suman también 40 integrantes del PRO, que tuvieron una reunión de bloque  encabezada por Cristian Ritondo en la previa, en donde se sumó de manera virtual el expresidente Mauricio Macri para brindar su respaldo a los legisladores.

“Nosotros vamos a acompañar la ley, vamos a dar quórum, estamos de acuerdo en cómo se va a trabajar ahora, veremos cómo va a ser el desarrollo pero va a ser una sesión muy larga”, anticipó Ritondo en las inmediaciones del Congreso, donde iban y venían numerosos referentes de distintos partidos inmersos en las negociaciones.

Pero el dato más relevante tiene que ver con la confirmación de que el bloque de Hacemos Coalición Federal que comanda Miguel Pichetto estará desde el arranque de la sesión, convirtiéndose así en la llave para que LLA pueda avanzar hacia la media sanción.

“Desde Hacemos Coalición Federal vamos a dar quórum y acompañar en general, pero plantearemos las disidencias en varios artículos. Quienes somos parte del bloque Hacemos Coalición Federal siempre planteamos nuestro compromiso de aportar herramientas de gobernabilidad y honrando esa premisa daremos quórum para que en la sesión de mañana en la Cámara de Diputados se pueda discutir la denominada Ley Bases enviada por el Poder Ejecutivo”, indica el texto de HCF.

Asimismo, aclararon que “a instancias de que algunos integrantes del bloque presentaron dictámenes propios, a la hora de discutir los artículos en particular plantearemos en muchos de ellos nuestras propias visiones, disidencias, o modificaciones a los mismos”. Esto se refiere al dictamen de minoría que presentaron en conjunto las diputadas Margarita Stolbizer y Mónica Fein, del socialismo, que llevará a defender en particular algunas de las cuestiones que se incluyen en su propuesta.

Así lo confirmó luego el diputado Esteban Paulón, del Partido Socialista, quien señaló que “tal como anticipamos durante todos estos días no vamos a acompañar en general el proyecto de ley Bases. Tenemos dictamen propio e iremos al recinto a defenderlo”. Es decir que no será uniforme la postura del bloque dialoguista, que aportará sus 23 referentes para el inicio pero eso no se traducirá en un voto a favor del conjunto.

ACUERDOS Y DIFERENCIAS

Más allá de que se angostaron las diferencias con los bloques de la oposición blanda, persistían algunos desacuerdos, especialmente en materia de delegación de facultades y privatizaciones.

Por caso, Hacemos Coalición Federal pidió seguir reduciendo la cantidad de emergencias, que de punta a punta pasaron de 11 a 7 (el Ejecutivo quitó las emergencias en materia previsional, fiscal, de defensa y salud).

El bloque que comanda Pichetto exige quitar también las facultades delegadas en materia tarifaria, energética y de seguridad.

Otro tema donde todavía faltaba pulir acuerdos es en materia de privatizaciones. La UCR y Hacemos Coalición Federal estaban intentando unificar criterios en este sentido, ya que parten de premisas diferentes.

Mientras que el bloque liderado por De Loredo propone tratar cada caso por separado con el envío de una ley al Congreso, la bancada de Pichetto busca que las propuestas de privatización sean enviadas a una comisión bicameral ad-hoc para dictaminar y que luego se vote en el recinto.

El destino de las acciones del Fondo de Garantía de Sustentabilidad de ANSeS y Biocombustibles son otros temas en los que todavía no hay acuerdo y podrían caerse en la votación en particular.

Hay cambios que ya fueron consensuados y que los bloques de la oposición recibieron con beneplácito. La movida principal fue el retiro del capítulo fiscal (retenciones, jubilaciones, blanqueo, moratoria, Bienes Personales), que es la que allanó la convocatoria a la sesión del miércoles.

También se dio marcha atrás con la eliminación del subsidio por zona fría para usuarios residenciales de gas, y se barrió el artículo que habilitaba la “disolución” de empresas públicas, universidades nacionales y organismos autárquicos como el INTA y el Conicet.

En tanto, la última versión del proyecto de Bases permite liquidar la deuda pública consolidada en poder de la ANSES, aunque elimina la autorización para vender los activos de la cartera del FGS.

También se suprimió la parte que rezaba que “los recursos que se obtengan como consecuencia de la venta de las participaciones accionarias no podrán ser utilizados para un destino diferente que no sea el sistema de seguridad social”.

 

 

 

 

About Author