20 julio, 2024

LA RECTORA AGUSTINA RODRÍGUEZ SAÁ REMARCÓ EL DIFÍCIL CONTEXTO ECONÓMICO QUE ATRAVIESAN LAS UNIVERSIDADES

La Universidad Nacional de los Comechingones abrió el curso de ingreso para estudiantes del ciclo 2024 con un récord de inscripciones.  En ese sentido, la rectora, Agustina Rodríguez Saá, reiteró la importancia de defender la educación pública y la pertinencia de las actividades de investigación y desarrollo en las casas de estudios superiores.

“Es importante que la educación pública se priorice en todos los niveles”, dijo.

Por otro lado, al igual que el resto de las universidades, la UNLC a su vez enfrenta un escenario marcado por recortes presupuestarios y un incremento significativo en los costos de los servicios, que comprometen su funcionamiento normal.

En declaraciones a Radio Ciudad de San Luis, la académica detalló las estrategias de ahorro y los obstáculos que enfrenta la institución para mantener sus actividades académicas.

“Para nosotros es un momento muy duro y complejo. Toda la sociedad está atravesando momentos complejos. Pero nosotros entendemos que la educación es una prioridad y en estos momentos nos están aplicando el presupuesto del 2023, estamos recibiendo el mismo dinero del año pasado con una inflación del más del 200%. Aumenta la luz, los servicios, los alquileres, eso mismo se replica en nuestra casa de estudio. Se nos avizora un año muy complejo para llevar a cabo nuestra actividad”, expresó la rectora Rodríguez Saá.

La situación ha obligado a la UNLC a implementar medidas de ahorro, como la devolución de oficinas administrativas que anteriormente eran alquiladas. “Desde el año pasado tenemos edificio propio, pero era un edificio pensado para aulas, con un área de servicios. Habíamos alquilado oficinas administrativas; decidimos devolver esas oficinas. Nos replegamos al edificio y hoy tenemos condiciones laborales ajustadas”, explicó.

La rectora subrayó la importancia de priorizar el mantenimiento de las actividades académicas, especialmente las clases. Sin embargo, se enfrentan a la incertidumbre sobre cómo cubrirán los gastos adicionales, especialmente los servicios básicos. “Pagamos el año pasado 800 mil pesos de luz, ahora no sabemos cuánto tendremos que pagar, pero toda la diferencia la vamos a tener que afrontar con nuestros recursos”, agregó.

Además, la UNLC se ve obligada a reevaluar programas de apoyo, como las becas de transporte para estudiantes de localidades vecinas. “Siempre tuvimos esas becas, pero este año tenemos el mismo monto y aumentaron las tarifas”, lamentó la rectora.

A pesar de estos desafíos, Rodríguez Saá destacó la importancia de mantener programas estratégicos, como las becas Manuel Belgrano para carreras vinculadas a las necesidades del país. “Eso nos alegra porque nuestras carreras están pensadas en articulación con las políticas nacionales, con la necesidad de más ingenieros e ingenieras, meteorólogos y meteorólogas en el país, con su razón de ser y orientadas a las necesidades de la región cuyana y sobretodo el recurso hídrico tan vital para desarrollarnos y vivir de manera próspera en nuestra región”, concluyó.

 

 

 

About Author